¿Deberíamos empezar a dosificarnos si no queremos acabar teniendo un disgusto?

Mi Kebin y yo tenemos un problemilla con el Yajús: lo vivimos al límite. Cuando nos dan una mejor respuesta, necesitamos tres semanas para recuperarnos del resacón de la celebración. Además, nos estamos arruinando porque cada vez que alguien nos otorga 10 puntitos, tenemos que contratar una fiesta privada en... mostrar más Mi Kebin y yo tenemos un problemilla con el Yajús: lo vivimos al límite.

Cuando nos dan una mejor respuesta, necesitamos tres semanas para recuperarnos del resacón de la celebración. Además, nos estamos arruinando porque cada vez que alguien nos otorga 10 puntitos, tenemos que contratar una fiesta privada en algún garito de moda y nuestra economía doméstica no está como para echar cohetes.

Por otra parte, las notificaciones de abuso nos hunden en la miseria. Ayer pillé a mi churri untándose las tostadas con una curiosa mezcla de haloperidol y nembutal (lo que encontró más a mano) porque decía que no podía soportarlo más.

En definitiva, estamos estresados, muy estresados. Ahora mismo, tenemos pendientes ocho fiestas por todo lo alto y veintitrés intentos de suicidio. Así es imposible disfrutar de la vida.

¿Qué nos recomendáis?
11 respuestas 11