cheka realizada en Ciencias y matemáticasMedicina · hace 1 década

¿se puede realizar transplantes de cerebro?

23 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 1 década
    Respuesta favorita

    Hola cheka !! :)

    ¿se puede realizar transplantes de cerebro?

    Aqui esta la respuesta a lo que solicitas :

    ► ¿SE PUEDE TRASPLANTAR CUALQUIER ÓRGANO?

    Actualmente es posible trasplantar todo órgano del cuerpo humano menos cerebro.

    ► ¿QUÉ DIFICULTADES PLANTEA EL TRASPLANTE DE CEREBRO?

    En términos médicos, este trasplante resulta aún inviable. Una de las principales dificultades estriba en cómo conectar la médula espinal con el nuevo cerebro, y en la imposibilidad que tiene el tejido nervioso de regenerarse adecuadamente (por eso las lesiones en la médula espinal son tan graves). Por otro lado, aun en el caso de que todos los nervios pudieran ser conectados de forma correcta, tampoco es seguro que éstos transmitiesen la misma información (y a los mismos destinos) que solían transmitir al cuerpo original.

    ► ¿Y LOS PROBLEMAS ÉTICOS?

    Al margen del debate sobre cuál sería la identidad personal(lo que se conoce como ‘trasplante de identidad’: la memoria, la consciencia, las emociones ), o de motivos religiosos contrarios a cualquier manipulación de lo que se considere como esencial para la existencia de la vida humana, los que se oponen al desarrollo de las investigaciones encaminadas a lograr un trasplante de cerebro argumentan que habría que enfrentarse a muchos problemas morales, incluyendo el mantenimiento en vida de un cuerpo cuyo cerebro ha muerto, el uso de cerebros de condenados a muerte o de personas en coma, las derivaciones que podría tener en relacion a la clonación humana.

    ► ¿QUÉ AVANCES SE HAN LOGRADO?

    - En 1970, en Cleveland (EE UU), el doctor Robert J. White , después de varias pruebas preliminares, llevó a cabo el primer transplante de cerebro exitoso sobre un primate, al unir la cabeza de un mono al cuerpo de otro. Cuando la nueva cabeza despertó estaba totalmente consciente y con sus funciones nerviosas craneales completas. El animal sólo sobrevivió un par de días.

    - En 1982, la Dra. Krieger tuvo éxito en trasplantes parciales de cerebro en ratones

    - En 1988, un equipo médico mexicano consiguió por primera vez implantar con éxito células cerebrales de un feto abortado, en el cerebro de dos pacientes de Parkinson (enfermedad relacionada con la muerte de células cerebrales), cuya movilidad mejoró notablemente. Hoy estos trasplantes se muestran eficaces por al menos 10 años.

    - En 2001, un experimento en ratas permitió comprobar que las células de la médula ósea se pueden trasplantar al cerebro para mitigar los efectos de un derrame.

    ► TRANSPLANTE DE CEREBRO - DR. WHITE

    Desde 1960 en adelante el Dr. White hizo experimentos más o menos exitosos con monos rhesus a los que intercambió cabezas o agregó la cabeza de otro mono. Aunque el doctor en cuestión era y es un profesional serio y vivió una carrera de décadas salvando cantidad de vidas por medio de la neurocirugía, todavía lleva esa carga: se recuerdan sus experimentos por la faceta monstruosa. Las historias sobre estos episodios son escalofriantes, más por el hecho de que fueron reales.

    El doctor era Robert J. White y el lugar donde se hicieron las operaciones el Metrohealth Medical Centre de Cleveland, EE.UU. En marzo de 1970, luego de realizar varias pruebas preliminares, White llevó a cabo el primer transplante de cerebro exitoso sobre un primate, al unir la cabeza de un mono al hombro de otro. Cuando la nueva cabeza despertó, estaba totalmente consciente y con sus funciones nerviosas craneales completas. Podía ver, oír, oler y, seguramente, sentir dolor. Siguió con sus ojos a las personas que se movían por alrededor y, cuando lo tuvo a tiro, intentó morder el dedo de un ayudante. Allí todos aplaudieron.

    Pero la cabeza estaba aislada del cuerpo, unida sólo con unos ganchos y suturas externas, y no podía controlar sus funciones motoras, que son primordiales para la vida: las técnicas de esa época no permitían conectar , no se ha logrado aún, la médula espinal con el cerebro. El experimento duró poco. Uno o dos días.

    No fue un experimento en un sótano: los resultados de la investigación fueron publicados en las prestigiosas revistas Science y Nature. Y White se convirtió luego en profesor de neurocirugía en la Case Western Reserve University y director de neurocirugía en el Laboratorio de Investigación del Cerebro del Metrohealth Medical Center de Cleveland, EEUU. Los comentarios de la prensa hablaban del Dr. Frankenstein convertido en una persona de carne y hueso.

    Su doctorado en Harvard estuvo conectado con la hemisferosectomía, extraer la mitad del cerebro de un animal cuando éste todavía está vivo. Le preguntaron: ¿por qué hace eso? Él dijo que por dos razones: algunos tumores malignos se extienden y a pesar de haber sido extraídos, renacen en otra parte. Así que, ¿por qué no quitar el hemisferio afectado por completo? Y hay niños que sufren epilepsia incontrolable a poco de nacer y no hay nada en la medicina que pueda funcionar para curarlos. Ocurre que uno de los hemisferios de esos chicos es muy defectuoso y al final, cuando crecen, se les debe extraer casi por completo, aunque esto se hace de a poco, en varias operaciones. Sus experimentos estuvieron dedicados a estudiar si los monos, luego de retirarles la mitad del cerebro, seguían funcionales y conscientes.

    Cuando White recibió el doctorado, su atención se volvió a la posibilidad de remover el cerebro por completo del cráneo y mantenerlo vivo con la correspondiente provisión de sangre. (como en Futurama). Ciertamente que las ficciones y películas de la época y posteriores reflejaron estas actividades de la manera más macabra posible. .

    Casi treinta años después, el doctor volvió a la carga, apareciendo en ABC News, la famosa New York Times, The Sunday Telegraph Magazine y otros medios para afirmar que ya era tiempo de hacer transplantes de cuerpo completo en seres humanos. White y su equipo perfeccionaron una máquina de perfusión sanguínea que es, de hecho, un corazón mecánico que se puede conectar a las arterias y venas del cuello, aislando la cabeza del cuerpo. Este equipo, que permitiría hacer los transplantes en humanos sin riesgo de daño cerebral a causa del tiempo que toma la operación, en realidad fue diseñado para solucionar emergencias médicas, como paros cardíacos en medio de operaciones, por ejemplo.

    Es fácil entender que la gente común tenga objeciones a la idea del Dr. White. Existe un impulso instintivo de rechazo a todo avance repentino e inesperado de la medicina cuando se trata de las personas y el cuerpo humano. La primera impresión es ¿Transplante de cabeza?, ugh. La noción cae de lleno —y White lo entiende así— no sólo en la ciencia ficción sino en el mundo de lo terrorífico. Y, tiene aspectos macabros. Mientras que el gran público no rechaza los transplantes de hígado, riñón, incluso de corazón, la idea de poner el rostro de personas sobre los cuellos abiertos de ignotos cuerpos no es algo que le guste mucho a la gente. Una de las esperanzas de White es que los transplantes de miembros, cada vez más usados y publicitados, ayuden a la aceptación visual de los transplantes externos.

    Aunque ha aparecido en revistas científicas muy respetadas y dado varias conferencias de nivel, se le dijo que dedicarse al transplante de cuerpo era dedicarse, como mucho, a solucionar el problema de diez mil personas en todo el mundo, que por qué no se abocaba al problema del cáncer. Tambien que, ese tipo de operación sería muy egoísta, ya que de un cuerpo en buen estado se pueden obtener órganos como para salvar la vida de muchas personas, en lugar de una sola.

    Él se defiende poniendo el ejemplo de las personas paralizadas del cuello para abajo, cuyo cuerpo se va deteriorando y al cabo de un tiempo tienen expectativas muy cortas de vida, de meses apenas. Y recordando que en no mucho tiempo se habrán adaptado genéticamente animales para que sirvan de donantes de órganos.

    Uno de los problemas más grandes es el de la identidad. ¿Dónde está la persona? White considera que la cabeza y el cerebro son la ubicación física de la mente, y no sólo de la mente. "He estado pensando más bien", recapacita, porque es católico, "sobre la manera de transplantar el alma humana". La Iglesia Católica, curiosamente, es una de la pocas instituciones en la que White no encuentra oposición a su idea. Visita regularmente el Vaticano y una vez dijo al Papa que el alma humana reside en la mente. Según comenta, el Papa no dijo nada, pero dio un paso atrás.

    Otra área donde aparece conflicto es cuando hay una creencia en la resurrección. No olvidemos que los egipcios, por ejemplo, guardaban el cuerpo y los órganos para cuando el alma quisiera retornar. Otra cuestion, se refiere al sexo y raza del donante. ¿Se mezclarán partes que no encajen? ¿Cabezas de hombre en cuerpos de mujer o de personas de raza negra en personas de raza blanca? La necesidad y la urgencia podrían requerirlo, y luego, sin duda, tormentas en la opinión pública.

    ¿Y cabezas de viejos en cuerpos jóvenes?¿Qué pasa si alguien con muchísimo dinero, no un cuadripléjico sino alguien con el cuerpo envejecido pero funcional, requiere, porque la puede pagar, una operación de éstas. Por el momento la respuesta es simple: hasta ahora no se ha solucionado la conexión de la médula espinal, de modo que los viejos millonarios estarían optando por una nueva vida en un cuerpo joven, pero absolutamente desconectado de sus cabezas, sin sensaciones ni posibilidad de manejarlo. Un cuerpo transplantado con la capacidad técnica actual no sería más que una máquina inmóvil de soporte vital.

    ► Traducido, adaptado y ampliado por Eduardo Carletti de The Sunday Telegraph Magazine, BrainTrans Inc., Cleveland Scene ◄

    http://axxon.com.ar/zap/c-zapping0154.htm

    Fuente(s): Medicina Humana
  • Anónimo
    hace 1 década

    No, es demasiado complejo. El cerebro controla todas las funciones del cuerpo, y todo el cuerpo se pararía al desconectarlo. Y por el otro lado, el cerebro se dañaría enseguida al dejar de recibir sangre con oxígeno. Unos segundos sin sangre y ya aparecen secuelas.

    Pero vamos, quizá en un futuro...

    De todas maneras si algun dia se consiguiera, si lo piensas bien visto desde el paciente no sería un transplante de cerebro, sino un transplante de cuerpo.

    Si se intercambiaran dos cerebros, las personas lo verían como que se despiertan cada una con el cuerpo del otro.

  • hace 1 década

    Si te enteras de que si, dime donde que voy a poner a unas cuantas personas en lista de espera.

    Por cierto Tinker, la muerte cerebral ya es muerte en si. No hay vida tras la muerte cerebral. A algunas personas se las mantiene enganchadas a una máquina tras la muerte cerebral para tener tiempo de extraer sus organos para alguna donación, pero ni siente ni padece. A todos los efectos está muerto.

  • Anónimo
    hace 1 década

    no lo creo, hehe la neta no lo creo

  • ¿Qué te parecen las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar la respuesta.
  • Anónimo
    hace 1 década

    no

  • Anónimo
    hace 1 década

    no

  • Willy
    Lv 5
    hace 1 década

    Alguien puede notificar abuso de esa personita que se llama

    "me lo chupas" ha estado molestando hace horas a todas las personas que hacen preguntas.

  • Anónimo
    hace 1 década

    noooooooo

  • Anónimo
    hace 1 década

    ke estupides es esa? Dios santo cuando el cerebro se separa del hombre este muere al = ke el cuerpo -.- el cerebro controla cada organo y el funcionamiento del cuerpo en absoluto..

  • hace 1 década

    Marzo de 1970, Metrohealth Medical Centre de Cleveland, EE.UU. El doctor Robert J. White, después de varias pruebas preliminares, lleva a cabo el primer transplante de cerebro exitoso sobre un primate, al unir la cabeza de un mono al cuerpo de otro.

    Cuando la nueva cabeza despierta, está totalmente consciente y con sus funciones nerviosas craneales completas. Puede ver, oír, oler y, seguramente, sentir dolor. Sigue durante unos minutos con sus ojos a las personas que se mueven por alrededor y, cuando lo tiene a tiro, intenta morder el dedo de un ayudante. Todos aplauden.

    La cabeza del mono estuvo viva un par de días, unida sólo con unos ganchos y suturas externas, por lo que no podía controlar sus funciones motoras. Hoy, 23 años después, las técnicas aún no permiten conectar la médula espinal con el cerebro.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.