¿Es la tristeza algo contra lo que se puede luchar?

Aunque soy una persona alegre, que por lo general siempre me estoy riendo, me siento a veces inclinada a escribir a la tristeza. Quizás sea porque tuve cerca de mi a personas que vivían en una burbuja llena de tristeza, de la cual no podían o no querían salir… Yo a través de aquel cristal que les envolvía... mostrar más Aunque soy una persona alegre, que por lo general siempre me estoy riendo, me siento a veces inclinada a escribir a la tristeza.
Quizás sea porque tuve cerca de mi a personas que vivían en una burbuja llena de tristeza, de la cual no podían o no querían salir…
Yo a través de aquel cristal que les envolvía contemplaba aquel implacable sufrimiento, sin poder hacer absolutamente nada, porque comprendí que su hábitat ya era ese y no estaban dispuestos o no podían cambiarlo por otro, porque parecía que ya no había otro espacio para ellos.
Entonces decidí que si no conseguía sacar de esa burbuja a quien estaba en ella, yo tampoco entraría.
Convertí mundo paralelos en un solo mundo, en donde la alegría se enfrentaba y sonreía a la tristeza y ella implacable no devolvía ni una mueca, señal que permitiera pensar, que comenzaba a marcharse.
La tristeza es en ocasiones un mal contagioso, más fácil será que el alegre acabe triste, que su viceversa.
Porque ella es perversa y busca la destrucción.
La tristeza perfora el alma, dejando unos agujeros tan grandes y sin remedio, por allí se van las ilusiones.

La alegría es un torbellino, como una noria que te da vueltas en el aire y con ellas te lleva a experimentar infinidad de emociones y la maravillosa risa, la que parece romper trocitos de uno y se extiende en el aire como un estruendo.
Pero vivir en un mundo en donde todos los días se tropieza con sus dos partes, deja a uno meditando, por qué la vida se ceba así con muchas personas inundándolas de amargura, en ocasiones sin desearla, no sabiendo ellos mismos el por qué y en otras con unos motivos tan sumamente importantes que les obliga a olvidar la palabra alegría.
Porque pareciera que la otra parte no sea merecedora de la dicha, cuando sabes que tal vez a tu lado, a alguien le ha abrazado la tristeza y no le quiere soltar.
Y se quisiera ayudar, que las manos se multiplicaran en muchas y que la voz dijera las palabras milagrosas y que una pócima mágica les diera la felicidad.

…empuja con fuerza esa burbuja de tristeza, que pretende quedarse siempre junto a ti…

…por las rendijas de la persiana entran los tenues rayos del sol que el otoño regala, con un hermoso día que invita a dar saltos por el monte, correr como una niña traviesa y buscar entre las últimas flores, algún trébol de cuatro hojas para entregártelo a ti buena amiga…

Dedicado a alguien que con sus hermosos rayos, hace resplandecer nuestras noches de foro.

Un beso Luna.

Azul. 4-11-2010
32 respuestas 32