• Arte y humanidades >
  • Otros - Arte y humanidades
  • Arte y humanidades >
  • Otros - Arte y humanidades

¿Cómo comenzó la vida en la tierra, quién la creó y cuál es la verdadera historia?

  • Seguir de forma pública
  • Seguir de forma anónima
  • Dejar de seguir

Respuestas (9)

Calificada con la mayor puntuación
  • Calificada con la mayor puntuación
  • Más antigua
  • La más reciente
  • Sheylita respondida hace 8 años
    Bueno eso mismo quisiera saber yo, cual es la verdadera historia por que dan muchas versiones!!!!!!!!!!!!!!!
    • 0
      0
    • Comentario
  • diego_burgos69 respondida hace 8 años
    la unica manera de saberlo es la muerte la respuesta de todas las pregunatas ---------D1€6O----------
    • 0
      0
    • Comentario
  • jenny respondida hace 8 años
    Mira esta pregunta puede tener varias respuestas, la decion de cual creer solo es tuya, ya que tienes un libre albeldrio osea tu desides. Para mi la vida comenzo cuando Dios creo al primer hombre en la tierra y a la mujer. Yo no creo que aigamos desendido del mono, pero esa es mi opinio, el que creer esta en ti, cuidate y espero encuentres la respuesta a esa pregunta.
    • 0
      0
    • Comentario
  • Abagayuba respondida hace 8 años
    En la respuesta de Piola tenés un muy buen resumen de las distintas teorías científicas que hay sobre este tema.

    Como ves, aunque todavía no se sabe la verdadera historia, parece posible que, en ciertas condiciones que podrían haberse dado en la tierra antes que existiera la vida, esta haya surgido en una forma absolutamente primitiva (poco más que "molecular") de algunos elementos básicos como el oxígeno, el hidrógeno, el amoníaco y el metano; y que, a partir de allí, la misma evolucionó hasta llegar a conformar los millones de seres vivientes que (incluyéndonos) existieron y existen en la tierra hoy.

    Ahora, ¿Quien hizo esto? Por un lado, los mismos científicos que elaboraron la teoría de esa reacción original y otros que la consideran viable solo plantean que la misma pudo haber ocurrido en forma azaroza, sin adjudicarla a la voluntad o acción de nada ni nadie.

    Por otro lado, se sabe que Charles Darwin (un científico genial que más de un siglo antes había formulado la teoría de la evolución, que explicaría en forma muy verosímil cómo esa vida primitiva podría haber devenido a las formas complejas de hoy) era un devoto cristiano, pero la hostilidad con que la Iglesia Católica lo atacó a él y sus teorías por alejarse de los relatos bíblicos lo llevó a alejarse de la misma sin perder su fe Dios.

    Lo que Darwin pensaba según sus escritos biograficos (no científicos) posteriores a la elaboración de su teoría y la persecución que le propinó la Iglesia es que la Biblia es una versión alegóríca (o metafórica) de la naturaleza de Dios y del origen de la vida.

    La verdadera idea de Dios, para Darwin, no era la de una entidad "personificada" como plantea alegóricamente la Biblia, sino la de una "primera causa inteligente" de todas las cosas, cuya naturaleza está más allá de nuestro entendimiento.

    Mi opinión personal es que cada uno de nosotros se cuestionará siempre ¿quién creó la vida?; ¿De donde sale esa "armonía" u "orden universal" que hace que el resultado de una pequeña chispa sobre algunos gases ocurrida hace millones de años devenga en nosotros mismos y la maravilla biológica que nos rodea? ¿Cuál es el origen del mismo universo anterior a la vida? ¿Quién o qué, si alguien o algo, nos determina las nociones del bien y del mal, sentimientos como el amor o el odio, o instintos como la curiosidad o la preservación que tenemos en el alma, el yo psicológico, o como cada uno quiera llamarlo... sin necesidad de que nos los inculquen o enseñen?

    Cada uno encontrará o no su respuesta basado tanto en sus propias conclusiones, en los pensamientos o enseñanzas de otros que respete... o en una combinación de ambos.

    Yo, por mi parte, creo que aún no tenemos una respuesta científica concluyente a tus preguntas sobre el cómo y sobre el quién. Si hay respuestas religiosas pero, por lo menos las de origen cristiano, proponen al "misterio" como respuesta a lo que el hombre no sabe o no comprende científicamente.

    Para mí, por lo menos, eso podrá dar a algunos una satisfacción espiritual o el motivo para dejar de indagar otras respuestas... pero desde el punto de vista científico no es respuesta.

    Por mi parte, yo creo en Dios y trato de regir mi vida por los principos cristianos, creo que en este tema del origen de la vida la Biblia es alegórica como decía Darwin; y respeto y admiro a varios pensadores de varios credos... y tambíén - y mucho - a Darwin.

    Fuente(s):

    • 0
      0
    • Comentario
  • marta respondida hace 8 años
    Nadie te va a dar una respuesta tan precisa como ésta.

    Fuente(s):

    ???
    • 0
      0
    • Comentario
  • Tzadarull respondida hace 8 años
    Solo hay teorías y conjeturas, tanto científicas como religiosas...
    Es una pregunta que, de momento, no tiene respuesta...
    • 0
      0
    • Comentario
  • Ý@Ħįr£ VĮŁŁ£ģ@ŝ respondida hace 8 años
    yo leí un libro muy ilustrado para niños, que se llama el viaje del alma, allí te cuenta como se formo la tierra y el por que Dios tomo esa decisión, es un libro muy lindo.
    • 1
      1
    • Comentario
  • Hermosura respondida hace 8 años
    Esta pregunta es debatible.

    +2
    • 1
      1
    • Comentario
  • Alejandrita respondida hace 8 años
    Catecismo de la Iglesia Católica
    con las últimas correcciones para la traducción en lengua española según la edición típica latina
    Primera Parte: La profesión de la fe - SEGUNDA SECCIÓN: LA PROFESION DE LA FE CRISTIANA - CAPÍTULO 1: CREO EN DIOS PADRE - Artículo 01: "CREO EN DIOS, PADRE TODOPODEROSO, CREADOR DEL CIELO Y DE LA TIERRA" - Párrafo 4: EL CREADOR


    Párrafo 4: EL CREADOR

    279 "En el principio, Dios creó el cielo y la tierra" (Gn 1,1). Con estas palabras solemnes comienza la Sagrada Escritura. El Símbolo de la fe las recoge confesando a Dios Padre Todopoderoso como "el Creador del cielo y de la tierra", "del universo visible e invisible". Hablaremos, pues, primero del Creador, luego de su creación, finalmente de la caída del pecado de la que Jesucristo, el Hijo de Dios, vino a levantarnos.


    280 La creación es el fundamento de "todos los designios salvíficos de Dios", "el comienzo de la historia de la salvación" (DCG 51), que culmina en Cristo. Inversamente, el Misterio de Cristo es la luz decisiva sobre el Misterio de la creación; revela el fin en vista del cual, "al principio, Dios creó el cielo y la tierra" (Gn 1,1): desde el principio Dios preveía la gloria de la nueva creación en Cristo (cf. Rom 8,18-23).


    281 Por esto, las lecturas de la Noche Pascual, celebración de la creación nueva en Cristo, comienzan con el relato de la creación; de igual modo, en la liturgia bizantina, el relato de la creación constituye siempre la primera lectura de las vigilias de las grandes fiestas del Señor. Según el testimonio de los antiguos, la instrucción de los catecúmenos para el bautismo sigue el mismo camino (cf. Aeteria, pereg. 46; S. Agustín, catech. 3,5).


    282 La catequesis sobre la Creación reviste una importancia capital. Se refiere a los fundamentos mismos de la vida humana y cristiana: explicita la respuesta de la fe cristiana a la pregunta básica que los hombres de todos los tiempos se han formulado: "¿De dónde venimos?" "¿A dónde vamos?" "¿Cuál es nuestro origen?" "¿Cuál es nuestro fin?" "¿De dónde viene y a dónde va todo lo que existe?" Las dos cuestiones, la del origen y la del fin, son inseparables. Son decisivas para el sentido y la orientación de nuestra vida y nuestro obrar.


    283 La cuestión sobre los orígenes del mundo y del hombre es objeto de numerosas investigaciones científicas que han enriquecido magníficamente nuestros conocimientos sobre la edad y las dimensiones del cosmos, el devenir de las formas vivientes, la aparición del hombre. Estos descubrimientos nos invitan a admirar más la grandeza del Creador, a darle gracias por todas sus obras y por la inteligencia y la sabiduría que da a los sabios e investigadores. Con Salomón, estos pueden decir: "Fue él quien me concedió el conocimiento verdadero de cuanto existe, quien me dio a conocer la estructura del mundo y las propiedades de los elementos...porque la que todo lo hizo, la Sabiduría, me lo enseñó" (Sb 7,17-21).


    284 El gran interés que despiertan a estas investigaciones está fuertemente estimulado por una cuestión de otro orden, y que supera el dominio propio de las ciencias naturales. No se trata sólo de saber cuándo y cómo ha surgido materialmente el cosmos, ni cuando apareció el hombre, sino más bien de descubrir cuál es el sentido de tal origen: si está gobernado por el azar, un destino ciego, una necesidad anónima, o bien por un Ser transcendente, inteligente y bueno, llamado Dios. Y si el mundo procede de la sabiduría y de la bondad de Dios, ¿por qué existe el mal? ¿de dónde viene? ¿quién es responsable de él? ¿dónde está la posibilidad de liberarse del mal?


    285 Desde sus comienzos, la fe cristiana se ha visto confrontada a respuestas distintas de las suyas sobre la cuestión de los orígenes. Así, en las religiones y culturas antiguas encontramos numerosos mitos referentes a los orígenes. Algunos filósofos han dicho que todo es Dios, que el mundo es Dios, o que el devenir del mundo es el devenir de Dios (panteísmo); otros han dicho que el mundo es una emanación necesaria de Dios, que brota de esta fuente y retorna a ella ; otros han afirmado incluso la existencia de dos principios eternos, el Bien y el Mal, la Luz y las Tinieblas, en lucha permanente (dualismo, maniqueísmo); según algunas de estas concepciones, el mundo (al menos el mundo material) sería malo, producto de una caída, y por tanto que se ha de rechazar y superar (gnosis); otros admiten que el mundo ha sido hecho por Dios, pero a la manera de un relojero que, una vez hecho, lo habría abandonado a él mismo (deísmo); otros, finalmente, no aceptan ningún origen transcendente del mundo, sino que ven en él el puro juego de una materia que ha existido siempre (materialismo). Todas estas tentativas dan testimonio de la permanencia y de la universalidad de la cuestión de los orígenes. Esta búsqueda es inherente al hombre.


    286 La inteligencia humana puede ciertamente encontrar ya una respuesta a la cuestión de los orígenes. En efecto, la existencia de Dios Creador puede ser conocida con certeza por sus obras gracias a la luz de la razón humana (DS: 3026), aunque este conocimiento es con frecuencia oscurecido y desfigurado por el error. Por eso la fe viene a confirmar y a esclarecer la razón para la justa inteligencia de esta verdad: "Por la fe, sabemos que el universo fue formado por la palabra de Dios, de manera que lo que se ve resultase de lo que no aparece" (Hb 11,3).


    287 La verdad en la creación es tan importante para toda la vida humana que Dios, en su ternura, quiso revelar a su pueblo todo lo que es saludable conocer a este respecto. Más allá del conocimiento natural que todo hombre puede tener del Creador (cf. Hch 17,24-29; Rom 1,19-20), Dios reveló progresivamente a Israel el misterio de la creación. El que eligió a los patriarcas, el que hizo salir a Israel de Egipto y que, al escoger a Israel, lo creó y formó (cf. Is 43,1), se revela como aquel a quien pertenecen todos los pueblos de la tierra y la tierra entera, como el único Dios que "hizo el cielo y la tierra" (Sal 115,15;124,8;134,3).


    288 Así, la revelación de la creación es inseparable de la revelación y de la realización de la Alianza del Dios único, con su Pueblo. La creación es revelada como el primer paso hacia esta Alianza, como el primero y universal testimonio del amor todopoderoso de Dios (cf. Gn 15,5; Jr 33,19-26). Por eso, la verdad de la creación se expresa con un vigor creciente en el mensaje de los profetas (cf. Is 44,24), en la oración de los salmos (cf. Sal 104) y de la liturgia, en la reflexión de la sabiduría (cf. Pr 8,22-31) del Pueblo elegido.


    289 Entre todas las palabras de la Sagrada Escritura sobre la creación, los tres primeros capítulos del Génesis ocupan un lugar único. Desde el punto de vista literario, estos textos pueden tener diversas fuentes. Los autores inspirados los han colocado al comienzo de la Escritura de suerte que expresa, en su lenguaje solemne, las verdades de la creación, de su origen y de su fin en Dios, de su orden y de su bondad, de la vocación del hombre, finalmente, del drama del pecado y de la esperanza de la salvación. Leídas a la luz e Cristo, en la unidad de la Sagrada Escritura y en la Tradición viva de la Iglesia, estas palabras siguen siendo la fuente principal para la catequesis de los Misterios del "comienzo": creación, caída, promesa de la salvación.



    ...Aunque muchos no lo quieren ver, Dios es el creador de todo.Nadie , ningun cientifico, pudo contradecir lo que dice la Biblia :)

    Fuente(s):

    CATIC
    Te recomiendo leer San Agustin, y los primeros capitulos del Genesis.
    La historia se lee en libros de teologia, que no son faciles de encontrar, pero al menos este es un resumen.
    • 0
      1
    • Comentario
  • ¿Cómo comenzó la vida en la tierra, quién la creó y cuál es la verdadera historia?
    Iniciar sesión 

    para añadir tu respuesta

9

¿Quién sigue esta pregunta?

    %
    MEJORES RESPUESTAS
    Miembro desde el:
    Puntos: Puntos: Nivel
    Número total de respuestas:
    Puntos de esta semana:
    Seguir
     
    Dejar de seguir
     
    Bloquear
     
    Desbloquear