Oaky
Lv 5
Oaky realizada en Música y entretenimientoEncuestas y sondeos · hace 1 década

crees que los últimos serán los primeros algún día?

Cuando tenía entre 10 y 13 años, la Argentina estaba representada en el automovilismo internacional por muchos pilotos en diversas categorías, pero en la Formula 1 estaba el que había llegado más lejos en esos años. Carlos “Lole” Reutemann no solo había estado entre los mejores pilotos, sino que pasó por las mejores escuderías teniendo siempre un gran protagonismo.

Esta introducción es para situarlos en la devoción que por ese entonces sentíamos por las carreras de F1, a tal punto que nos levantábamos los domingos a las 7 de la mañana y nos juntábamos todos los pibes, con facturas, café con leche, y una tele blanco y negro de algún padre que se apiadaba de nuestro fanatismo y nos recibía en su casa, para ver a Niki Lauda, Mario Andretti, y muchos buenos pilotos más, e hinchar por Argentina a través del Lole.

Claro que esto no terminaba ahí, por ese entonces la revista Corsa había sacado un librito con los dibujos de los circuitos en los que se disputaban los grandes premios, y habíamos dibujado en las veredas del barrio a todos ellos. Una fábrica de juguetes había lanzado las replicas de los F1 en plástico, y cada uno de nosotros tenía uno, al cual lo personalizaba pegándole calcomanías, o bien recortando marquillas de cigarrillos, o la misma revista para que el autito luzca como el real. La parte de preparación consistía en rellenarlo con masilla y quitar las ruedas delanteras, las que se reemplazaban con una cucharita que permitía “mejor tenida en pista” del auto.

Así un día se corría en Interlagos, que estaba dibujada en la esquina del almacén, al otro día en Buenos Aires, trazada con piedra y tiza frente a la casa abandonada, y otro día en Long Beach, que estaba en la puerta de mi casa, y que dibujarlo con pintura sintética me costó un sopapo de mi tío, pero me gané la admiración de toda la barra.

Disputando un gran premio con nuestros autos, cada pibe tiraba el suyo y luego el orden de volver a tirar comenzaba con el que había quedado primero. Marcelito no tenía un F1, sinó una lastimosa y despintada réplica (por llamarlo de alguna manera) de un Chevrolet 400.

Ya nos daba bronca que corriera con eso, pero como era el hermanito de Horacio le teníamos piedad y lo dejábamos participar. Ese día ya eran mayoría los que no querían que corra, porque ese auto horrible desprestigiaba el gran premio.

La cosa llegó a mayores cuando el desarrollo de la carrera se ralentaba mucho, los punteros habíamos doblado la esquina, Marcelito venía último y encima había que vigilarlo para que no se adelante. En un momento, este pibito tira su Chevrolet y … mientras iba andando.. se desarmó todo!

Fue un momento de desesperanza. Era la mejor muestra que en esta vida no hay justicia con los que tienen menos, que la suerte no ayuda a los más chicos ni a los desprotegidos…. el autito perdió todas sus ruedas al rodar y encima salieron disparadas una para cada punto cardinal, dejando varado a su carrocería a tres baldosas de donde había sido impulsado. Se hizo un silencio de lástima, casi diría de pésame por ese auto.

Sé que alguno iba a sugerir que lo rearme y tire de nuevo. pero Oscar se dio vuelta y con la peor cara de sacado que le he visto en mi vida a alguien, gritó:

“Sacá esta m…. de acáaaaaaaaaaaaa!”

y le pegó una patada al chevy que lo mandó a Rivadavia y Av La Plata.

Se suspendió la carrera. Es más, nunca más pudimos volver a correr. Nos doblamos de la risa cada vez que nos acordamos cómo voló ese autito.

22 respuestas

Calificación
  • Mim T
    Lv 6
    hace 1 década
    Respuesta favorita

    ¡Qué época la de la Fórmula I con el Lole! Las chicas reenamoradas de él. Tenía una pinta loca. Recuerdo que todos los pilotos bajaban transpirados y horribles y él bajaba y parecía un galán de cine. A la distancia se le reconoce su carrera automovilística, especialmente porque después de él no quedó ningún piloto argentino, sólo hubo algunos de actuaciones efímeras. Todos estábamos fanatizados con las carreras y odiábamos a Allan Jones. Yo quería salir a hacer los mandados los domingos por la mañana y sólo me consolaba porque iba escuchando la carrera en las ventanas de todas las casas o en los autos que estaban en la calle mientras sus dueños los lavaban. También teníamos los autitos con la masilla. Tenía que pelear mucho para que me dejaran jugar porque era juego de varones. A veces lo lograba.

  • y si..........algunos siempre fuimos últimos y nunca vamos a ser primeros.....

    es que mi primo tenía el único escalectric del barrio (y aledaños) en su casa y naaaaaaaaadie tocaba esa pista........

    pero ahí se consumió él, solo en su casa..........mientras yo seguía a mi hermano mayor y sus amigotes, a la vereda de doña pepa (que por suerte no salía nunca...solo se limitaba a gritarnos por la ventana), con tizas para la super pista y autitos arrumbados llenos de masilla....

    alguno resultaba ser 'vanguardia esclarecida' y su carcajo llevaba la cucharita del juego de té de alguna abuela despistada...............

    que suerte que tienen algunos!!!!!!

    ...........y no por el escalectric, no............por haber tenido abuelas con cucharitas de alpaca............

    QUE VELOCIDAD, HERRRRRMANO!!!!!!!

    besobuenosrecuerdos!!!!

  • Anónimo
    hace 1 década

    Que bellos tiempos aquellos, tus tiempos, mis tiempos, creo que los de todos y es que la niñez es la epoca mas hermosa de nuestras vidas, te leo y tus hermosos relatos me llevan alli, al lugar de los juegos, a tu tiempo y espacio, hasta puedo ver al grupo de amigos divertirse a lo grande y te puedo asegurar que una gran sonrisa se dibuja en mi rostro.

    Gracias porque me permites viajar al pasado, un pasado inolvidable y muy amado.

    Respondiendo a tu pregunta: Creo que si, algun dia los ultimos seran los primeros.

    Cordial saludo.

  • hace 1 década

    Simpatico tu relato.

    Y yo creo que sí, que los últimos en varias ocasiones son los primeros, eso para reafirmar aquello de que no hay nada absoluto, y que todo es relativo en este mundo.

    Que tengas un lindo día.

    Chao.

  • ¿Qué te parecen las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar la respuesta.
  • hace 1 década

    ¡Que lindos recuerdos!,¡se ve que disfrutaste cada etapa de tu vida!, realmente para que los últimos lleguen primeros actualmente solo a base de muchísimo esfuerzo,demasiado diría yo,especialmente si lo hace honorablemente,porque con trampas muchos que no merecen tener buenos puestos -por ejemplo en política- los obtienen y sin tener preparación para ello.Besos.

  • hace 1 década

    ¡Hermoso recuerdo!

    El Lole era un campeón... recuerdo los domingos en que mi papá se levantaba primero que todos, compraba facturas y el Clarín con su suplemento dominical, y desayunábamos viendo la carrera de Fórmula Uno.

    Mi hermano tenía los autitos de colección, y armaba sus carreras con los chicos del barrio. Ya tenía la onomatopeya perfecta del sonido de un Fórmula uno!!!

    Gracias por hacer que momentos gratos vuelvan a hacerse presentes, Oaky!

  • hace 1 década

    si la vida es una constante cíclica seguro que los últimos seran los primeros pero aca en la argentina las varables son demasiadas extreñas y parecen no tener sentido asi que quien te dice quizas algún dia puedas volver a correr con tu autito y al pobre de oscar alguien le gritará en su cara, ¡saca de aca esa porquería! pero refiriendose a un auto de verdad. ironías de la vida. saludos

  • Anónimo
    hace 1 década

    Que historias me encanta leer atentamente todo lo que escribes es por demás interesante,no podes negar el barrio que linda epoca la niñez para mi la mejor de todas saludos◄┘

    http://www.youtube.com/watch?v=4gBJekEbkNA

    Youtube thumbnail

  • No les hagas caso a los "viento en contra"... de "esos" hay siempre. Me encantó tu relato porque me hiciste vivir "el barrio" nuevamente. El de Mármol entre Pavón y Garay y luego..... lo creas o no ! Avda. La Plata y Rivadavia, en los últimos 10 años de mi vida de soltera nos mudamos a Avda. La Plata al 600 (casi esquina Alberdi).... ahí nomás de Rivadavia...

    Es increíble cómo se viven tus relatos... como cuando nombraste Castro Barros..donde nací...

    Bueno: seguí con tus hermosos relatos Oaky

    Un abrazo y feliz fin de semana !

  • Ay Oaky, me arrancaste una gran sonrisa.... y tambien asomo alguna lagrimita de nostalgia....... me siento parte de aquella epoca feliz, aquellos domingos tan esperados cuando corria el Lole, nuestro piloto argentino, que reconozco que las chicas solo estabamos frente a la tele para verlo a el..... cuantos suspiros povocaba ese muchacho jajaja...!!!! Y con respecto a la pregunta, me quedan dudas..... a veces se necesita un empujon extra, o una mano que llegue de auxilio, porque en estos tiempos, al ultimo cada dia le cuesta mas remontar para llegar a la cima.

    Gracias nuevamente, aprecio mucho todo lo que escribis porque magicamente uno se transporta a esos dias gloriosos.

  • BIBI
    Lv 7
    hace 1 década

    Así dice el refrán que los últimos serán los primeros pero yo por mi parte nunca lo creí, ahora después de ese relato entre una sonrisa y alguna cosita que me dió porque eran chicos, vos sabes realmente que fue del hermano de tu amigo, Marcelo, no sabes si esas patadas en su pobre cochecito lo llevo en el vida al éxito o al fracaso.

    Tal vez la refrán se cumplió, sería bueno un segundo relato sobre el tema que tan bien lo escribís,

    Fuente(s): mia
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.