¿(Creyente) ¿podría el ateo alcanzar la vida eterna en Dios?

Creo válido preguntarse: ¿por qué Dios nos pidió una prueba de amor y de confianza, tan difícil?

¿Por qué, dándonos sentidos y cerebro, haciéndonos 'tan humanos', nos pide algo tan sobrenatural, como lo es creer en lo que no vemos ni tocamos?

Y, ¿sería válido para un(a) creyente, creer que Dios NO nos pide tal esfuerzo y que no es condición para la salvación eterna, el creer en Él? ¿O no?

¿Es posible que una persona, cuyos razonamientos son tan humanos que "no puede" creer en nada sobrenatural pero que, respeta al prójimo respetando el Nombre de Dios y las creencias religiosas; que es una persona de bien y que, sobre todo, EL AMOR y la bondad, la caridad, son las virtudes que mueven sus palabras y actos y que dominan su vida, ALCANCE LA VIDA ETERNA EN DIOS?

Creo firmemente que SÓLO EL AMOR SALVA y que no el que diga: 'Señor, Señor'...

Creo en un Dios tan sumamente, infinitamente misericordioso, comprensivo, compasivo.

¿No sería más lógico o posible que alcance la vida eterna quien ama al prójimo y al AMOR MISMO (sin aceptar que está amando a Dios porque es fiel a sus 'sentidos y razonamiento'), que se salve aquel que dice amar a Dios y, se dice religioso pero que no ama ni respeta al hermano que ve, sea este quién y cómo sea?

✿‿✿ Gracias ✿‿✿

14 respuestas

Calificación
  • hace 9 años
    Mejor respuesta

    Hola:

    No podemos descartar la posibilidad de que un ateo se salve, solo y cuando reconozca a Dios en si, como Dios y Señor Dueño de la vida, de hecho hay ateos convertidos al catolicismo, (pues hasta ahora no se de un caso de un converso al protestantismo)

    Al echar una mirada al panorama de la fe católica en el mundo actual, podríamos dejarnos llevar por la quimérica impresión mediática de que más bien está a la baja. A veintiún siglos de distancia cabe la pregunta: ¿aún hay quien se convierte? Y la respuesta es clara y tajante: sí. Aún hay quien se convierte en pleno siglo XXI, a pesar de esa extendida mala imagen que muchos tienen o dan del catolicismo.

    Según el diario Le Monde (cfr. 2 de abril de 2008) entre 150-200 musulmanes se convierten cada año al catolicismo en Francia mientras que el Reino Unido, confesionalmente anglicano, ha llegado a contar con una población de religión católica que ya llega al 16%. O ahí está el caso de Cuba donde de 1990 para acá los católicos han ascendido en un 45% a pesar de ser un Estado ateo.

    El anuario Pontificio 2008 reportó un crecimiento relativo de católicos de 1,4% del 2005 al 2006 (de 1.115 a 1.131 millones de creyentes).

    Generalmente se usa el término “conversión” en referencia a la exigencia de conducir a los no creyentes a la Iglesia de Cristo. No obstante, la conversión (metanoia) tiene también el significado cristiano de cambio de mentalidad y actuación, como expresión de la nueva vida en Cristo proclamada por la fe: es una reforma continua del pensar y obrar orientada a una identificación con Cristo cada vez más intensa a la cual están llamados todos los bautizados.

    El inglés

    “Sabes que no puedes tener una fe religiosa y que ésta sea algo insignificante, porque se trata de algo profundo y tiene que ver con tu misma condición de ser humano”. Educado como anglicano, aunque de padre agnóstico-conservador y de madre neoirlandesa protestante, el ex primer ministro británico, Tony Blair, anunció oficialmente su conversión al catolicismo en diciembre de 2007. Fue el mismísimo cardenal de Westminster quien le recibió en la Iglesia católica en una ceremonia íntima en su residencia privada.

    En la encíclica “Deus Caritas est”, Benedicto XVI recordó que “No se comienza a ser cristiano por una decisión ética o una gran idea, sino por el encuentro con un acontecimiento, con una Persona, que da un nuevo horizonte a la vida”. Toda conversión implica, entonces, un encuentro entre la persona del convertido y la del que motiva a la conversión: Dios.

    La conversión, en gran medida, es la respuesta del corazón, de la inteligencia y de la voluntad a la persona que redimensiona el propio ser; no es sólo la decisión de un día, sino una actitud de fondo que debe realizarse diariamente.

    PERO LA ULTIMA PALABRA LA TIENE EL SER HUMANO DOTADO DE SU LIBRE ALBEDRÍO, PARA ESCOGER LA SALVACIÓN O LA CONDENACIÓN.

    Saludos.

  • hace 9 años

    Es lo que yo siempre he dicho.

    Arojen sus biblias a la basura, pues no hacen más que generar confusión.

    Tan solo limítense a resumirla a una linea que diga "Hay que ser buenos"

  • Latino
    Lv 4
    hace 9 años

    Si conoció el mandamiento o los mandamientos de Dios y no aceptó, no será salvo, porque el lo dice en su palabra " El que oyere y cree y se bautiza en el nombre de Jesucristo será salvo, mas el que no creyere será condenado" no hay otra, pero el que no escuchó de su palabra y fue bueno, de Dios son las decisiones, dijo " Yo tendré misericordia de quien yo tenga misericordia" así que nosotros no debemos juzgar a nadie, por la ultima palabra la tiene Dios

  • Xtrats
    Lv 4
    hace 9 años

    La misericordia del Dios no tiene limites, todo ser humano tiene al alcance de su mano la salvación aun los que dicen no creer en Dios, como lo logran actuando con bondad y rectitud siempre, Jesús dice no todo aquel que dice Señor Señor entrara al reino de los cielos.

  • ¿Qué te parecen las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar la respuesta.
  • Anónimo
    hace 9 años

    Saludos єtєr nἶ∂ą∂.

    Interesante tu pregunta sobre si podría el ateo alcanzar la vida eterna en Dios. Veamos sobre este tema tan importante ante todo.

    El Ateo y la Virtuosidad

    El modo de vivir de algunos cristianos ha alimentado, en ciertas ocasiones, el mito del ateo virtuoso. La falta de coherencia entre la fe y la conducta; el pietismo y el espiritualismo desencarnado; el desprecio de las realidades terrenas, como si fuesen tareas en las que el cristiano no puede mezclarse para no contaminarse; la mezcla de la verdadera fe con creencias vanas o supersticiosas; la reducción de la moral a algunos aspectos, olvidando otros asimismo importantes, etc., han servido de ocasión para pintar de atractivos colores a un personaje que, a pesar de no creer en Dios, vive como hombre honrado. Y esto debe servir de reflexión a los cristianos para tomar conciencia de la importancia de la unidad entre fe y vida.

    De todas formas, cuando se piensa en la fe (y en la moral) predicada por Cristo y en aquellos que lucharon por ser coherentes con ella, incluso a costa de su vida, los santos, parece lógico deducir que los cristianos que exhiben una conducta deshonesta, viven así no a causa de profesar la fe cristiana, sino a pesar de ello. Y si se piensa en las consecuencias prácticas del ateismo militante, también parece lógico concluir que los ateos que dan muestras de vivir las virtudes humanas, viven así no a causa de negar la existencia de Dios, sino a pesar de ello.

    En resumen: pienso que no puede darse un comportamiento ético en sentido pleno, una vida moral plena, con todas las condiciones que exige la palabra "moral" en cuanto al conocimiento y la voluntad -algo que no coincide con lo que se entiende habitualmente por ser "buena persona"-, si se prescinde de la aceptación práctica de la verdad sobre Dios.

    Esta es mi aportación al foro yahooniano.

    Saludos.

    Fuente(s): Yo Mismo.
  • hace 9 años

    estas un poco confuso..dios pide de que nos amemos entre hermanos,no que nos odiemos..todo espíritu que ame,sea ateo o creyente evoluciona y se pone en condiciones espirituales de regresar a los mundos de luz de donde nos alejamos,mucho antes de la formación de el mundo material

  • hace 9 años

    Hola,

    El Catecismo de la Iglesia Cristiana Católica expresa en su Numeral:

    847.-Los que sin culpa suya no conocen el Evangelio de Cristo y su Iglesia, pero buscan a Dios con sincero corazón e intentan en su vida, con la ayuda de la gracia, hacer la voluntad de Dios, conocida a través de lo que les dice su conciencia, pueden conseguir la salvación eterna (LG 16 cf DS 3866-3872).

    Saludos

    .

    Fuente(s): . .- "Jesús sacrificó su vida para rescatarte de la muerte eterna y resucitó para darte vida eterna".
  • hace 9 años

    Al igual que tu, Dios detesta la hipocresía.

    9. IHVH-Adonaï de la promesse n’est pas en retard,

    dont certains considèrent la lenteur, mais il est patient pour vous,

    ne voulant pas que quelques-uns soient perdus,

    mais que tous parviennent au retour.

    (2 Pierre 3:9)

    http://nachouraqui.tripod.com/id50.htm

    Traducción:

    9 Yahvé no es lento respecto a su promesa, como algunas personas consideran la lentitud, pero es paciente para con ustedes porque no desea que ninguno sea destruido; más bien, desea que todos alcancen el arrepentimiento.

    (2 Pedro 3:9)

    Fuente(s): Biblia
  • hace 9 años

    Solamente quienes no conocen a Dios pueden salvarse con obras y sin fe expresa. A todos los demás se nos exige tanto profesión de creencia en él como obras que demuestren que lo que decimos es también lo que hacemos en su nombre. Los negadores, ya sea ateos o agnósticos, no lo harán a menos que se conviertan. Y lo mismo aplica a quienes pertenezcan a otras religiones o sectas o corrientes filosóficas. La conversión y las obras son imprescindibles para alcanzar la Salvación.

  • Anónimo
    hace 9 años

    Según la alegoría del Génesis Adán y Eva creían en cosas que no veían ni tocaban, como que se escondieron de Dios que se andaba paseando por el Jardín del edén "tomando el fresco de la tarde" (Génesis 3:8)

    Esos personajes "se esconden" porque estaban desnudos, precisamente se esconden de una presencia sobrenatural, invisible, impalpable.

    Ahora en cuanto a los ateos, es imposible que alcancen una vida "eterna" porque en el universo no existe nada eterno.

    El problema de la eternidad en la religión judeo/cristiana viene de la religión egipcia.

    Los creyentes buscan la felicidad en la lejanía, los ateos la cultivamos debajo de nuestros pies.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.