• ¿Cuanto dura el amor entre dos...?

    Pilar de rosas Eran dos en el camino de pasos desvencijados por el pasar ausente de un tiempo que no frenaba aires, eran dos y el amor rutilaba entre risas ajeadas por el pasar del sol entre las cañas y el sembrado. En las fonolas , el tronco del eucalipto al fuego paso a paso entre charquicanes y caldillos eran tiempos, manos, fuerzas,... mostrar más
    Pilar de rosas Eran dos en el camino de pasos desvencijados por el pasar ausente de un tiempo que no frenaba aires, eran dos y el amor rutilaba entre risas ajeadas por el pasar del sol entre las cañas y el sembrado. En las fonolas , el tronco del eucalipto al fuego paso a paso entre charquicanes y caldillos eran tiempos, manos, fuerzas, creación de adobes portentos en raíces de sabia generados. En el credo sustento de un amanecer continuo de noche mirando las estrellas junto al fogón abrazados en sabanas de saco, aislando al frío al hosco invierno que huía en el callejón. Eran dos en el camino, en el cruce del puente de una vida de largos inviernos con manos atadas en un sentir profundo de destinos y cariños eran dos cada mañana en el cacarear del alba. El beso del pan amasado diariamente con sus manos el despojo de sentirse uno del otro en aquel sembrado que cambió la pala por un teclado que cambió la ordeña por delantal blanco. Esas risas cultivadas desde las viejas manos cuya fuerza, temple altivo modelo cual alfarero la siembra de los pasos hacia el tiempo futuro de aquellos gentiles, los nuevos corderos. Mas el tiempo cruel dejaba esquirlas en sus cuerpos pasos más lentos cansancios y enfermedad eran en una noche de mutuo acuerdo aves en vuelo al cosechar otros suelos, en aquel lugar D.R-
    4 respuestas · Poesía · hace 5 años
  • ¿Que tan profundo puede ser el sentir?

    Sombrera Tantas veces morí en la huída fugaz elevé mis alas para volar me alejé de ti, sin saber un porqué tus manos en las mías aparté para vivir mí condena. Mas se me escapo la risa de mis labios cansados, se me alejó el sol, de mi mirar perdido, la vida pareció huir sin tus versos. Tu voz, tu aliento, tu... mostrar más
    Sombrera Tantas veces morí en la huída fugaz elevé mis alas para volar me alejé de ti, sin saber un porqué tus manos en las mías aparté para vivir mí condena. Mas se me escapo la risa de mis labios cansados, se me alejó el sol, de mi mirar perdido, la vida pareció huir sin tus versos. Tu voz, tu aliento, tu vida adentrando en mis sueños, heme otra vez, perdida en tus letras en tu metáfora, en aquella que cuando danza con su pluma dejo escapar para ya no ser yo. Ser la otra, la que vive en un verso, que sueña con la metáfora la que se encierra en el jardín de los sueños. Quizás, para huir de la vida de la mediocridad de ser, sentir la impotencia de la fiebre, esa maldita fiebre que me arrasa en noches de insomnio, cuando me pierdo y te encuentro en la punta desmedida de un verso que escapa furibundo, mentiroso, real… incierto. Derechos Reservados
    7 respuestas · Poesía · hace 5 años
  • ¿Puedes arrojar la primera piedra?

    Cómplice El silencio de la voz es la impavidez de mi grito tempestuoso se me hace que la invalides es la demora de mi paso riguroso, se me hace que el tiempo solo es una metáfora de la vida, en que juega el estupor la avaricia y la envidia. Entre estos laureles aun se manejan arlequines, el prodigio de una fe que me embadurna en... mostrar más
    Cómplice El silencio de la voz es la impavidez de mi grito tempestuoso se me hace que la invalides es la demora de mi paso riguroso, se me hace que el tiempo solo es una metáfora de la vida, en que juega el estupor la avaricia y la envidia. Entre estos laureles aun se manejan arlequines, el prodigio de una fe que me embadurna en mentiras en un sueño inexistente para la inocencia la mano del villano que corrompe al nacer la conciencia. Las bestias se comen los arboles para edificar el concreto, se dice que el culpable tiene símbolos escritos en papeles verdes mas yo se que también soy culpables de este crimen en secreto de iniquidad, me acuso de inoperancia cuando no vele por mantenerte en pie se que de noche errabunda el grito tormentoso de un ángel que nadie ve. Cristo que se crucifica cada año para satisfacer una inexistencia de ser todo se vende entre el estupor de unos pocos y la pasividad de miles en mis letras viaja un grito iracundo que muere en los brazos de mi musa en sangramiento impotente, tinta verso que imprime la pluma. Corazón marchito en la quietud de una rama quebrada dolor de tantas guerras que solo dañan la quietud de un beso nacido del alma.
    6 respuestas · Poesía · hace 6 años
  • ¿Tienes algún secreto guardado?

    Secretos Las metáforas vinieron con tu nombre, agazapadas en un rincón del paisaje me miraban incólumes de risas de verbos pero estaban en un beso que aguijoneaba mi alba todo transformo silencio entre tú y yo. Un silencio que nos mentía, el decir, este amor que inundaba el alma que navegaba en las venas cual navío misterioso. Mas... mostrar más
    Secretos Las metáforas vinieron con tu nombre, agazapadas en un rincón del paisaje me miraban incólumes de risas de verbos pero estaban en un beso que aguijoneaba mi alba todo transformo silencio entre tú y yo. Un silencio que nos mentía, el decir, este amor que inundaba el alma que navegaba en las venas cual navío misterioso. Mas la verdad era un juego de sentires ocultos la palabra amigo, nació como capricho de un sol escondido un dedo tapaba el día entre miradas que se cruzaban entre corazones heridos, quizás, demasiados heridos para intentar amar.
    10 respuestas · Poesía · hace 6 años
  • ¿Olvidas tu procedencia?

    La Cuna Acaso puede levantar un juicio aquel cuya piel no supo de tu nombre aquel que olvido en los jardines de la mirra y el incienso tus pasos aquel que olvido su procedencia, castigándote al olvido hiriendo tu sabia de antiguo consejo, de amor eterno. Te quedaste igual esperando por sus besos, te quedaste igual esperando por su... mostrar más
    La Cuna Acaso puede levantar un juicio aquel cuya piel no supo de tu nombre aquel que olvido en los jardines de la mirra y el incienso tus pasos aquel que olvido su procedencia, castigándote al olvido hiriendo tu sabia de antiguo consejo, de amor eterno. Te quedaste igual esperando por sus besos, te quedaste igual esperando por su abrazo. Dijiste te amo aun cuando ya no quisiesen oírte entregaste tu sabia de pan, mitigando el dolor escondido en tu lagrimar. Pero yo no te olvido, ni puedo negarte, porque viajas en mi sangre, de ella el sendero de la vida en mi primer llanto, el consuelo a mis miedos la cura a mis heridas, la mano que levanto, mis primeros tropiezos. Como negarte y dejar la cuna de donde provengo no beber de tu manantial de conocimientos, dejar de entender el camino y sus contextos …No, yo no puedo ni quiero olvidar de donde provengo. Porque no me avergüenzo de tus hierros que comparados a los míos parecen burlas de un loco tiempo, no me harto de escuchar tus historias repetidas, entiendo tu necesidad de saber que estoy presente, Me quedo con tu amor, con tu sabia, con tus conocimientos con tu capacidad de amar y dar aun en la negación de tus derechos …No, no me olvido de donde provengo
    4 respuestas · Poesía · hace 6 años
  • ¿Acaso podemos cambiar el presente?

    Presente Imperfecto Dedicado a mi gente a mi pueblo de Aysen Chile Ahora que el silencio golpea azotando fieles, ahora que el llanto cae por las manos del hombre, ahora que la sombra hiere con indiferencia atroz, se me hunden los sueños en la barcaza de mi terror. Ahora se me congela el alma frente a tu mal... mostrar más
    Presente Imperfecto Dedicado a mi gente a mi pueblo de Aysen Chile Ahora que el silencio golpea azotando fieles, ahora que el llanto cae por las manos del hombre, ahora que la sombra hiere con indiferencia atroz, se me hunden los sueños en la barcaza de mi terror. Ahora se me congela el alma frente a tu mal nacida muerte, en espera de una voz que brinde el consuelo, a un vientre mancillado de un pueblo desolado, que se alza bajo tu corvo en un grito desnudo. Ahora quisiera el silencio penetrando mis entrañas, para sellarme los gritos que incomodaran tu alma, ahora siento el vacío descargar sus mañanas, me nacen mil voces que arden como brazas. Ahora que enmudece mi boca bajo tu afilada garra, se me anuncia hasta en los ojos el aullido de mi alma, y las voces que estrangulas con tu pusilánime estrategia, siembran mas manos que se alzan frente a frente a rebatir la indiferencia. Ahora se nos siembra el camino de voces que no temen a tu sino, ni a tu sentir indolente, ni al amenazante fusil, ni al grillete, ni a la muerte. Ahora que tus manos vienen para sembrar más muertes, nos hallaras aquí de pié abiertas las manos de esperanzas y el grito de ancestral temple. Derechos Reservados
    3 respuestas · Filosofía · hace 6 años
  • ¿La libertar acaso navega en ti?

    Tajado en la sangre Cuando la voz se hace necesaria mas allá de las letras mas lejos que el canto, que la danza y la metáfora, escapo por las ciénagas de calles oscuras, ruidosas, perdidas, me enciendo con pasiones distintas que cobijan al hombre, en un grito desnudo, en un caminar lleno de esperanzas. Manos vacías que aun crean nidos,... mostrar más
    Tajado en la sangre Cuando la voz se hace necesaria mas allá de las letras mas lejos que el canto, que la danza y la metáfora, escapo por las ciénagas de calles oscuras, ruidosas, perdidas, me enciendo con pasiones distintas que cobijan al hombre, en un grito desnudo, en un caminar lleno de esperanzas. Manos vacías que aun crean nidos, lágrimas de esperas, cenizas de cultivos que renacen cual fénix místico, para regocijar la alegría de un nuevo amanecer, creado por manos llenas de barro, de cicatrices y redes. Entonces entiendo el canto que vive en mi centro descubro motivos de un porque soñar, descubro tu rostro entre tantas injusticias erguiéndose orgulloso, solo, cual mancebo nacido de una gitana virgen, descubro tu nombre tajado en las olas, en el aire, en las hojas de los arboles. Como guerrero te defiendo sin lanzas, ni odios con mis esperanzas erguidas en mi mano, apretó tu nombre, lo enmarca mi pecho. Entre lágrimas, risa, consuelos y desvelos yo te nombro con fuerzas, te bautizo y te recojo nueva bandera que flameara en principio de tiempos ya idos que renacen en un solo eco, que te canta Libertad, que te nombra Libertad que te exige Libertad…libertad. Derechos Reservados
    6 respuestas · Poesía · hace 6 años
  • ¿Acaso desnudas tu alma?

    Desnuda Cuando tocó mi puerta, me halló desnuda con la cara sonriente, un verso tejiéndose en las redes de una tela de araña, una canción navegando por los adobes de la casa, una risa de niña contando hormigas en el suelo, un mechón de mi cabello revuelto en sus manos así vino y me halló cual presa atrapa el lobo, Ya era tarde para dejar... mostrar más
    Desnuda Cuando tocó mi puerta, me halló desnuda con la cara sonriente, un verso tejiéndose en las redes de una tela de araña, una canción navegando por los adobes de la casa, una risa de niña contando hormigas en el suelo, un mechón de mi cabello revuelto en sus manos así vino y me halló cual presa atrapa el lobo, Ya era tarde para dejar los pies huir por calles y laderas, era tarde para reponer la tinta que estampara una letra nueva, era mi noche recogiendo las estrellas, era mi sueño perdiéndose en la punta del pincel que goteaba la vida, esta vida y no otra, la que huía por mis manos, por mis ojos, por mis pasos, incluso por las notas de mi guitarra que dejó de entonar, un canto de sirenas para cantar un tema que me dio vueltas horas y siglos se derrumbaron en mi mirada, en la voz de aquel que me llamaba para cantarle su suerte, o era la mía, corriendo por otros jardines, despojados de las manos humanas, era acaso yo, suspendiéndome en el verbo de un adiós, mi musa cayó de rodillas para suplicar por mí, mi pluma cual esquizofrénico rayo la noche y el alba, la lágrima que suspendió la mirada tuya en la mía guardo su luto, guardo mi luto y el tuyo. En mi garganta una palabra débil cual pisada de enanos, escondiéndose de los humanos, una débil palabra diciendo te amo, te amé, los amé como si fuésemos uno. Mas la noche me pregunto quién entenderá mi verso dolido esta noche de albas…¿Quién?, Quien sacrificará su risa para sembrarme en el alma un sueño que disloque los pasos que yo he dado, en un futuro para sembrarlo, ¿Quién?, Quién dirá mañana cuando el verbo ya no escriba que te amo que me importas desde el principio, que quiero tu paz, tus manos, descansar tus pies del quebranto, abrigar tus huesos, arropar tu hambre, ¿Quién?. Acaso tu puedes entender mi delirio en esta hora, decirme adiós hasta encontrarnos, cruzar tus manos por sobre el espacio para tocarnos me dirás te amo, como yo te amé, ¿me dirás…?. La noche viene y mi delirio me deja viendo los sueños que no pude sembrar, las manos que no pude llenar, las vidas que no pude cambiar. Me preguntaras si me creí tu dios, te diré que solo fui parte de tu arenal, me preguntaras que si te amé, mostrare mi sangre para decirte que este amor es lo único que esta noche no se ha de llevar, nada, mi voz, mis sueños, la noche y quizás aún… Quede en el aire mi voz contando estos versos, nacidos del corazón, del lagrimar, de la piel, de la vida, tu vida, mi suerte, mi muerte… Esta que borra mi camino, mi huella, ¿me recordaras? ¿Hablaras de mi…? Que será mañana mi nuevo caminar, sabré de ti del amor que sentí, Te lego todo lo que soy, en esta hora, ya nada soy pero en ti, mañana siempre seré más. Derechos Reservados
    8 respuestas · Poesía · hace 6 años
  • ¿Puede existir un dolor mas grande...?

    La caída del ángel Que extrañas voces irrumpieron en tu mente, llenando tu pequeña conciencia de caos, que oscuro ser vino desde las sombras a robar tu nombre del palacio de los juegos, a que dioses entregaste tu sabia de inocente, frágil inconsciente, venerando sacrificio antiguo, que oscuro ser vulnero tu sonrisa, quién puso en tus... mostrar más
    La caída del ángel Que extrañas voces irrumpieron en tu mente, llenando tu pequeña conciencia de caos, que oscuro ser vino desde las sombras a robar tu nombre del palacio de los juegos, a que dioses entregaste tu sabia de inocente, frágil inconsciente, venerando sacrificio antiguo, que oscuro ser vulnero tu sonrisa, quién puso en tus manos la vil condena. Como puede el viento seguir soplando si el corazón de la tierra está de duelo acaso llora este pesar de pena burda, del inicuo destino del vuelo del ave, triste penar buscar respuesta tardía, sangre que amamanta el grito en esta hora, pero no hay respuestas en la muerte de un niño no hay luces para iluminar el quebranto, no hay pañuelo que seque los ojos que cubra el rostro desencajado de espanto. Las lágrimas no podrán tener consuelo, la sangre reclama entre los muertos, la lluvia desciende, cual triste lamento …ya no se puede clamar al cielo que miro impávido a un ángel aniquilar su jardín de juegos. Derechos Reservados
    11 respuestas · Poesía · hace 6 años
  • ¿Se puede volver a renacer?

    Un nuevo amanecer Encontró el corazón despojado de los ayeres, lavados los sueños, las lágrimas, y los dolores, había sido extraño ese amanecer nuevo, la mañana pariendo. Había llorado todas las lágrimas que su pena pudo arrojar, había desarraigado de sí ese amor que tantas heridas había causado, había vuelto a la soledad, pero... mostrar más
    Un nuevo amanecer Encontró el corazón despojado de los ayeres, lavados los sueños, las lágrimas, y los dolores, había sido extraño ese amanecer nuevo, la mañana pariendo. Había llorado todas las lágrimas que su pena pudo arrojar, había desarraigado de sí ese amor que tantas heridas había causado, había vuelto a la soledad, pero se sentía distinta, en un día más claro. Los versos se desparramaron cual arena sobre la hoja, la musa danzó nuevamente, la tinta empapó su mente con ansiada sinfonía, era un nuevo despertar. Las emociones brillaron, sus dedos temblaron , quería nacer nuevamente, quería vivir otra vez. Abrió la puerta de par en par, asomó su rostro, cantó una melodía extraña, sonrió con la risa de un niño. Alegre corrió por sobre las flores, …que extraña voz embriagaba su pecho, se detuvo, miró el paisaje, el lago estaba con nuevas flores, una nube de mariposa paseo frente a sus ojos, mientras un coro de aves se dejaba escuchar. Era un nuevo proyecto para llevar a cabo, era esa voz latiendo en sus oídos, recordó frases cual dulce de un niño, sonrío nuevamente para sentirse feliz, asomaba el alba en el horizonte, nuevo día se forjaba para ponerse de pié.
    9 respuestas · Poesía · hace 6 años
  • ¿Crees que puedes merecer todo en el amor?

    ...Por quién no te mereces. Deja que pase el viento barriendo dolores arcanos del alma no me detengas en este día, no cruces tus manos a mi llanto, quiero develar mis lágrimas hasta cubrir el campo, ahogar los sueños, que alguna ves se abrieron a tu mirada Deja amado mío la puerta abierta de mis suspiros, que borre la risa de mis... mostrar más
    ...Por quién no te mereces. Deja que pase el viento barriendo dolores arcanos del alma no me detengas en este día, no cruces tus manos a mi llanto, quiero develar mis lágrimas hasta cubrir el campo, ahogar los sueños, que alguna ves se abrieron a tu mirada Deja amado mío la puerta abierta de mis suspiros, que borre la risa de mis recuerdos mi anecdotario quiero olvidar el día que escuche decir de tus labios en ese vaivén nervioso… ese soñado te amo.. Deja entonces que el huracán sople las llagas abiertas que ya mi voz no te nombre, mis pasos no te busquen, Amado mío, deja desangrar mi río antes del olvido antes del tiempo que soñara en tus pasos. Quizás en las penumbras olvide que fui tuya que me sentí unida a tu voz, a tu risa, a tu llanto, que edifique desde los sueños las cosas en comunes, mas la vida volvió singular este pacto. No mires tras de ti cuando salgas de este beso no te aflijas por la llegada del invierno, por la cascada que baja en forma inclemente no...no te aflijas por quien no te mereces. Derechos Reservados Perdonen mi ausencia se debió a problemas técnicos con mi computador, favorablemente ha vuelto a funcionar. Espero les guste este trabajo.
    10 respuestas · Poesía · hace 7 años
  • ¿Cuan grande puede ser la agonía?

    Agonía… Enrede entre sus pasos y venganzas mi corazón de hermana, la serpiente danzo entre cadenas que enrollaban mis manos y me ataban. Dolorosas pruebas que desgataban, tormentos y lágrimas febriles, de conciencias abrumadas, preguntas sin respuestas, de esperanzas quizás muertas en que algo al fin cambiara. Desfilo la vida cual... mostrar más
    Agonía… Enrede entre sus pasos y venganzas mi corazón de hermana, la serpiente danzo entre cadenas que enrollaban mis manos y me ataban. Dolorosas pruebas que desgataban, tormentos y lágrimas febriles, de conciencias abrumadas, preguntas sin respuestas, de esperanzas quizás muertas en que algo al fin cambiara. Desfilo la vida cual torbellino entre mis manos y su garganta, maléficamente brindaba agonía la boca que de bien, no sabía. La muerte danzo en mis cosas la serpiente devoró lo que quiso, entre sus ansias crudas de mal, atrapó mis pobres pasos cansados devoró mis lágrimas, con su risa en tan solo un momento , vació cual torrente el camino avanzado y el amor cual chispa desapareció con la ultima lágrima, que pidió perdón, sin haber herido, que grito amor, sin haber sentido, que lloró el adiós, sin haberse ido. Tarde comprendí de maldad ajena. Era noche para encender la luz de un nuevo día… se alejaba, con ese despliegue… la esperanza, llevándose mis alegrías, tarde lloré mi pena tarde aprendí del mal en tu obnubilante arrastre aquel bien, que no llegué a conocer fue el cáncer, mi exterminio ya no recobré la fe se la llevo en su serpenteante caminar la misma fiera que robo mi dicha Derechos reservados
    6 respuestas · Poesía · hace 7 años
  • ¿Poeta aceptas mi invitación?

    Queridos amigos los invito a participar en este perfil llamado "Danza de las musas" que pertenece a un programa que en conjunto con el poeta Sigfrid Adriel estamos llevando a cabo en Radio Aldea (wwwradioaldea.cl), la idea de este programa es mostrar a todos los poetas del Habla hispana, mostrando sus trabajos y contando su historia. El... mostrar más
    Queridos amigos los invito a participar en este perfil llamado "Danza de las musas" que pertenece a un programa que en conjunto con el poeta Sigfrid Adriel estamos llevando a cabo en Radio Aldea (wwwradioaldea.cl), la idea de este programa es mostrar a todos los poetas del Habla hispana, mostrando sus trabajos y contando su historia. El programa va todo los domingos a las 19 Horas de Chile continental, esperamos contar con vuestro apoyo y recibir sus trabajos y autobiografía en nuestro correo ladanzadelasmusas@hotmail.es El programa cuenta con el espacio de una hora, la prímer media hora es para presentar un poeta, autobiografía y trabajos alternandolo con música, la siguiente media hora es para mostrar distintos expositores de la poesía. Los invitamos a todos a participar, estamos abiertos a recibir sus consultas frente a este tema, para poder concretar vuestra participación, esperamos que todos participen y desde ya los invitamos para el domingo 07 de Agosto donde contaremos con la presencia del poeta español Javier Mora Morente, desde las 19 horas, ya tenemos algunos amigos comprometidos como son Cristian el gato que estará el 14 de Agosto, Dalit Escorcia el 21 de Agosto, Manuel Ramos el 28 de Agosto, esperamos contar con todos ustedes y poder darle un espacio más a las letras. En este programa ya ha estado Sigfrid Adriel que estubo el 24 de Julio, Enrique Prigue que estubo hoy 31 de Julio y quién les escribe Ainathin el 17 de Julio. Rogamos difundir a sus amistades Un abrazo a todos ustedes, mi cariño y respeto. http://www.radioaldea.cl http://www.facebook.com/profile.php?id=1...
    15 respuestas · Poesía · hace 7 años
  • ¿****** Como es tu delirio **********?

    Delirio sin forma del poeta Uruguayo Enrique Prigue Un delirio de poema, al fin, es lo que camina y transita entre este nudo de sangre. Propósito accidental en fuerzas que se equilibran muy dentro de todas mis transparencias, entre todas esas locuras contenidas el desborde de la tinta ¡estado de euforia del... mostrar más
    Delirio sin forma del poeta Uruguayo Enrique Prigue Un delirio de poema, al fin, es lo que camina y transita entre este nudo de sangre. Propósito accidental en fuerzas que se equilibran muy dentro de todas mis transparencias, entre todas esas locuras contenidas el desborde de la tinta ¡estado de euforia del alma! Es decir...¿estás de acuerdo? ahora que han huido las luces es mentira que son todas iguales, que son todas las mismas manos. Es decir... ¿estás de acuerdo? si es esta mano que puede hablar por encima de la medida mediocre de lo aconsejable... ¿o no? Un delirio de poema sin esperanza de título y forma convencional, baste con las manos que acompañen este vértigo de no querer dejar caer olvidos sobre los poros que respiran este papel que no necesita un nombre, que no necesitará más que tu propio delirio.
    6 respuestas · Poesía · hace 7 años
  • ¿Y tu juegas... a que juegas?

    Juego Macabro Conmigo en la sombra de mi sangre viaja Juega y disfruta la tortura de un cuerpo agotado de dolores se viste ante angustiosa mirada que ruega por ella en horas de inferno. Se pierde en instante que me siento libre sueñan mis versos a vivir amando, vuelve fiera, dolorosa mas cruenta cable a tierra, desciendo, bajo del... mostrar más
    Juego Macabro Conmigo en la sombra de mi sangre viaja Juega y disfruta la tortura de un cuerpo agotado de dolores se viste ante angustiosa mirada que ruega por ella en horas de inferno. Se pierde en instante que me siento libre sueñan mis versos a vivir amando, vuelve fiera, dolorosa mas cruenta cable a tierra, desciendo, bajo del cielo. Las nubes se agolpan pidiendo consuelo, escapan las musas ante febriles palabras los versos de amor arropan tormenta. la genialidad se me muere entre secos sonetos. Los alaridos del lobo que aprestan sendero que se sabe perdido, frente a ella debato me deja nuevamente para volver a los sueños, a la pluma, a mi reino de nunca jamás. Quizás mañana cuando vuelvas, ya no quiera jugar quizás mañana cuando vuelvas, ya no quiera despertar… Derechos reservados
    6 respuestas · Poesía · hace 7 años
  • ¿Crees en la inmortalidad del ser?

    Lágrimas de hija Llego de mañana el dolor al nido no prestó aliciente a los sentidos me vi vacía, de manos impotentes donde el aullido de mi loba en mi interior gemía hiriente. Dejé en manos de la vida tu voz en mis sueños los recuerdos, de enseñanzas, amaneceres gastados de uniformes, delantales, el lavado. Aprendí de niña de... mostrar más
    Lágrimas de hija Llego de mañana el dolor al nido no prestó aliciente a los sentidos me vi vacía, de manos impotentes donde el aullido de mi loba en mi interior gemía hiriente. Dejé en manos de la vida tu voz en mis sueños los recuerdos, de enseñanzas, amaneceres gastados de uniformes, delantales, el lavado. Aprendí de niña de tu fuerza, de tu gracia, de tu encanto fui tu sombra de mi nacer a tu muerte aprendí de ti la sabia, tu legado. Seguí tu ejemplo desde niña hasta el crecer y convertirme mujer, hija, amiga, compañera, poeta soñadora de quimeras. Pero entre tantas cosas que me legas no dejaste nada, para alejar de mi la pena de un vacío que se aferra a mi entereza, cual cobarde, pierdo aquí mis fuerzas pierdo parte de un sueño que quisimos pero el tiempo dictó que no sería, me quede llorando tu partida, el aullido no se acaba en este canto no vienen tus na nas a besarme refugio, en noches de pesadillas Que difícil se me hace la partida, que difícil escribir la poesía, si me falta parte de mi carne, si me llora el alma y la sangre. Ay madre que difícil es tu ausencia Ay madre nunca me enseñaste entre toda esta altiva presencia, entre azares de vida y creencias, como borrar del lagrimar este llanto como olvidar si vivimos tanto y tanto madre…que de penas… me dejas en tu ausencia Hay personas que no morirán nunca en nuestro corazón.
    12 respuestas · Filosofía · hace 7 años
  • ¿El amor tiene fronteras?

    Sin fronteras Canto a dos voces Ainathin y José Valcarce La noche dejo su aire cantando en mi rostro melodía de mil cosas buenas acarició mi alma, una lágrima soslayo el silencio, en cada espacio que abarcase mi mirada. Más lágrimas vinieron después,... mostrar más
    Sin fronteras Canto a dos voces Ainathin y José Valcarce La noche dejo su aire cantando en mi rostro melodía de mil cosas buenas acarició mi alma, una lágrima soslayo el silencio, en cada espacio que abarcase mi mirada. Más lágrimas vinieron después, borrando toda mi tristeza pasos antiguos que anidaron los ríos, la quietud, el invierno, dulce sosiego de un trueque, el tiempo el mar y la calma. Nostalgias de ayer, convertidas en presente, volvieron vida en mí, en ti. De nuevo volví a sentir fue el canto del ave, el sueño de un alce algo ocurrió en los ojos puestos en mí. Torbellino del más puro aire de primavera, invadió mi humilde esencia la vida se dio a regalarme sus estrellas entre hojas de otoño y los signos, cantaron a los tiempos el nuevo comienzo la unión de antepuestas sendas culturales, el camino, nueva senda se inventaron, en cada paso dado al caminar, un sueño la hidalguía resolución del canto dos corazones sembrando memorias en sus diarios fue el desconocimiento, la esencia de su acercamiento, palabras en Gaia esculpidas de tiempos por conseguir esta tierra mejor, para sellar en la tierra la marca del amor. Derechos Reservados
    10 respuestas · Poesía · hace 7 años
  • ¿Como vive y llora tu felino?

    Lagrimas felinas Siento al dueño de la sonrisa, más de corazón esquivo vigila en noches de luna el sendero y los caminos felino de andar rápido de amaneceres sin destino llora en noches de fiebres amaneceres sin nido. Será que el gato es dueño de mil calles de arrebol y su sino. Cuando el cauce se aprieta en noches de ladino busco en... mostrar más
    Lagrimas felinas Siento al dueño de la sonrisa, más de corazón esquivo vigila en noches de luna el sendero y los caminos felino de andar rápido de amaneceres sin destino llora en noches de fiebres amaneceres sin nido. Será que el gato es dueño de mil calles de arrebol y su sino. Cuando el cauce se aprieta en noches de ladino busco en sombras de hombres ese mirar felino, que llora en mis versos triste un caminar sin abrigo, me detengo cual nota de algún violín en gemido. Escucho de quejas y llantos en maullidos nocturnos entonces danza la musa buscando amaneceres florido para regalarle a este gato un brillo de sol matutino entregarle un canto distinto al pliegue de su camino llora entonces la musa transitando deberes desconociendo forma de volver a ser útil la pluma en su mudo ritual escucha y sigue su ritmo se detiene en los tejados buscando al amigo perdido encuentra madriguera sola, roto un Jazmín, un tendido que deja la musa sirviendo a las letras sin destino vaga entonces la lagrima de amaneceres continuo donde yace olvidado un felino y su maullido.
    8 respuestas · Poesía · hace 7 años
  • ¿Alguna ves alucinaste?

    Alucinaciones Bocas ausentes de besos traidores, ansia cubierta de lodo, inmundicia y estiércol fragancias nocturnas con olor a copas devoran mi mente en el imberbe sueño traiciones que juegan a enlazar coloquios en bocas de horrores que todo destruyen la impaciencia, la calma se alejan, presagio, me separo del tiempo, ni calma ni voz. Aunque... mostrar más
    Alucinaciones Bocas ausentes de besos traidores, ansia cubierta de lodo, inmundicia y estiércol fragancias nocturnas con olor a copas devoran mi mente en el imberbe sueño traiciones que juegan a enlazar coloquios en bocas de horrores que todo destruyen la impaciencia, la calma se alejan, presagio, me separo del tiempo, ni calma ni voz. Aunque arde la impotencia parió una siembra que aterra mi alma de querer ir por más me aferro a la almohada en llantos nocturnos que aturden mis letras casi sin sentir y me vuelvo al hombre y me vuelvo al amigo y me vuelvo a todo, casi sin sentido no entiendo la fiebre que arrasa memorias de días gastados… de noche infernal. Me tomo esta copa cual Cristo en la cena, mi ultima angustia esta por comenzar y busco el amigo, la vos del consuelo, el canto perdido no le puedo hallar interrogan sus voces, me siento cual Cristo impotente y juzgado solo por amar entonces la sombras arropan mentiras fraguan sus culpas en nidos de serpientes se balancea la noche entre crudas condenas, donde los demonios vienen a cantar. Me aterra mi llanto, me aturde mi risa, me miro las manos… vacías sin pan me visto de noche, cual fantasma agonizo… este trágico malestar, viene las bocas maldiciendo verdades, me afiebra la vida con la verdad verdad que me hiere en golpes de injusticia, maldad que insolente fustiga al mirar. Casi entiendo a aquellos que buscan en hierba el despegue de este mundo casi irreal vuelvo a la vida entre lagrimas torcidas, por una mirada que nace al juzgar me quedo ante ellos que de nada conocen la cruz que se carga, ya no se puede arrojar el espejo devuelve figuras dementes de serpientes que giran para dañar más y mas. Agonizo entre verdades de un beso dolido de un canto al amor versifico el sonido de un grito de niño que me tuerce mi mano al querer volar vuelvo a la hoguera donde madruga la oración de un tiempo sin ensayar vuelvo a la comedia de seguir gravitando, mi paso, tu vida, mi amor y soñar… Derechos Reservados http://2.bp.blogspot.com/-X03qD-peVcY/Tf...
    6 respuestas · Poesía · hace 7 años
  • ¿Y tu como vives el imsomnio?

    Imsomnio Canto a dos Voces Cristian el Gato y Ainathin Whayra Camina así en noches turbulentas buscando entre cruces y flores entre las sombras de los mausoleos la piedad de un sueño eterno que desnude lágrimas sin tormentos. Entre arrecifes y mareas mi corazón sangra sus abandonos el dolor late en miles de... mostrar más
    Imsomnio Canto a dos Voces Cristian el Gato y Ainathin Whayra Camina así en noches turbulentas buscando entre cruces y flores entre las sombras de los mausoleos la piedad de un sueño eterno que desnude lágrimas sin tormentos. Entre arrecifes y mareas mi corazón sangra sus abandonos el dolor late en miles de poemas que no hallarán poesía, ni metáforas en lunas que crecen y se extinguen en la cuenta sin cuenta del insomnio Entonces arderá la noche entre paisajes demenciales; cuando soñé que tan solo eras cuando viví para ser lo que fui cuando empecé a morir lo que ahora estoy muriendo. Extraviado en el negro laberinto cuyos muros solo atina a rozar con dedos ciegos mi agonía… veo entonces que la luna desgarra mis versos que en la pluma, baten su duelo las musas dejando en la calle de los espíritus dos corazones ensangrentados. Comprendo entonces que la soledad ha cumplido su tarea que siempre se regresa al sitio en que nos duele la primera despedida… que siempre se regresa justo a tiempo para llorar la historia, de lo imposible Yace mi corazón olvidado, algún camino, de inexistente ilusión esboza tiempo que todo era lucha, alegría añejas persiguiendo mañanas sabiendo que esperaba otra batalla conociendo de frente la suya aflicción. Aduciendo que apagaba cantos de mañanas conociendo que dormía un sueño irreal tiembla bajo el peso del tiempo que se ha ido desgarra su tristeza la memoria del amor que alejó para evitar que todo fuera una mentira que dejo guardada en la gaveta de su velador Derechos Reservado
    7 respuestas · Poesía · hace 7 años