¿Steve Jobs hubiese podido montar la empresa en vuestra nación o sería imposible?

Al abandonar sus estudios universitarios, habría sido rechazado por la sociedad y considerado un fracasado. Habría tenido que trabajar en un taller mecánico, con un horario extenuante que no le habría dejado tiempo para pensar, y con un sueldo que no le habría dado lo suficiente para sobrevivir con dignidad. Su... mostrar más Al abandonar sus estudios universitarios, habría sido rechazado por la sociedad y considerado un fracasado. Habría tenido que trabajar en un taller mecánico, con un horario extenuante que no le habría dejado tiempo para pensar, y con un sueldo que no le habría dado lo suficiente para sobrevivir con dignidad.

Su empresa, fundada en el garaje de la casa, habría sido cerrada por los inspectores

Jobs habría pasado meses o años tratando de dar de alta la compañía ante Hacienda, y la elegación o el municipio. Al final no habría tenido dinero para pagarle al notario.

En lugar de la primera computadora, la Apple 1, de 1976, su firma habría generado una torre de multas y requerimientos de la autoridad. Es muy probable que, después de algunos intentos, Jobs hubiese optado por vender calculadoras chinas en un semáforo de la ciudad.

Suponiendo que hubiera podido realmente empezar una empresa, ésta seguramente se habría quedado siempre pequeña. Jobs habría tenido que dedicar todo su tiempo e inteligencia para resolver problemas con Estado y el gobierno y los sindicatos, que lo habrían extorsionado impunemente. Las posibilidades de innovar y generar nuevos productos se habrían visto asfixiadas de raíz.

En caso de que hubiese podido desarrollar nuevas computadoras, los oligopolios en el negocio hubiesen unido para impedirle alguna penetración significativa en el mercado. Sus grandes rivales, por otra parte, habrían sido subsidiados por el gobierno.

Suponiendo que hubiese tratado de alcanzar el mercado internacional, sus costos habrían sido demasiado altos para competir. Los aranceles para importar piezas hubiesen elevado el precio de su producto final, mientras que los costos, lo hubiesen sacado del mercado.

Los reguladores, por otra parte, hubiesen intervenido de inmediato si hubieran visto que tenía éxito. Tras producir sus primeros ordenadores los burócratas le hubiesen impedido entrar al mercado del internet, la telefonía o la música. Para eso necesitaría nuevas autorizaciones del gobierno y de derechos de autores SGAE.

Pero vamos a suponer que, a pesar de todo, Jobs hubiera podido crear una empresa remotamente cercana a la Apple con valor actual de 340 mil millones de dólares. Entonces hubiese surgido un movimiento político para castigarlo por su éxito. Se le acusaría de ser demasiado exitoso en lo empresarial y demasiado rico en lo personal. El gobierno decretaría un impuesto especial que le impediría seguir trabajando.

No es suerte que Steve Jobs haya podido lograr sus éxitos en el norte de California y que en España no hayamos tenido nunca un empresario tan revolucionario como él (los tenemos muy ricos, subvencionados, esclavistas lobbystas, es cierto, pero no innovadores). Si Steve Jobs hubiese sido Español, es muy probable que hubiera terminado trabajando en la economía informal. O de esclavo con la boca cerrada Son las circunstancias las que definen hasta dónde puede lograr su potencial un individuo.
2 respuestas 2