¿ººººº LA HISTORIA DE ANA ººººº?

Ana miró sus manos envejecidas. Hacía ya una hora que permanecía sentada en el borde de su amada fuente. Llegaba la Primavera y los botones de rosa estaban a punto de florecer. Su mirada algo nublada le arrancó un llanto silencioso...cuánto lo extrañaba. Estrechó ambas manos y en su ruego miró el cielo... mostrar más Ana miró sus manos envejecidas. Hacía ya una hora que permanecía sentada en el borde de su amada fuente. Llegaba la Primavera y los botones de rosa estaban a punto de florecer. Su mirada algo nublada le arrancó un llanto silencioso...cuánto lo extrañaba.

Estrechó ambas manos y en su ruego miró el cielo oscurecerse...como un tapujo de recuerdos escuchó sonrisas de sus hijos cuando niños.
Descalza caminó por ese cèsped que llevaba su inicial. Parece que fue ayer cuando las manos de su amado lo había sembrado para sorpresa de Ana.

Cuànto se puede almacenar a lo largo de una vida?- se preguntaba Ana.
Sus pensamientos parecían un barco suelto en alta mar, podía recuperar de las profundidades recuerdos inverosímiles así como recoger caricias y noches de completa felicidad a lado de su más grande amor.

Miró aquella casa que con sacrificios fue la que habían soñado desde antes de casarse.
-Cuántos hijos tendremos?
-yo quiero ocho
-ocho?...pero es que, eso ya es una multitud Ana!
-yo quiero ocho.
-jajajajajajajaja...

La noche tenía un resplandor en el cielo que alegraba la mirada de Ana. De cierto, poco a poco iba perdiendo la visión pero, aun podía distinguir colores, aromas, podía soñar, podía revivir y lo más importante no había dejado de Creer.

Soltó su cabello largo y de un brillante color plata. Levantó el rostro y cerró los ojos, se entregaba al aposento de todos sus recuerdos. Pudó verlo frente al altar nervioso pero contento. Le sudaban las manos; Ana llegaba en su carruaje, impecable y màs que hermosa con su vestido de novia, en el ramo llevaba toda su esperanza puesta en ese matrimonio.

Còmo se hace para no olvidar lo màs importante de tu vida?
Ana permanecía con los ojos cerrados aun...esa primera noche en los brazos de su guardián, de su héroe...suspiró alegre, se sintió libre de expresar todo lo que había contenido a lo largo de la espera, de la ausencia, de la lejanìa, de las dificultades...
Una noche, una sola que abarque ese amor que nace un dìa con tan sólo tener enfrente a esa persona que dispara nuestros sentidos y nos hace ver de otro color la vida.
Así se sintió Ana aquella noche...liberada de su llanto, enternecida por los recuerdos, abrigada por ese amor que aun le hacía sentir mariposas en el estómago como la primera vez.

De pronto, distinguió el rostro de su amado, allá en lo alto; le sonreía y ella rompió el silencio con un Te amo. Ana no contuvo las ganas de irse con él, perderse en el infinito del Universo y seguir extendiendo sus aventuras con él. Pero su rostro cambió cuando lo vio desaparecer entre la espesa niebla. Ana no podía soportar la soledad en la que había terminado todo. Sólo los fines de semana podía compartir con sus nietos. Sus hijos la amaban pero, no podían estar con ella mucho tiempo...
Taraleó su canciòn favorita y volvió a cerrar los ojos imitando el vals de su boda...sus pies se arrastraban sobre el césped fresco y verde...sentía la libertad en su máxima expresión...

Cuánto pasará más para volver a verte amado mío? Aún me recordarás o perderé todos mis recuerdos cuando encuentre el punto final de mi existencia?- Ana silbaba y seguía, con soltura, bailando por todo el jardín y en cada movimiento, una rosa despertaba...¿Cómo así?...Daba la impresiòn de un cuento de fantasía. Aquella anciana brincando como niña y sonriendo por aquél pasado que la envolvía.
Volvió a escuchar las sonrisas de sus hijos, sus primeras palabras...Ciertamente ocho tuvo.
Los últimos, un par de gemelos, que la adoraban como sólo Dios adora su Creación. Tenía la esperanza de que algún día volvieran a pisar la tierra que los vió nacer pero, Ana no sabía si para cuando eso ocurriera, ella aún con vida seguiría...

Cuando se pierde a los padres, se es huérfan@; cuando se pierde a la pareja, se es viud@, cuando se pierde un hijo...no hay títulos...Ana pensaba en cuál sería el desenlace que Dios tendría para ella; había vivido lo suficiente después de que su amado partió primero.
Una corriente de aire fresco chocó en su cara, Ana sintió frío y decidió que ya era momento de entrar a la casa. Estando dentro, recorrió con la vista todo el lugar; suspiró nuevamente y con más fuerza.
¿Por què suspiras amor?
La sonrisa joven de Ana demuestra un cortejo y contesta: Por tí. Sólo por tí.

Aquèl hombre al que Ana había dedicado toda su vida había sido el único que le devolvió el entusiasmo de creer en la promesa de un hombre que por amor iría por ella.
Ana pasó su mano por aquél árbol pintando en el pasillo, miró la foto de sus hijos, de sus nietos, del hombre que tanto la había amado.

Ana se encerró en su habitación; se recostó en la cama, no podía dejar de pensar cuan feliz y agradecida estaba con la vida que le tocó...Dios los bendiga a todos por haberme hecho la mujer màs feliz. Cerró los ojos y ya nunca más despertó.
Se puede perder todo pero nunca la Promesa de VOLVER A CREER

http://www.youtube.com/watch?v=SLjuBWOGd...

16 respuestas 16