¿Cómo no pensar en lo que harán mañana?

Ayer mi padre y Santiago volvieron a pasar la noche fuera de casa, esta vez fueron a un encuentro con unos compañeros suyos y pasarían la noche en casa de uno de ellos. Yo pase parte de la tarde en casa de Marisol. Hoy salimos mi madre mi hermana y yo a visitar a unas tías y mi padre y Santiago estuvieron todo... mostrar más Ayer mi padre y Santiago volvieron a pasar la noche fuera de casa, esta vez fueron a un encuentro con unos compañeros suyos y pasarían la noche en casa de uno de ellos. Yo pase parte de la tarde en casa de Marisol.

Hoy salimos mi madre mi hermana y yo a visitar a unas tías y mi padre y Santiago estuvieron todo el día viendo deportes en la televisión. Cuando llegamos en la tarde, mi padre había salido y Santiago se encontraba leyendo una novela en la biblioteca.

Llegamos casi de noche, al final de la tarde y para nuestra sorpresa, Santiago había preparado la cena, ya solo faltaba servirla, mi padre había dejado dicho que llegaría tarde en la noche, así que no lo esperamos a cenar, después que no habíamos cambiado a la ropa de estar en casa, nos sentamos todos a la mesa.

La cena consistía en pizza, Santiago había encargado los ingredientes mientras estábamos fuera y ya en la tarde la había hecho, y las tenía tapadas y listas en la cocina. La verdad es que estaban riquísimas, había hecho cuatro, una para cada uno, les había puesto jamón, tocineta, queso mozzarella, aderezado con hojitas de albahaca, mucho tomate, orégano seco y por los bordes de la pizza, los relleno con salchichas.

Estuvo riquísima, no sabía que supiera cocinar este tipo de cosas, en la bebida si tomó el camino fácil y bebimos coca cola. Durante la cena que fue hace poco, nos estuvo preguntando de cómo nos fue, de cómo estaban la familia y cosas por el estilo. Yo descubrí que tenía mucho apetito al igual que Elena, ambas terminamos de primeras.

Media hora después de haber cenado, llego una vecina y se instalo a conversar con mi madre en la sala, Santiago se había encerrado en su alcoba y Elena me di cuenta que fue tras él, así que no me quedo más remedio que venirme o a mi cuarto o quedarme acompañar a mi madre y su amiga y elegí la primera opción.

Hace poco no pude resistir la tentación de saber que estarían haciendo Santiago y Elena y en silencio me acerque hasta la puerta de él y pegue el oído a la puerta, no se oía nada y tuve que agudizar bastante el oído hasta que logre escuchar unas risitas que sin duda eran de Elena. No sentí celos ni envidia, solo algo como un lamento, tal vez lamentando en que Elena existiera.

Estoy aquí ahora y no dejo de pensar y preguntarme ¿Santiago habrá poseído ya a Elena? ¿O solo la tocara? ¿Qué sería capaz de hacerle ella a él? ¿Será que él hace con ella lo mismo que conmigo? Viendo como es Elena no creo que ella se conforme con eso y aunque me llena de curiosidad, al mismo tiempo desearía no saberlo.

Me siento frustrada porque mi madre me pidió que la acompañe mañana a visitar a otra tía que vive mucho más lejos, iría ella con mi padre, pero este mañana estará afuera todo el día y en la casa estarán Santiago y Elena solos la mayor parte del día.
12 respuestas 12