Ἀθηνᾶ realizada en Arte y humanidadesFilosofía · hace 1 década

En la época de la caída de los fundamentos ¿ha devenido la ética una estética de la existencia?

Actualizar:

Michel Foucault, en sus investigaciones sobre la cultura griega se ocupa de las reflexiones asociadas a un tipo de práctica: el “cuidado de sí”. Esta práctica hacía de la ética un arte y no un sistema prescriptivo.

Una ética como estética de la existencia significa que el individuo trabaja sobre sí, se "crea" a sí mismo, hace de su modo de vivir algo bello.

El análisis de la ética griega, que no descansaba sobre fundamentos religiosos o legales sino que se presentaba como una estética de la existencia, conducen a Foucault a preguntarse "si nuestro problema hoy no es similar en cierto modo, si tenemos en cuenta que la mayoría de nosotros no creemos ya que la ética esté fundada sobre la religión ni queremos un sistema legal que intervenga en nuestra vida privada, moral y personal. Los recientes movimientos de liberación sufren por el hecho de que no consiguen encontrar un principio sobre el cual fundar la elaboración de una nueva ética”.

Actualizar 2:

Dice Foucault: "¿por qué no podría cada uno hacer de su vida una obra de arte?".

6 respuestas

Calificación
  • hace 1 década
    Mejor respuesta

    Usted sencillamente ha sabido dar en el clavo. Quien se hace cargo en cierta medida de los dichos de otros, está abriendo en sí mismo un soliloquio interior. Este gesto aparentemente dialéctico encierra el nudo de algo que tiene tal envergadura que escapa a los enunciados desde el lugar en donde la costumbre de ciertas ensaladas abstractas suelen demorarse en callejones sin salida. Dice bien Miguelito, cuyos devaneos se parecen a D’alembert en cuanto a lo enciclopedista.

    ¿Mire ud?. y no dejo de gesticular mientras lo leo y me estremece el solo imaginarlo "¿por qué no podría cada uno hacer de su vida una obra de arte?". Tremendo, invalorable, cruento. Sabor a daga en el pecho, sabor a nada sobre nada. "El ser y la nada", "La nausea" ese dolor particular de ciertos y poquísimos habitantes de esta parodia llamada mundo, existencialismo puro. Oscuridad total y luz al mismo tiempo. El abismo entre lo que uno cree que es y se considera, y ese ser que algunas veces asoma y da un golpe de gracia. El cúmulo de aciertos y derrotas, las lágrimas y los estremecimientos luego de haber concluido la jornada, con los retazos de uno mismo descansando en una silla, demorando a propósito la ingesta mirando un punto fijo, diciéndose una y mil veces. ¿Por dónde le entro a la vida? y si esa manera o forma de haber interpretado la existencia propia hubiese en algún punto estado equivocada. ¿Quién nos dice que las verdades que hemos venido manifestando no son acaso un oscuro pozo de justificaciones y temores? Nada hay encerrado en las teorías del aquí y del allá del adentro o del afuera que nos puedan contener cuando aparecen estos puntos cartesianos, este golpe en la quijada, este cachito de angustia que nunca sabré si ud. se lo propuso o no, pero que ahora, en este mismo momento trato de darle forma, no desde las teorías o de los encantados e ilustrados volúmenes que solo suman en la hoja de ruta un minúsculo número de escalones y que a fuerza de repetirlos uno se los termina creyendo y peleándose con uno mismo y los demás.

    Ud. acaba de propinar a mi persona uno de esos golpes que suceden muy pocas veces en la vida y le agradezco la revelación. Me acuerdo de una mirada en una plaza que me desarmaron para siempre, era una mirada conocida, mansa, sencilla, llena de luz y sin misterios. Esa mirada la había buscado siempre y estaba allí a unos cuantos centímetros de la mía. También de un zapatero analfabeto que me compró una colección de libros para sus dos hijos y me contaba que estaba imaginando el momento en que los llamaría a la mesa del comedor y se los regalaría, como si fueran esos libros un tesoro, y tomándome las manos me daba las gracias por haberme dignado a ofrecerle esa maravilla llena de cuentas, datos geográficos, biografías tal vez inexactas y hechos que jamás podríamos decir de su existencia. Ese día solo lágrimas de emoción llevé a casa, ese día entendí de qué se trataba mi trabajo.

    Y esta pregunta prolijita y detallada enuncia que hoy los movimientos de liberación no consiguen encontrar un principio para fundar la elaboración de una nueva ética y esa preguntita sobre. "¿por qué no podría cada uno hacer de su vida una obra de arte?".Y miro mis dos manos y mis 57 años de recuerdos, de instantes fugases de idas y venidas y cada recuerdo es un color y cada persona un lienzo o un trozo de arcilla o una vereda insaciable en donde esa obra de arte fue el ida y vuelta entre ellos y yo, la mixtura de varios, de cientos, de miles de gestos y de abrazos. De la tristeza y de la dicha de crear en el segmento que nos permitió la vida el poder honrar cada latido y cada rayo de luz que nos convertiría en seres humanos, lejos de las asimetrías donde nos colocan los eternos devoradores de las ansias y cuyas etiquetas nos enseñaron a separarnos, cada día más, como si un mismo vientre no nos hubiera realizado. La vida sin preguntas es un lugar mezquino e insignificante aunque lo adornes faroles y sólidas marquesinas diplomadas en claustros cuya omnipotencia solo nos permite observarnos los ombligos y manifestarnos portadores de verdades infalibles. Vigilar y castigar en su portada azabache da cuentas del exilio de uno mismo. Tal vez con este pincel que tan generosamente hoy me ha ofrecido, mi querida Atenea, pueda jugar con los ocres y a mi final darle brillo, en beneficio de todos, pues uno siempre es el otro. Gracias por el abrelatas y saludos a los amigos.

    http://www.youtube.com/watch?v=w9TGj2jrJk8

    Youtube thumbnail

    &feature=related

  • hace 1 década

    Este es un tema que habitualmente me procupa y por el que he polemizado bastante.

    Es evidente que el tema estético tiene mucha más vigencia/presencia - hoy- que el tema ético.

    Lo estético, es un valor al que se apela , argumento que fundamenta muchas de las aspiraciones y conductas sociales. Además el arte, va entrelazándose mucho más con el cotidiano, con la publicidad, por ejemplo.Si fuesemos a un ranking, probablemente veríamos una mayor demanda de valores estéticos y de prescripciones sociales, de ejercicios de roles condicionados por lo estético.

    He descalificado muchas veces esta apelación. En sociedades desamparadas como la nuestra, el respaldo de las fundamentaciones estéticas no brinda apoyo, al contrario deja a los individuos solos frente a una estética ajena, ligada al poder y los sectores ligados y hay una estética de los sectores populares que va como un "poquitín atrasada" respecto de los primeros. Ej fue en los sectores altos donde los varones empezaron a usar el pelo largo, después pasó a los sectores populares. .

    Los fundamentos éticos, en cambio, aparecen en claras trangresiones públicas, es a veces una apelación a un " saber que se tiene o no se tiene", supuestamente grabado en la memoria de las células; un pariente que viene de vez en cuando de visita.

    Sin embargo,en lo personal, he hecho un descubrimiento extraordinario --para mí, al menos- :

    En situaciones de desolación, de dolor extremo, la estética viene en ayuda, lo armonioso, la pulcritud, el orden, son características estéticas del entorno que dan consuelo, paz y sosiego.

    No tiene por qué elegirse , ambos son valores que fundamentan la conducta humana, lo malo es forzar unos- lo estético- en detrimento de lo etico, pero eso siempre está al servicio de intereses políticos, justamente, "non sanctos", que habitan tanto en la política formal como en otros factores del poder, ej los mass media.

    Cariños

    Lilas P

  • hace 1 década

    La época de la caída de los fundamentos tuvo -también- sus fundamentos...una ética de la des-personalización que funcionó como «lo visible» y lo «normativo» de una ideología maciza que necesitaba la «caída» ... Tanto así que a la «caída» le siguieron una «eternización» y «absolutización» de lo efímero tan sacras, dogmáticas y «totalizantes» como los «fundamentos» que se combatieron...

    Me consta que Ud. tiene lucidez de sobra para apreciar la diferencia entre una saludable «des-sustancialización» de los «fundamentos absolutos y ETERNOS» y la promoción intencional de reducir TODO a lo verbalizable y sin historia...a la absolutización de «lo relativo», lo «transversal», lo «aleatorio», el «fragmento»....precisamente por el absurdo en que se sostiene y...se FUNDAMENTA (el palabrerío que muchos confunden con «post»: poshistórico, posmoderno, poshumano...lo trans...lo cuasi...lo hiper)...

    Son malas razones, pero son razones al fin...Las ruinas de las torres gemelas sepultaron simulacros y modas «fundadas» en la ausencia de culpa (¿hedonización inocua, fútil...o funcionalismo suicida?) y de responsabilidades (¿pragmatismo o hipocresía?)...

    No por casualidad se «eligió» UN Heidegger, el tercero (un místico) que guardó conveniente silencio sobre el segundo (un nazi) y desprestigió al primero (un hermeneuta y antropólogo)...ni tampoco por casualidad se privilegió a UN Foucault, que sepultó y censuró al otro Foucault, fervientemente comprometido con la causa de Irán y de los Ayatolahs, por ejemplo...

    En ésta etapa deberemos recomenzar a elegir entre las todavía pocas opciones de una Historia FUERTE, que aunque esboza «malos» ejemplos (una estética de la muerte, digo), ofrece -paralelamente- posibilidades no-virtuales...

    La «estética de la existencia» DEBE ser -también- una «ética política»... so pena de reducirse -exclusivamente- a un simulacro «estético» basado en la disponibilidad de tecnología (y su ideología)...porque la estética, separada de la ética, despojada de su dimensión histórica, es «lo visible»...y nada más...

    El re-surgir de los «fundamentos» (aún en el peor de los casos, en el de aquel FUNDAMENTALISMO que ninguna «tecnología» ha querido o podido superar) devuelve a la historia la POSIBILIDAD de ser «hecha», de ser «cambiada» y no sólo «hablada» desde el rincón exclusivo de los fragmentos -presuntamente- «des-totalizantes» pero -en la práctica- FUNCIONALES a un poder bélico y comunicacional tan hegemónico, como dogmático como asfixiante...

    Un abrazo...

    .

  • hace 1 década

    "¿por qué no podría cada uno hacer de su vida una obra de arte?"...mi vida lo es. En mis escasas letras, en mis apagados silencios, en mis nubes soleadas, en las risas de mis niños...en la mirada aquella que aún busco en una plaza cualquiera, en mis escaleras que llegan al cielo, en el secreto de mi lecho solitario, callado, ígneo y etéreo, en la música ahogada de mi pecho abierto, en los gritos sordos que oyen los ángeles y elevan al cielo, en mis oraciones que el Divino guarda en Su Corazón Amante, en las noches de plenilunio cuando me descubro besando a la luna...creyéndome suya, engañando a los astros, a las alboradas, a las tardes tibias y yertas de esta primavera argenta...mi vida, si no es arte, si no es amor, si no es búsqueda sin encuentro, plenitud que nunca es plena, ardores que nunca se apagan, caminos que sigo a tientas, letras que leo y me envuelven, me ciegan, me llevan...si mi vida no es cinceles, colores, cantos de poetas, poetas de amores...amor de poetas, letras, arte y ardores...no soy yo la que en este cuerpo vibra, mezcla y goza sabores y amantes amores...no soy yo; yo soy arte, yo soy la que vive, tan sólo, para amar y amarte.

    http://www.youtube.com/watch?v=uImNQwUHqmc

    Youtube thumbnail

    Gracias mi amiga... ♥.♥.♥

  • ¿Qué te parecen las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar la respuesta.
  • hace 1 década

    Solo en los espíritus débiles, sin fortalezas o con frágiles fortalezas, es decir,...en el hombre ordinario, común, vulgar.

    El sabio o el filosofo, en tanto que hombre reflexivo que no se deja llevar por el "vaivén" del snobismo o de lo "new age", de las oscilaciones del desencanto y el entusiasmo sino solo por la contemplación del "logos", tiene firmes sus fundamentos.

    Que la Ética devenga un Estadio significaría un retroceso si hemos de atender a las tesis kierkegardianas.

    El danés Soren Kierkegard, advertía que toda vida del hombre atraviesa necesariamente por tres estadios: El Estético, el Ético y el Espiritual.

    En el estadio estético la inclinación humana está orientada a la satisfacción propia de los sentidos. Un niño no se pregunta el porqué su padre trabaja todo el día. Por qué él tiene comida mañana tarde y noche. Porque él dispone de juguetes en sus recamara. Porque tiene comida, techo, cobijo y entretenimiento, al igual que el joven que solo quiere "vivir" Solo quieren divertirse sin preguntarse nada más.

    En el estadio Ético, el ser humano empieza a tomar conciencia de su responsabilidad en el concurso de si, de la familia y de la sociedad. Asume su rol de pieza fundamental para el adecuado andar del todo. De él depende una familia, unas personas, sus amigos o muchas veces sus padres o compañeros.

    En una etapa más avanzada o a veces coincidente con ésta, sobreviene el estadiio religioso, en la que el ser humano preguntase por el sentido de la vida, por su razón de ser, a qué la muerte, a qué el alma y empieza a buscar y a perseguir las razones divinas. En fin.

    Saludos

  • hace 1 década

    En mi particular opinión una ética no tiene porque estar reñida de una concepción estética de la existencia.No siempre van juntas pero no siempre van separadas.Es mi punto de vista, un beso,,Orlando,,,

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.