¿como se hace para perdonar o pedir perdon?

(contado ya hace un mes... perdón a quienes ya lo leyeron.. pero quería ver si les gusta a quienes no pudieron leerlo gracias por entender, por leerlo y por responder) Sol nació y se crió en un pueblo del interior. Tenía seis hermanos. Ella, por ser la mayor, era la encargada de estar atenta en el viaje al... mostrar más (contado ya hace un mes... perdón a quienes ya lo leyeron..
pero quería ver si les gusta a quienes no pudieron leerlo
gracias por entender, por leerlo y por responder)


Sol nació y se crió en un pueblo del interior. Tenía seis hermanos. Ella, por ser la mayor, era la encargada de estar atenta en el viaje al colegio, y en la casa, de atender a los dos mas chicos exceptuando a la beba, a quien su madre se llevaba consigo al trabajo. Su padre los abandonó y se fue a otra provincia.
Cuando ya adolescente Sol desarrolló una delgada y bellísima figura, que con su cabello ondeado y su cobrizo tono de piel completaban el total de una morocha espectacular. Varios hombres del mismo pueblo y de los de alrededor, conocían la descripción de la chica que deseaban pero respetaban, algunos por conocerla de chica, otros por conocer su vida difícil y otros por albergar esperanzas para más adelante.
Un viernes un chiquillo de las familias pudientes del pueblo, que venía revoloteando como mosca a la miel hacía rato, se fue a la carga con su mejor estrategia de seducción. En un salón donde se hacía el baile de carnaval, muñido de un ramo de rosas, con toda la artillería verbal y envalentonado por un par de copas (más bien un par de botellas) el muchacho avanzó sobre la chica, quien no sé si incómoda por la situación etílica o simplemente por falta de simetría de sentimientos, rechazó su ofrecimiento, además de escapar de sus brazos tenazas y su intento de beso.
En medio del gentío, de la música y del bullicio carnavalezco, los insultos del despechado joven comenzaron a silenciar todo el salón, e hizo completo silencio en el justo momento que la chica fue destino de los más bajos comentarios sobre su color de piel y humilde condición. Los amigos lo sacaron de allí en un instante, aprovechando la tardía reacción de todos los del lugar, que no salían de su asombro sobre lo que habían escuchado y cuanto mucho corrían a abrazar a la muchacha, desvastada por el mal momento y envuelta en lágrimas.
Luego de unos días, en los que no solo el pueblo, sino toda la región hizo una cuestión zonal del racismo y abuso de los ricos sobre los pobres, y ante la gestión del intendente como mediador entre los sectores profundamente divididos de la sociedad (los ricos aducían que la chica intentó seducir y posteriormente humillar al joven, promesa de una de las familias del lugar) como aparte de todo, el joven se comunicó con Sol y le dijo que con sus amigos montarían una tarima en la plaza el siguiente sábado, desde donde públicamente, como la había ofendido, pediría disculpas ante todo el pueblo, y le rogaba que esté presente. Sol se negaba, pero cedió ante la insistencia y lo que parecía ser un justo arrepentimiento.
El sábado, la cuestión había ganado la calle y partidarios de un lado y de otro, con pancartas, bombos, volantes y punteros políticos, habían tratado de sumar partidarios entre los que concurrieron al lugar. Al subir a la tarima, Sol y el muchacho vieron que el ambiente era más que denso en combustibilidad, y por eso, empezó a hablar enseguida, comenzando con el pedido de disculpas, diciendo que entendería si Sol no lo perdonaba, y cuando promediaba la expresión de su arrepentimiento, un tiro le ingresó por abajo del ojo y lo mató casi instantáneamente.
Cuando alguien le pregunta a Sol por qué todos los sábados va a cementerio a llevar rosas, dice que “aquel que realmente te aprecia es quien te pide perdón”
Cuando quienes desearon tanto a la chica se preguntan por qué nunca estará con ellos y sí le lleva flores “a ese”, se olvidan que a veces, pedir perdón, aunque te cueste la vida, es, como dice Sol, un acto de amor, ya sea brindarlo o necesitarlo. O las dos.
Actualizar: Maryelvar : me tenés que perdonar vos, porque no entendí que quisiste decir... ¿hgo mal o bien en repetirlos? sólo quería que los nuevos amigos conozcan un cuento que un sábado a la tarde soñé y me levanté tan sobresaltado por lo soñado, que lo escribí casi de corrido y muy alterado emocionalmente. Los... mostrar más Maryelvar : me tenés que perdonar vos, porque no entendí que quisiste decir... ¿hgo mal o bien en repetirlos? sólo quería que los nuevos amigos conozcan un cuento que un sábado a la tarde soñé y me levanté tan sobresaltado por lo soñado, que lo escribí casi de corrido y muy alterado emocionalmente.

Los interrogantes que quedan sin responder en el cuento (quién disparó, si el pedido de perdón era sincero, si Sol amó, ama o que siente por ese chico) son los mismos con que me quedé yo también al despertar desde dicho sueño.

Tampico: he contestado tu pregunta, y no conocía el caso o cuento que dices.
38 respuestas 38