¿ Es así la tristeza ?

Este pozo me está tragando y cada vez estoy más abajo, intento subir pero mi peso lo hace cada vez más profundo. Quiero cambiar el cielo, todos lo ven azul y yo no, porque lo veo gris y así nunca podrá ser mi cielo. Aquí abajo todo es oscuro, no hay ninguna referencia de luz, ni tan siquiera, un pequeño recoveco... mostrar más Este pozo me está tragando y cada vez estoy más abajo, intento subir pero mi peso lo hace cada vez más profundo.
Quiero cambiar el cielo, todos lo ven azul y yo no, porque lo veo gris y así nunca podrá ser mi cielo.
Aquí abajo todo es oscuro, no hay ninguna referencia de luz, ni tan siquiera, un pequeño recoveco para volver a salir, allá arriba en donde tú estás.
No me escondo, nunca me escondí, pero me lleva un remolino de tierra y hacia dentro me traga.
Extiendo mi mano, para que alguien la tome y me ayude, pero las manos no consiguen sacarme de aquí, alzo mis ojos y mis ojos casi ciegos, poco pueden ver.
La verdad me oprime la sien, laten mis arterias pidiendo libertad y la libertad se quedó en una estatua y que lejos está…
¿Qué hará este pozo conmigo?
¿Por qué me quiere sepultar? si yo estoy viva, lo sé, muevo mis manos, andan mis pies.
Escúchame tú que sabes escuchar, atiende mi grito, porque mi voz enmudece y se habrá de quebrar.
¿Cuántas historias me habrás de contar de seres que viven en libertad?
Pero dime… ¿qué es eso? porque yo no lo sé.
Lánzame una cuerda para atar a mi cuello y si consigo las fuerzas suficientes, yo seré mi propio verdugo, porque yo soy mi misma asesina, la que se va matando a cada momento, abriendo sus venas y dejando derramar en ella su vida.
Búscame un lugar, en donde pueda estar, donde no me moleste a mi misma.
Porque quiero paz, para tener sosiego, para tener en un remanso mi alma y que permanezca a mi lado sin molestar.
Robo pedazos al viento y ellos rebotan contra mi rostro, dando latigazos que me hacen tanto daño.
Y yo no puedo, no puedo con esos pedazos de viento.
Ven y recógeme, llévame a la vida, a esa vida que tú paseas y que por ti también lo hace.
Tiene que haber un sitio para mí, necesito un lugar en el casillero, en donde todos están ordenados y yo ni siquiera consigo encontrar la fila que me corresponde y son tantas…
Dime ¿ qué son las ilusiones?¿Son acaso películas inalcanzables, en donde el director finaliza como le place?
O ¿ son estúpidas esperanzas, que jamás posan su vuelo?
Volar, quien tuviera alas para desplegar, alas para agitar, para salir de este pozo e ir a favor del viento, para recorrer la vida, como me quiera llevar, sin poner obstáculos, que impidan su trayectoria.
Dime… tú que estás aquí viendo como te lleva el viento, dime tú…¿ qué es ser feliz?
Explícamelo, porque yo no lo entiendo.
¿Será que carezco de neuronas?
¿Será que nací distinta? O será que no pertenezco a aquí.
Sácame de este mundo de ciegos en el que estoy y… ¿ sabes? aún me queda un ojo para ver y sé que hay algo más, pero no lo encuentro.
Sácame de este sitio, en el que un día entré para intentar sanar y ya jamás volví a salir.
Dicen que mi mal es común, el que corroe la mente de tantos, es el mal de la tristeza, la que entra con motivos, sin motivos, yo que sé…
Pero ella se ha apropiado de mí y se ceba con mi alma y con mi corazón.
Pero créeme yo me resisto, no quiero que muerda, y a jirones me arranque pedazos de mi sentir.
Porque esta tristeza es como un animal de presa, que cuando muerde, no suelta y aprieta sus mandíbulas, como quien aprieta sus puños para que no se le escape la vida.
Me muerde la vida ¿ qué frase no?
¿Dónde están esos pedazos que de mi arrancó?
Los necesito conmigo, porque sé que soy marioneta del destino, y entre esos pedazos, los hilos que movían mi vida, también a jirones me arrancó.
6-7-2010
31 respuestas 31