promotion image of download ymail app
Promoted
Anónimo
Anónimo realizada en Sociedad y culturaReligión y Espiritualidad · hace 1 década

¿Cuanto tarda en llegar una petición a Dios por intercesión de los santos?¿Ha mejorado la burocracia celestial

Jajajaja, en serio cuando veo eso de que los santos interceden por nosotros no puedo dejar de imaginarme a una oficina burocrática, snif.....

Actualizar:

jajajaj, pro cierto, yo no creo en los santos...

Actualizar 2:

Juan Cruz, se nota que cuando cuentan chistes en tu grupo de amigos (si es que tienes amigos que lo dudo, jajajaj) eres el último en reirte... jajajaj.

13 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta favorita

    jejejej, esta buena tu analogia, yo creo que depende de donde este, por que si son santos mexicanos, ya se amolaron, dos o tres años para q le llegue una peticion, y mas si se trata de dinero, pero ahora con lo del internet, y la politica de transparencia como quiera y si le llega un año antes.....pero ya saben en general burocracia es burocracia, y donde se atraviesen dias festivos.....

    je je je je.... ahora entiendo por que no me he sacado la loteria, aun no le ha llegado mi peticion, huy y yo que habia perdido la esperanza, je je

    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
  • hace 1 década

    El tiempo Dios lo decide y depende de tu fé, en la oficina que te imaginas esta San Pedro y San Paoblo, ademas de San Ándres y tantos martíres, y a lo mejor haya muchos pastores, les copio parte de un documento sobre el porque de los Santos, asi por lo menos conoce mejor la doctrina y atacan de una manera más fundamentada.

    San Pablo dijo «Para mí la vida es Cristo, y la muerte es ganancia... Hermanos, sigan mi ejemplo y fíjense también en los que viven según el ejemplo que nosotros les hemos dado a ustedes» (Fil. 1, 21 y 3, 17). En otra parte dice el Apóstol: «Sigan ustedes mi ejemplo como yo sigo el ejemplo de Cristo Jesús» (1 Tim. 1, 16). En estos textos vemos claramente que Pablo se pone a sí mismo como ejemplo de seguidor de Cristo, e incita a los creyentes a ser sus imitadores, como él lo es de Cristo.

    Cuando leemos con atención las Escrituras, nos damos cuenta de que la Biblia nos ofrece muchos modelos de santidad; por ejemplo: al apóstol Tomás, que era un hombre con grandes dudas sobre la fe pero que al fin proclamó a Jesús como su Señor y su Dios (Jn. 20, 26-28).

    Los Santos señalan un camino y muchos ven en ellos la gracia del Señor Jesús, que fue tan eficaz en sus vidas, son verdaderos modelos a imitar, modelo de fe cristiana el que tocó de diversas maneras el corazón de mucha gente. La fe en los santos no es, de ninguna manera, un obstáculo a la fe en Jesucristo, como piensan los hermanos evangélicos, sino un estímulo para seguir a Cristo. Son tres distintos modelos de santidad que Dios ha regalado a su Iglesia en este último tiempo.

    Por supuesto debemos evitar excesos, los santos no son semidioses y la santidad de tal o cual persona nunca puede oscurecer el seguimiento de Cristo. Al contrario, la verdadera santidad de los santos siempre anima hacia una mayor búsqueda de Dios.

    Los santos como intercesores

    Muchos hermanos evangélicos tienen problemas para aceptar a los santos como intercesores en favor nuestro. Simplemente dicen que Jesucristo es el único Mediador entre Dios y los hombres y que no necesitamos nuevos intercesores: «Hay un solo Dios, y un solo Mediador entre Dios y los hombres, Cristo Jesús» (1 Tim. 2, 5; Hebr. 8, 6 y 9, 11-14).

    Nosotros, los católicos, proclamamos también que Jesucristo es el Único Mediador entre Dios y los hombres. Pero los santos no son un obstáculo para dirigirnos directamente a Jesucristo, a Dios Padre o al Espíritu Santo. Los santos no nos alejan de Dios; simplemente ellos con sus ejemplos de fe cristiana nos estimulan a acercarnos a Dios con la sola mediación de Jesucristo.

    Ahora bien, cuando la Iglesia Católica dice que los santos son intercesores nuestros delante de Jesucristo, eso no quiere decir que ellos son los que hacen los milagros. Es siempre Dios Padre, Jesucristo o el Espíritu Santo, quienes obran maravillas entre nosotros, aunque sí puede ser que los milagros sean hechos «por intercesión» de estos santos.

    Este es el sentido bíblico de la intercesión de los santos. Hay muchos ejemplos más de la intercesión de los santos ante Dios. Veamos algunos textos: Moisés ora a Dios por intercesión de Abraham, Isaac y de Jacob (Ex. 32, 11-14).

    Jesús manda a sus Apóstoles a sanar enfermos, a resucitar muertos, a limpiar leprosos y echar demonios (Mt. 10, 8). Pedro y Juan, en nombre de Jesús, sanan a un hombre tullido (Hech. 3, 1-10).

    En el pueblo de Troáda, el apóstol Pablo devuelve la vida a un joven accidentado (Hech. 20, 7-11).

    Cuando el apóstol Pedro pasaba por la calle, la gente sacaba a los enfermos y los ponía en camillas para que, al pasar Pedro, por lo menos su sombra cayera sobre algunos de ellos, y todos eran sanados (Heh. 5, 15-16). Dios hacía grandes milagros por medio de Pablo, tanto que hasta los pañuelos o las ropas que habían sido tocados por su cuerpo eran llevadas a los enfermos y los espíritus malos salían de éstos (Hech. 19, 11-12).

    Todos estos textos nos dicen que Jesucristo hacía milagros por medio de sus discípulos. «Ustedes han recibido este poder sin costo; úsenlo sin cobrar», dijo Jesús (Mt. 10, 8).

    Dios acepta la oración de los santos

    La Biblia nos enseña también que debemos ayudarnos mutuamente con la oración. «La oración de los santos es como perfume agradable ante el trono de Dios» (Apoc. 8, 4).

    «Ahora me alegro, dice el Apóstol Pablo, en lo que sufro por ustedes, porque de esta manera voy completando en mi propio cuerpo lo que falta a los sufrimientos de Cristo por la Iglesia, que es su cuerpo» (Col. 1, 24).

    «La oración fervorosa del hombre bueno tiene mucho poder. El profeta Elías era un hombre tal como nosotros, y cuando pidió en su oración que no lloviera, dejó de llover sobre la tierra durante tres años y medio y después cuando oró otra vez, volvió a llover y la tierra dio su cosecha» (Stgo. 5, 16-18).

    «Los cuatro seres vivientes y los 24 ancianos se pusieron de rodillas delante del Cordero. Cada uno de los ancianos tenía un arpa, y llevaban copas de oro llenas de incienso, que son las oraciones de los que pertenecen a Dios» (Apoc. 5, 8).

    En todos estos textos notamos que la oración fervorosa o la intercesión de los santos tiene mucho poder delante del trono de Dios. No podemos dudar de que estos santos, que ahora están delante de Dios, van a interceder por nosotros, como lo hizo Moisés al hablar con Dios para aplacar su ira invocando a Abraham, Isaac y Jacob (Ex. 32, 13).

    Al invocar a los santos siempre contemplaremos las virtudes que obró Dios en ellos. Dios está siempre en el trasfondo de nuestra invocación o veneración a los santos. Los santos no nos alejan de Dios, sino que nos invitan a ponernos directamente en contacto con El, con la sola mediación de Jesucristo.

    Por supuesto que en nuestra veneración a los santos debemos evitar los excesos. Por ejemplo, hay gente que no busca a los santos como un modelo de fe cristiana, sino solamente como remedio a sus dolencias, angustias y dificultades, o para encontrar un objeto que se le ha perdido. Sabemos muy bien que hay gente que se acerca a los santos con una fe casi mágica. No nos corresponde juzgar los sentimientos de nuestros hermanos que tienen una fe débil. Pero estoy seguro de que Dios respeta la conciencia de cada uno.

    Pienso en aquella mujer de la Biblia que sufría hemorragias de sangre durante tantos años, la que se acercó a Jesús tal vez con una fe mágica, pensando que con sólo tocar su manto sanaría, y la señora con esta fe que a nosotros nos parece medio mágica sanó. Pero luego Jesús buscó a aquella mujer y quiso darle más que un simple remedio a sus dolencias. Jesús deseaba un encuentro personal con aquella enferma y aclarar la verdadera razón de su sanación: La fe. «Hija, has sido sanada porque creíste» (Lc. 8, 43-48).

    Y termino recordando que la Iglesia no obliga a nadie a invocar y tener devoción a los santos. Esto depende del gusto, de la cultura y de la libertad de cada cristiano. Es un camino que se ofrece, y dichosos de nosotros si lo aceptamos con humildad y agradecimiento.

    ¿Quiénes son los santos ?

    Los que llegaron ya a la patria y gozan de la presencia del Señor. Ellos no cesan de interceder por nosotros presentando a Dios por medio del único Mediador Jesús (1, Tim. 2, 5), los méritos que en la tierra alcanzaron.

    La comunión de los santos significa que así como todos los creyentes forman entre sí un solo cuerpo, así también el bien de unos se comunica a otros.

    Ellos interceden por nosotros al presentar, por medio del Único Mediador Jesús, los méritos que adquirieron en la tierra.

    Le pido a San Francisco de Sales que interceda por Uds, a ver si averiguan quien fué San Francisco de Sales, le queda de tarea

    bendiciones

    Fuente(s): http://es.catholic.net/sectasapologeticayconversos... www.teologoresponde.org es.catholic.net www.corazones.org
    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
  • hace 1 década

    Lo Que ocurre es que si haces cultos a un solo Dios obtienes resultados limitados pero si pides al Señor Y la Señora es otra cosa, Ellos Tienen mejor burocracia y el hechizo demora menos.

    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
  • hace 1 década

    hola! bueno la verdad es que los santos no interceden por nadie, PORQUE HAY UN SOLO DIOS,Y UN SOLO MEDIADOR ENTRE DIOS Y LOS HOMBRES, JESUCRISTO HOMBRE. 1TIMOTEO 2:5

    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
  • ¿Qué te parecen las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar la respuesta.
  • hace 1 década

    supongo que una eternida ;)!!!

    contesten esta porfavor!! ¿la evolucion es algo opcional?

    http://mx.answers.yahoo.com/question/index;_ylt=As...

    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
  • hace 1 década

    yo cuando hablo con dios hablo directamente con el. si no le enviaria e-mails o lle llamaria al movil. pero cuando realmente le necesitas actua muy rapido. yo estaba enferma d depresion. y un dia le dije q era un monstruo, q pq m hacia esto a mi, si yo siempre habia sido tan buena. al cabo d 2 horas consegui q pasara algo q me a sacado d la depresion!!!!!!!

    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
  • Edgar
    Lv 5
    hace 1 década

    jajajaajajajjaaj, la verdad es q por medio de los santos no llegan a ningun lado

    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
  • hace 1 década

    Cuales santos, por si no lo sabías antes de que quieras pedir algo, Dios ya conoce tus necesidades, para El no existe el tiempo.

    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
  • Anónimo
    hace 1 década

    EN VERDAD ERES EL PADRENATAS? ORALE!!. AUN NOS ACORDAMOS DE TI!!

    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
  • La relación que lleva el humano con Dios es unipersonal. Los Santos son invenciones del hombre para justificar una religión. Es lógico pensar que llevaron una vida ejemplar, pero eso no los hace ser intercesores de Dios. Cada uno de nosotros puede platicar con el y aún cuando no hay una respuesta personal y audible, siempre llega el "aliviane".

    Fuente(s): personal
    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.