Anónimo
Anónimo realizada en Arte y humanidadesPoesía · hace 10 años

¿Quien fue "Elizabeth Browning"...?

4 respuestas

Calificación
  • Anónimo
    hace 10 años
    Mejor respuesta

    Elizabeth Barrett Browning.Elizabeth Barrett Browning (6 de marzo de 1806 – 29 de junio de 1861) era un miembro de la familia Barrett y una de las poetisas más respetadas de la era victoriana.

    BiografíaElizabeth Barrett Browning (nacida Elizabeth Barrett Moulton-Barrett) nació cerca de Durham, Inglaterra en 1806. Era hija de un propietario de plantación Edward Moulton-Barrett, que adoptó el apellido "Barrett" al heredar las fincas de su abuelo en Jamaica. Fue bautizada en la iglesia de Kelloe, donde una placa la describe como una "gran poetisa, noble mujer, devota esposa". Su madre se llamaba Mary Graham-Clarke y provenía de una familia adinerada de Newcastle upon Tyne. Es una de las descendientes del rey Eduardo III de Inglaterra.Su padre había hecho fortuna gracias a las plantaciones de azúcar en Jamaica y había adquirido una casa de campo, Hope End, cerca de Great Malvern. Demostró su talento desde la infancia; en 1820 su padre publicó privadamente cincuenta copias de un poema épico juvenil, sobre la Batalla de Maratón, teniendo Elizabeth catorce años de edad. Fue educada en casa, recibiendo lecciones del tutor de su hermano. Debe su profundo conocimiento del griego y mucho estímulo mental a su temprana amistad con el helenista ciego, Hugh Stuart Boyd, vecino suyo. Elizabeth, sin haber llegado a la madurez, ya había leído los autores latinos, Milton, Shakespeare y Dante. Su pasión por los clásicos y los metafísicos se compensaba con un fuerte espíritu religioso.En su adolescencia, Elizabeth contrajo una enfermedad pulmonar, probablemente tuberculosis, aunque la naturaleza exacta de sus dolencias ha sido objeto de muchas especulaciones, y fue tratada como una inválida por sus padres. En 1826 publicó anónimamente Ensayo sobre la mente y otros poemas, en inglés, An Essay on Mind and Other Poems.

    Poco tiempo después, la abolición de la esclavitud, causa que ella apoyaba, redujo considerablemente los recursos del Sr. Barrett. Por ello vendió su finca y se trasladó, con su familia, primero a Sidmouth y después a Londres. En el primero de estos lugares, la señorita Barrett escribió Prometeo encadenado (Prometheus Bound, 1835), su traducción de la obra de Esquilo. Después de su mudanza a Londres recayó en su enfermedad, agravándose sus afecciones pulmonares.

    En 1845 se encuentra por primera vez a su futuro esposo, Robert Browning. Su noviazgo y matrimonio, debido a la delicada salud de Elizabeth y a las objeciones de su padre, transcurrieron en circunstancias bastante peculiares y románticas. Después de un matrimonio secreto y una fuga del hogar paterno de la calle Wimpole, acompañó a su marido a la Península italiana, que se convirtió prácticamente en su casa hasta su muerte, y con cuyas aspiraciones políticas se identificaron plenamente ambos.

    Importancia literariaGeneralmente se considera a Browning la más grande poetisa inglesa. Sus obras están llenas de ternura y delicadeza, pero también de fuerza y hondura de pensamiento. Sus propios sufirimientos, combinados con su fuerza moral e intelectual, hicieron de ella una defensora de los oprimidos allí donde los encontrara. Su talento era sobre todo lírico, aunque no toda su obra adopta esa forma. Sus debilidades son la falta de concisión, cierto manierismo, y fallos en metro y rima. No puede equipararse a su esposo en cuanto a la fuerza de su intelecto o altas cualidades poéticas, pero sus obras, por su estilo y temas, tuvieron una acogida más temprana y amplia entre el público.

    La señora Browning era una mujer de singular nobleza y encanto, y aunque no era bella, era extraordinariamente atractiva. La novelista Mary Russell Mitford la describe de joven como: “Una figura delgada, delicada, con una lluvia de rizos oscuros cayendo a cada lado de una cara muy expresiva; ojos grandes y tiernos, abundantemente rodeados por pestañas oscuras, y una sonrisa como un rayo de sol”. Anne Thackeray Ritchie la describió como: “Muy pequeña y tostada” con ojos grandes y exóticos y una boca muy generosa.

    Su obra más famosa son los Sonetos del portugués, una colección de sonetos amorosos escritos por Browning pero disfrazados como una traducción. El más famoso de ellos, con una de las frases iniciales más conocidas del idioma inglés, es el número XLIII: "How do I love thee? Let me count the ways… / ¿Cómo te amo? Déjame contarte las maneras en que te amo..."

    Elizabeth Barrett Browning.Pero mientras sus petrarquianos Sonetos del portugués son exquisitos, también fue una poetisa profética, incluso épica, al escribir Las ventanas de la casa Guidi en apoyo del Risorgimento italiano, como Byron había apoyado la independencia de Grecia respecto a Turquía, y asimismo con Aurora Leigh, escrita en nueve libros, el número de la mujer, después de la muerte de Margaret Fuller al ahogarse en el barco "Elizabeth", en el que Aurora encarna a Margaret y Marian Erle, a la propia Elizabeth. Aurora Leigh transcurre en Florencia, Inglaterra y París, empleando en ella sus conocimientos adquiridosa desde la infancia, de la Biblia en hebreo, Homero, Esquilo, Sófocles, Apuleyo, Dante, Langland, Madame de Stael, y George Sand.El gobierno de Italia y la Comuna de Florencia celebraron su poesía con placas conmemorativas en la Casa Guidi, donde los Browning vivieron durante sus quince años de matrimonio. Lord Leighton diseñó su tumba en el cementerio inglés, realizándose su escultura, no muy fidedigna, en mármol de Carrara, por parte de Francesco Giovannozzo. En 2006 la Comuna de Florencia colocó una corona de laurel sobre esta tumba para celebrar los doscientos años transcurridos desde su nacimiento.

    Fuente(s): De Wikipedia, la enciclopedia libre
    • Inicia sesión para responder a las preguntas
  • hace 10 años

    Fue una de las poetisas más respetadas de la era victoriana.

    Generalmente se considera a Browning la más grande poetisa inglesa. Sus obras están llenas de ternura y delicadeza, pero también de fuerza y hondura de pensamiento. Sus propios sufirimientos, combinados con su fuerza moral e intelectual, hicieron de ella una defensora de los oprimidos allí donde los encontrara. Su talento era sobre todo lírico, aunque no toda su obra adopta esa forma. Sus debilidades son la falta de concisión, cierto manierismo, y fallos en metro y rima. No puede equipararse a su esposo en cuanto a la fuerza de su intelecto o altas cualidades poéticas, pero sus obras, por su estilo y temas, tuvieron una acogida más temprana y amplia entre el público.

    La señora Browning era una mujer de singular nobleza y encanto, y aunque no era bella, era extraordinariamente atractiva. La novelista Mary Russell Mitford la describe de joven como: “Una figura delgada, delicada, con una lluvia de rizos oscuros cayendo a cada lado de una cara muy expresiva; ojos grandes y tiernos, abundantemente rodeados por pestañas oscuras, y una sonrisa como un rayo de sol”. Anne Thackeray Ritchie la describió como: “Muy pequeña y tostada” con ojos grandes y exóticos y una boca muy generosa.

    Su obra más famosa son los Sonetos del portugués, una colección de sonetos amorosos escritos por Browning pero disfrazados como una traducción. El más famoso de ellos, con una de las frases iniciales más conocidas del idioma inglés, es el número XLIII: "How do I love thee? Let me count the ways… / ¿Cómo te amo? Déjame contarte las maneras en que te amo..."

    • Inicia sesión para responder a las preguntas
  • anneci
    Lv 7
    hace 10 años

    (Coxhoe Hall, 1806-Florencia, 1861) Poetisa británica. Publicó el poema épico La batalla de Maratón a los 14 años, una traducción del Prometeo encadenado de Esquilo (1833) y El Serafín y otros poemas (1838). En 1846 se casó en secreto con Robert Browning, con quien huyó a Italia. Sus Poemas (1850) contienen los Sonetos del portugués. Escribió también la novela en verso Aurora Leigh (1856).

    espero que sea lo que tú pides gracias por tu atención

    • Inicia sesión para responder a las preguntas
  • hace 10 años

    Una gran poeta. Ni mejor ni peor que cualquier poeta.

    Almas de flores

    Nos quedamos contigo, rezagadas,

    las últimas de aquella muchedumbre,

    como voz de quien canta

    y sus propias canciones le enamoran.

    Somos perfume y alma

    de la flor y el capullo.

    Tus pensamientos nos llevamos, cuando

    nuestro aliento respiras,

    hacia los amarantos de esplendores,

    que en las colinas arden,

    hacia tiernas campanas de los lirios

    y grises heliotropos;

    hacia llanos cubiertos de amapolas, que guardan

    tal aliento de sueño y tal sonrojo,

    que, al cruzarlas, los ángeles

    habrán de parecerte más blancos todavía;

    hacia el sesgo del río, de ajo silvestre orlado,

    donde te solazaste un día entero,

    hasta que tu sonrisa trocábase en devota

    y el rezo florecía;

    hacia la rosa oculta en el boscaje,

    que vertía sus gotas de rocío en tu sueño;

    y hacia aquellos asfódelos floridos

    donde tu paso hundiste.

    Tiramos de tu ropa

    y tu pelo alisamos;

    desfallecemos entre nuestras quejas

    y sufrimos, perdidas por los aires.

    • Inicia sesión para responder a las preguntas
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.