Anónimo
Anónimo realizada en Maternidad y embarazoBebés y recién nacidos · hace 1 década

¿Quien de ustedes le ha dado trimetabol a sus hijos, si deveras hambre el apetito?

a mi bebe le ha mandado trimetabol tiene 9 meses pero es muy bajo de peso 7400 gramos y el medico dice que con esto aumentara de peso es cierto no es riesgoss

3 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Respuesta favorita

    Hola!

    Si entras en este foro especializado en crianza:

    http://maternidadinstintiva.activoforo.com/enferme...

    Podrás leer esto:

    ¿Sabes que ese tratamiento se usa en culturismo y fitness? Lee esto:

    http://es.fitness.com/forum/suplementos/experienci...

    Y mira esto:

    http://www.paraelbebe.net/alimentacion/2007/05/est...

    http://www.elmundo.es/magazine/num179/textos/nino1...

    Y el texto más importante, la opinión extensa de Carlos González sobre los estimulantes del apetito (podrías imprimírsela al pediatra de tu hijo):

    Existen en el mercado dos tipos de estimulantes del apetito: los que funcionan y los que no.

    1. Los que no funcionan son combinaciones más o menos fantasiosas de vitaminas y cosas raras, habitualmente con un nombre impactante que hace referencia al metabolismo, al crecimiento, al dinamismo, a las transfusiones o a algo por el estilo. Son el equivalente moderno de aquel «Tónico Curalotodo del Doctor McFulano» que venden los charlatanes en las películas del Oeste (de hecho, algunos también llevan alcohol). En general, en dosis pequeñas y

    durante periodos cortos son bastante inocuos; pero no siempre están exentos de peligro. Siempre puede haber una alergia a alguno de sus componentes o a sus excipientes y colorantes, y se han descrito efectos tóxicos de algunas plantas «estimulantes», como el ginseng. Además, algunas vitaminas y minerales pueden ser tóxicos si se consumen en exceso.

    Casi todos los médicos están de acuerdo en que estos «tónicos» son absolutamente inútiles, pero muchos los recetan como placebo. Un placebo (en latín 'complaceré') es un falso medicamento que se da al paciente para que esté contento. A veces, dar una receta «y que se calle» es más fácil y rápido que explicarle al paciente la verdad. También es cierto que algunos pacientes exigen un medicamento sea como sea, y a veces el médico tiene que rendirse y recetar un placebo inofensivo por temor a que el paciente se compre por su cuenta un medicamento más peligroso (en España, por desgracia, es muy fácil conseguir medicamentos sin receta). Por cierto, si quiere que no le manden placebos, en ésta o en otras situaciones, es buena idea decírselo al médico desde el primer momento, y recordárselo de vez en cuando: «No me gusta darle medicamentos al niño sin necesidad; si usted cree que lo que tiene se le curará solo, no hace falta que le recete nada». Muchos pediatras responderán con una amplia sonrisa de alivio.

    2. Los que sí funcionan son harina de otro costal. Casi todos contienen ciproheptadina (mezclada con diversas vitaminas para distinguir unas marcas de otras).

    Es preciso tener en cuenta que las «ganas de comer» no están en el estómago, como el amor no está en el corazón. El apetito está en (o está controlado por) el cerebro. La ciproheptadina (y algún pariente, como la dihexazina) actúa sobre el centro cerebral del apetito, lo mismo que las pastillas para dormir actúan sobre el cerebro. La ciproheptadina es, en realidad, un psicofármaco; y sus principales efectos secundarios van en este sentido: somnolencia (un efecto frecuente, que puede afectar al rendimiento escolar), sequedad de boca, dolor de cabeza, náuseas; y más raramente, crisis hipertensivas, agitación, confusión o alucinaciones, y disminución de la secreción de hormona de crecimiento (¡bajito y gordo, para redondear el éxito del tratamiento!). La intoxicación (si el niño pilla el frasco y decide tomárselo todo) puede producir sueño profundo, debilidad e incoordinación muscular, convulsiones y fiebre.

    Por supuesto, estos efectos secundarios graves son muy raros; no los explicamos para que se asuste si alguna vez le ha dado uno de estos jarabes a su hijo (si le contásemos todos los posibles efectos secundarios de medicamentos tan habituales como la amoxicilina o el paracetamol, también se llevaría un buen susto). Siempre que se toma un medicamento se está asumiendo un riesgo; lo importante es que, cuando uno está enfermo y necesita tratarse, el riesgo es muy inferior al beneficio. El problema de los estimulantes del apetito es que los niños que lo toman ni están enfermos ni necesitan tratamiento; el beneficio es nulo, y cualquier riesgo, por pequeño y remoto que sea, resulta inadmisible.

    Pero, sin duda, el mayor peligro de la ciproheptadina es, precisamente, que sí funciona: el niño come más. Más de lo que necesita, más de lo que le conviene. Por suerte, el efecto desaparece tan pronto como se deja de tomar el medicamento, y la mayoría de los niños vuelven a perder en pocos días el peso que habían ganado (si habían ganado algo). Este «efecto rebote» suele demostrar a la familia que el medicamento es inútil, y lo dejan de usar. Pero algunas caen en la tentación de seguir usándolo de forma continuada, durante meses e incluso años. ¿Qué efecto puede tener sobre

  • hace 4 años

    Si hasta no llegas a los 35 abriles entonces sus huesos todavía tienen placas de crecimiento activas, por lo tanto, hasta puedes crecer en altura si quieres y este libro, Ganar Estatura de aquí http://AumentarTuEstatura.teres.info/?Q8H7 , será tu mejor amigo.

    Ganar Estatura es un libro electrónico en formato .pdf que en sus 118 páginas enseña técnicas comprobadas para aumentar de talla. Este libro explica la importancia de la dimensión y como mediante: la sustento, los ejercicios, la respiración, la postura, y muchos otros puedes cambiarla con unos cuantos centímetros en solo 3 meses.

    Ganar Estatura es una programa 100% natural, efectivo y seguro que ofrece la oportunidad de incrementar la dimensión de forma sencillo, rápida y económica para el bolsillo.

  • Anónimo
    hace 1 década

    Si no confías en el pediatra que lo atiende, consulta con otro.

    Pero ¡por favor!cuida muy bien a tu bebé. Ten en cuenta que un buen peso, una buena alimentación, el cariño de su familia hacen que los bebés sean felices y más inteligentes. Si su cuerpito no está bien alimentado, su cerebro también estará desnutrido. Dale todas las vacunas que correspondan

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.