¿Alguna vez has visto lluvia de estrellas?

LLUVIA DE ESTRELLAS, ESLABONES DE SUEÑOS El haz de luz dio sobre su cabeza y la de todos los que estaban reunidos en Madagascar. Se diluyó en unos instantes, sin embargo posibilitó que los asistentes abrieran las puertas del corazón para expresarse. El calor tropical permitía pasar la noche amparados bajo el... mostrar más LLUVIA DE ESTRELLAS, ESLABONES DE SUEÑOS

El haz de luz dio sobre su cabeza y la de todos los que estaban reunidos en Madagascar.
Se diluyó en unos instantes, sin embargo posibilitó que los asistentes abrieran las puertas del corazón para expresarse.
El calor tropical permitía pasar la noche amparados bajo el cielo, durante el día el calor era insoportable.
La humedad lograba que las flores tuvieran un color y tamaño pocas veces conocido.
Los matices verdes eran infinitos, solo quebrados por el color de las finas orquídeas silvestres que crecían solitarias entre sus ramas, alegrando con su belleza a quienes las observaran.
¿Cómo podía contener tanta hermosura una flor en soledad?
¿A quién le pedía alimento para que sus pétalos fueran frágiles y a la vez tener la fuerza que otorga la belleza?
Los científicos sabían que por la noche un meteorito surcaría el cielo africano.
Colocaron los telescopios en la playa para que los habitantes de la isla pudieran observar la majestuosidad de la estrella fugaz, pasarían muchos años para poder presenciar otro espectáculo brindado por el universo.
A medianoche el cielo se vistió de colores inesperados.
Desde lo alto a velocidad inimaginable descendía una lengua rojiza, algunos tomaron fotografías, otros filmaban el reglo de la naturaleza.
Muchos pensaron que algún asteroide lejano se desprendía de sus ropas luminosas para dejarlas car suavemente sobre la tierra.
Tal vez las Perséidas hubieran decido acercarse a la tierra.
Los enamorados pidieron por la eternidad del amor, los ancianos abrigaban los peores presagios, los más pequeños querían atesorar un trozo de esa luz parecida a una bengala.
Los científicos desmontaron los aparatos, debían seguir con su trabajo, cálculos matemáticos les permitían saber que el próximo evento se produciría dentro de muchos años, tal vez cuando Madagascar estuviera desierta, solo bañada por las olas de un mar inmenso.
El pueblo de la isla siguió en la playa.
La ciencia no les arrebataría la posibilidad de soñar.
16 respuestas 16