Anónimo
Anónimo realizada en Arte y humanidadesPoesía · hace 1 década

Este poema era para publicarla ayer pero no pudo ser....?

Ayer por ser 31 de agosto.

Tres años hace hoy

tres años,

como tres amapolas,

que rojas y perfumadas

abren su flor

y ofrecen su fruto a quien poder

las coja.

Tres años en tal como día

hoy.

Que decidí mi fin,

Yo que no los dioses.

31 de agosto.

Tres años ya

me despedí de todo

me cegó el amor a un imposible.

Un ángel llegó

un ángel del cielo

bajó para un soplo de vida ,

en mí,depositar...

Desperté a los dos días

en una habitación verde y blanca(?)

mientras pronunciaban mi nombre:

Irene.

Y entonces supe

que no había muerto

todavía.

Triste pero es un recordatorio que escribí ayer mientras disfrutaba en un parque acuático con mi hija..

Cómo ha cambiado mi vida desde entonces.

Ah !! por los que pregunten...No hay pregunta es sólo un poema.

Un beso a todos mis incondicionales.

Actualizar:

Sí que lo has leído bien Gloria.Un beso a ti también.

13 respuestas

Calificación
  • ?
    Lv 6
    hace 1 década
    Respuesta favorita

    Hola Irene,

    En retribución a tu poema te comparto esto, que escribí hace ya algún tiempo:

    El cuarto nivel

    (O un remedio de libertad)

    Yo sé porqué el mundo teme a la soledad; detrás de sus tres sílabas hay una verdad aterradora llamada conciencia. Solo aquellos que la han franqueado saben a qué me refiero.

    Es preciso sumergirse en la desesperación, desnudarse como un loco y entonces abrir los ojos; lo que hallarás frente a ti es una nube o un horizonte frecuentemente viciados; aire impuro que se te clava en los ojos y te obliga a olvidar el vértigo; ese viene después, cuando fijas la mirada en la distancia entre el cuarto piso y la acera.

    Abajo están los barullos de los locos; seres singulares que conducen un automóvil y olvidan su prisa en una conmoción de nervios que se anuda en el cuello.

    Siempre contra reloj.

    A cuenta puntual de cada minuto, sueñan que el destino no es un sueño, que acaso lo insignificante de un segundo podría ser el mapa para dominar el laberinto.

    Hoy me di tiempo para respirar en el límite del cuarto piso; extiendo los brazos y otra vez mis ojos se fijan en el horizonte. Se ha detenido esa loca carrera que lleva a no sé donde. No importan el número de pasos ni el deducir a dónde se dirigen, pues la ruta se ha pavimentado cien veces. Tal vez perdí el tiempo dando tumbos que regresan al sitio de origen.

    Me hallo en el límite del cuarto piso, bajo mis pies está la oficina donde fabriqué mi nombre y profesión; arriba entre la inmensidad y mi cabeza, es improbable que un Dios taciturno anote ahora el momento de mi partida. Tan solo estamos las tres sílabas y yo, con los brazos extendidos, los pies fijos en el borde y abajo los locos. Ellos fabrican certezas, yo cuento los pasos de los que jamás he llevado cuenta; hoy somos diametralmente opuestos y sospecho: todo es culpa de la soledad.

    Dicen que cuando saltas el corazón explota de tormento o de júbilo, que nadie se percata del golpe, recorres la vida en un instante, los locos aminoran el paso, los autos se transforman en una fotografía porque todo se ha congelado, incluso la sangre. Los ojos se inundan con lágrimas y te invade la infancia; maldices al tiempo que te cambió los juegos por una mascarada patética donde todos se desconocen, se adivinan, pretenden rescatar miradas ausentes y ya nadie se reconoce.

    En tu caída no llevas nada; te has desembarazado de las monedas, de tu peso, de la maquinaria anudada a la muñeca y golpeteos incesantes, ruidos en el cuarto piso. Se acelera el pulso, se aligera todo, el Dios poderoso te observa con pupila vacilante y lloras a tus dioses extraviados llamados padres. Tus hermanos se estremecen en la lejanía por un impulso incomprensible y la sangre de tu sangre tiembla en alguna escuela, bajo el brazo vacilante de un tutor que le exige estar atento. Marchas al silencio, lejos de todo para no ser hallado jamás, olvidarte de la entrada al laberinto, olvidar los noticiarios y el castigo a tu insolencia, al muerto de los billetes de banco, al loco ataviado en corte adulto, la deuda que te invita a despedirte de tus horas, las chicharras desquiciantes, la frase correcta, la intención encubierta, muecas adquiridas, pasos veloces, aplausos prometidos y la velocidad de la caída con la que se quiebran veinte huesos.

    Tu pupila deja ver un destello; a tu alrededor gritan: ¡está vivo! ¡está vivo!. Sirenas, barullo, no sientes nada, no ves, dicen que no sientes, pero todos se engañan; has dejado el cuarto nivel y abierto el disfraz en cuarenta partes; no te ha explotado el corazón; las tres sílabas dan vuelta en tu cabeza, debes ir a un lugar seguro; eres más libre que nunca, no has de regresar al laberinto, al cuarto piso, a la soledad del tiempo.

    Un abrazo

    =)

  • hace 1 década

    Todos tenemos un ángel y tu tienes varios repartidos por la geografía mundial

    Un beso

  • hace 1 década

    Hola, no entiendo la aclaracion, yo tambien escribo y me han enseñado a separar las escrituras de amor, de bronca, las reflexiones personales y hasta las ideas literarias de lo que son realmente poemas. Para mi lo que escribiste no es un poema, es un recordatorio de algo que te paso.

    suerte

  • hace 1 década

    Me resulta conmovedor, llega al alma, es bueno sacar de adentro las emociones, me alegro que tú vida halla cambiado para bién, y el pasado se quede átras...beso a tu bebé y adelante que la vida es hermosa, a vivir este día como si fuera él último..

    .saludos..

    Moyta

  • ¿Qué te parecen las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar la respuesta.
  • Anónimo
    hace 1 década

    No sabia eso Irene, si lo que leí lo leí bien.

    Habrás aprendido mucho de eso, los traspiés solo son para aprender. Solo es eso.

    La vida de segura sorprendiendo con todo tipo de cosas, solo fíjate en las mariposas, que vuelan libres y se posan donde deciden.

    Un beso amiga, y aquí siempre para ti, tu estrella GLORIA

    Pd. Recuerda, que tenemos un Angel en el cielo ahora. Nos quiso y nos cuidara. No olvides eso nunca.

  • hace 1 década

    Por que irene? por que? como te dije en tu anterior pregunta. hay que encontrar una razon para vivir, o inventarnosla. Pero siempre teniendo a Dios en nuestro corazon. bonito tu poema, y me alegra mucho que desde entonces tu vida haya cambiado y se haya llenado de amor.

    Dale un besito a tu nena de mi parte.

    Saludos.

  • Anónimo
    hace 1 década

    Irene,me alegro que ese angel no quisiera marcharse de aqui y que continuara a tu lado para seguir dandote fuerzas para que veas que la vida es bonita,tan solo hay que verla con buenos ojos y como no para darle el apoyo que tu hija se merece,el de una madre que es luchadora y que como humana flaqueo un momento en su vida,para que pudiera apreciar las bondades que se podia haber perdido si ese angel de la guarda hubiera estado algo despistado o simplemente de servicios minimos.

    Una estrella y bonito poema.

    Saludos.

  • hace 1 década

    Estrella...!!! Y Mil Energías Positivas Para Ti,Un Abrazo De Marinero.

  • Anónimo
    hace 1 década

    lindo poema y si me lo permites hay que olvidar la tristeza y dejar que un rayito de sol caliente el corazon y el alma se sosiegue, estrella y un cordial saludo

  • Anónimo
    hace 1 década

    Me alegro de que tu vida haya cambiado y de que seas feliz con tu hija. No es malo recordar los momentos tristes siempre que nos sirva para apreciar los momentos dulces de la vida y aprovecharnos de ellos. Tendrás otros momentos malos pero piensa que antes como ahora, siempre nos queda la esperanza.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.