Sonia
Lv 7
Sonia realizada en Arte y humanidadesPoesía · hace 9 años

¿Sabías que hoy Ernesto Sábato hubiera cumplido cien años?

Los designios de la vida impidieron la celebración, es uno de mis escritores favoritos.

He tenido la dicha de conocerlo personalmente, hoy le dedico estas letras que comparto con Ustedes.

Buen fin de semana para todos.

HOMENAJE

Por fuera el edificio muestra el paso del tiempo.

Paredes descascaradas inevitablemente hacen recordar la desidia de aquellos que pueden y no quieren.

Techo a dos aguas.

Toboganes de noble madera por donde se deslizará la nieve.

Han pasado varios años desde la última vez que los cubrió una capa de barniz.

El viento costero se llevó cualquier vestigio de pintura.

Asomaron los nudos rugosos, opacos, llorando miserias.

Por la tarde se llevará a cabo una ceremonia para recordar el centenario del nacimiento de un gran hombre de la literatura.

Todos los habitantes de esa isla tan lejana colaboran para cambiar el aspecto del edificio.

No cuentan con ayuda oficial.

El jardinero sacará de su jardín algunos pensamientos y ciclamen para vestir los canteros desiertos.

Al dueño de las letras le hubiera gustado que alguna flor resistente al frío, adornara la entrada de la biblioteca que hoy llevará su nombre.

No se parecerán a las buganvilias que abrazan las paredes de la antigua casa que ocupó hasta su partida.

Es necesaria una nota de color para recordar a esa figura de talla pequeña que albergaba a un gigante.

Pocas flores para contener el sueño de las gotas de rocío o los copos blancos de nieve.

Un hogar de piedra contiene los leños encendidos.

Crepita el fuego regalando una melodía atizada por el hierro negro que acomoda cada trozo de leña para que el calor sea parejo.

Desde el alto valle de otra provincia, rezagado llega el transporte de la florería.

En el interior guarda un tesoro inmaculado.

Flores blancas serán ubicadas debajo de la gigantografía que ocupa una de las paredes.

El artista que lo fotografió supo captar la inmensidad de su mirada.

Los lentes de marco grueso no pudieron ocultar la calidez de esos ojos inquietos que todo observaban.

Pasó la vida escudriñando momentos.

Cien soles en muchas ocasiones fueron ocultados por las tinieblas.

Hoy hubiera cumplido cien años un grande.

Bohemio, amante de la vida, respetuoso de todos los humanos, a ninguno le preguntó de dónde venía.

Los chicos de la ciudad prepararon fragmentos de su vida.

Muchos se conmoverán cuando sepan que ese ser tan especial, cuando notó que la vista se apagaba para seguir escribiendo, volcó su arte en la pintura.

Imágenes dolientes son fiel reflejo de instantes atormentados.

Colores fuertes con el propósito de atemperar el paso inexorable del tiempo.

Tal vez hoy muchos no recuerden a ese hombre sabio que se expresó a través de las letras.

Al hombre que antes de quedar sin luz en la mirada anticipó su propio fin.

Jamás habrá final para un ser de carácter fuerte y sensibilidad a flor de piel.

Un aplauso cerrado da por finalizada la ceremonia.

Palmas rojas posibilitarán que llegue al cielo donde habita desde hace poco tiempo, el reconocimiento de muchos lectores anónimos.

En el último peldaño de la escalera de cristal que lleva al universo, muchas voces dirán: Gracias maestro.

El aroma de cientos de flores inundará con su aroma la eternidad.

http://www.youtube.com/watch?v=v0NoHN1TU5I

Youtube thumbnail

11 respuestas

Calificación
  • hace 9 años
    Mejor respuesta

    Qué precioso homenaje a este gran hombre de la literatura.

    Todo tu relato es un belleza y de corazón te felicito..

    Y ese último verso es espectacular:

    "El aroma de cientos de flores inundará con su aroma la eternidad..."

    Sinceramente bello tu escrito..

    Rafael D

    Fuente(s): Rafael D
  • hace 9 años

    mejor homenaje no le pudiste hacer a sabato si estuviera y lo leería estaría muy orgulloso de ti

    te comento amiga que hoy también cumpliría 100 años el mas grande piloto que tuvimos j.m.fangio

    un abrazo y u feliz fin de semana

  • hace 9 años

    Hermoso homenaje le has hecho amiga. El mio, son sus palabras.

    Dijo don Ernesto.

    Me hago un té y me meto al estudio a pintar."

    A pintar cosas muy tristes. ¿Alguna vez pensó por qué sus cosas son tan tristes? A menudo las que escribe, las que pinta siempre. Los personajes de sus telas lanzan gritos de dolor y terror en medio de paisajes desolados. "Pero... pero... pero... ¿de qué serviría la novela, la pintura, si no lograra encontrar el sentido profundo de la existencia del hombre? ¿De qué? ¿Conoce usted a alguno de los grandes que se proponga, simplemente, alcanzar la belleza? Claro que en la obra del artista hay belleza, pero detrás de ella está el dolor. Es una belleza golpeada, desgarrada por el dolor." Santiago Kovadloff dice que el acento, en sus novelas, recae sobre la existencia humana entendida, ante todo, como un dilema moral y metafísico.

    Un abrazo de osa.

  • Ambar
    Lv 7
    hace 9 años

    Espléndido tu homenaje a tan eximio escritor. Siempre supe su fecha de nacimiento, coincidía con el de Gardel y con el de Juan Manuel Fangio, otros dos personajes importantes en nuestra historia.

    Vaya para ellos nuestro recuerdo y si hay otro mas allá, que estén reunidos compartiendo sabiduría y bonomía. Gracias amiga por lo que brindas.

  • ¿Qué te parecen las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar la respuesta.
  • hace 9 años

    Muy bueno tu homenaje a este gran escritor .

    Recordemoslo juntas Sonia

    Gracias por tu interesante aporte...como siempre.

    Ernesto Sábato nació en Rojas, provincia de Buenos Aires, en 1911. Hizo su doctorado en física y cursos de filosofía en la Universidad de La Plata. Trabajó luego en el Laboratorio Curie, en París, y abandonó definitivamente la ciencia en 1945 para dedicarse exclusivamente a la literatura.

    Ha escrito varios libros de ensayos sobre el hombre en la crisis de nuestro tiempo y sobre el sentido de la actividad literaria -El escritor y sus fantasmas (1963), Apologías y rechazos (1979)-, y tres novelas: El túnel (1948), Sobre héroes y tumbas (1961), y Abbadón el exterminador (1974).

    Dice Sábato: "Puede parecer un acto de horrible esnobismo que tres crisis fundamentales de mi vida se sucedieran en París, pero efectivamente así fue. La primera se produjo en el invierno de 1935, cuando yo era un muchacho de 24 años. Desee 1930 milité en la Juventud Comunista, cuando la dictadura del general Uriburu. Abandoné estudios, familia y mis comodidades burguesas. Viví con nombre supuesto en La Plata, en cuyos suburbios estaban los dos frigoríficos más grandes del país, donde se explotaba despiadadamente a toda clase de inmigrantes, que vivían amontonados en tugurios de zinc, rodeados de pantanos de aguas podridas. Repartíamos manifiestos, participábamos de la organización de huelgas. Hacia 1933 fue ya secretario de la Juventud Comunista, cuando habían empezado mis dudas sobre el estalinismo, y entonces resolvieron mandarme a las Escuelas Leninistas de Moscú, a purificarme. Si hubiese ido, no habría vuelto jamás vivo. Tenía que pasar previamente por Bruselas, por un congreso contra el fascismo y allí supe con horrendos detalles de los "procesos" de Moscú. Me escapé a París, viví un invierno muy duro en la piecita de un compañero disidente, mientras el partido me buscaba. Logré volver a la Plata, donde proseguí mi carrera en física-metemática. Cuando terminé mi dieron una bourse para trabajar en el laboratorio Curie, donde trabajé durante casi un año y, allí en París, asistí a la ruptura del átomo de uranio, que se disputaban tres laboratorios: ganó la "carrera" un alemán. Pensé que era el comienzo del Apocalipsis. Viví en una confusión horrible, mientras escribía mi primera novela y cometí la infamia de dejar que Matilde se volviera a la Argentina con nuestro primer hijo, de pocos meses, mientras yo tenía una amante rusa. La tercera crisis fue consecuencia de todo esto, y de mi vínculo con los surrealistas: Domínguez, Matta, Wifredo Lam y otros. En otro día de invierno fuimos con Domínguez, a la tarde, al Marché aux Puces y volvimos después en el Metro hasta Montparnasse, donde tenía su estudio Domínguez. En la calle, ya era de noche, en un especie de nevisca, Domínguez se detuvo y me dijo:"¿Qué te parece si esta noche nos suicidamos juntos ?" No era una broma, era muy propenso, como lo probó años después. Yo me negué, aunque también me atraía el suicidio: me salvó mi instinto, y aquí estoy, junto a la Matilde de todos los tiempos, una de esas "mujeres fuertes de la Biblia", que está muriendo, en medio del dolor más profundo de mi vida, en el final de una existencia muy compleja." (Ernesto Sábato, 24 de enero de 1995)

    Bendiciones

    Fuente(s): Besos Mariposa
  • ---
    Lv 6
    hace 9 años

    Bello tu homenaje amiga a tan eximio escritor. Hermoso texto el que expones.

    No te quites la ropa............

    http://www.youtube.com/watch?v=Fd4SUcu6jy0

    Youtube thumbnail

    http://www.youtube.com/user/Lucianopoeta1

    (Luciano)

    .

  • hace 9 años

    Sonia, suerte que vos con tu gran delicadeza y ese hermoso video, le rendís homenaje al MAESTRO DE LAS LETRAS, don ERNESTO SÁBATO, si lo sabía porque el cumplía años el mismo día que don JUAN MANUEL FANGIO, pariente de mi nuera,. y también cumpliría esa edad, eran muy amigos, y del mismo día y año.

    Siento que los argentinos todavía no le rindieron a SÁBATO el homenaje que se merece, nada ni nadie ha jablado de él después de muerto, los programas decadentes de la TV. ninguno de ellos le ha dedicado nada. es una vergüenza, porque todos los días vemos desfilar vedetongas de 4ta. y se gastan horas y horas de TV. para ellas, así estamos, y bueno como le digo todos los días a mi esposo, ES LO QUE HAY, DESGRACIADAMENTE, gracias amiga por acordarte de él.

  • hace 3 años

    buen dia amiga a nuestro país no ha llegado mucho de tan impressive escritor, pero te agradezco tu aporte para que estas mentes brillantes no se olviden y sean universales un saludo

  • hace 9 años

    si, lastima q ya falleció

  • Anónimo
    hace 9 años

    ¿Quien?

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.