¿Les gustaría saber algo de mi historia personal?

Todos los días leemos y contestamos preguntas, compartimos nuestros sentimientos, pero a veces quisiéramos saber algo más de esa persona que está detras de esa pregunta, o de esa respuesta, o de ese comentario, o de ese poema que nos conmovió hasta las lágrimas; y tal vez él ni se entere. No sé si es buena... mostrar más Todos los días leemos y contestamos preguntas, compartimos
nuestros sentimientos, pero a veces quisiéramos saber algo más de esa
persona que está detras de esa pregunta, o de esa respuesta, o de ese
comentario, o de ese poema que nos conmovió hasta las lágrimas; y tal
vez él ni se entere. No sé si es buena idea, pero se me ocurrió copiar aqui
el prólogo de mi libro "MANUAL DE UN TROVADOR", donde cuento parte de
mi historia personal. Al menos a mi siempre me interesó saber algo más de
los personajes que están detrás de lo que leo, y mucho más si son amigos
con quienes comparto cosas todos los días.


A MODO DE PRÓLOGO

Nací un cinco de febrero
En un pueblo de Galicia
Mientras la nieve caía
Al despuntar la mañana
Cuando estallaba en España
Una guerra fratricida

Eran mis padres maestros
A ultranza y de vocación
Y solo con corazón
Con lo poco que ganaban
-A penas un real sobraba-
Ejercían su función

Se compraba de fiado
Pagabas cuando podías
La cosa estaba jodida
Para quien no tenía hacienda
O una parcela de tierra
De donde sacar comida

Mas como la gente es buena
En esos pueblos de Dios
Y aún existía compasión
Nunca nos faltó comida
Quien nos diera una gallina
O un cuarto kilo de arroz

Con el tiempo eso se olvida
Hoy las cosas han cambiado
Nuestros hijos no han pasado
Por una guerra mi amigo
Y todo cuanto les digo
Suena como a exagerado

Quiera Dios que nunca vuelva
A estallar guerra entre hermanos
Pues no existe peor daño
Que pagar con la venganza
Que es lo que pasó en España
Cuando la guerra ha acabado

Un día de allí partí
Y fui a parar a un convento
De lo que no me recuerdo
Es si era lo que quería
Pero mi madre decía
Que ese era el camino cierto

Porque mi padre había muerto
Y mi hermano se había ido
Cuál sería mi destino
Si quedaba en ese pueblo
Un futuro bien incierto
Cuando yo era solo un niño

Estudié casi trece años
Hasta que un día me ordené
Y un sueño yo realicé
Misionar en otras tierras
Irme para las Américas
Y hacia Argentina embarqué

No fue lo que yo pensaba
Y los hábitos dejé
Poco después me casé
Tuve tres hijos hermosos
Y cinco nietos preciosos
Un regalo en la vejez

Veintitrés años después
El amor se terminó
Llegó la separación
Con dolor y mucha angustia
Y aunque no supe si justa
Fue decisión de los dos

No soy hombre a quien le guste
Estar solo y sin mujer
Poco después la encontré
A una mujer que la quise
Vivimos fuimos felices
Todo parecía ir bien

De nuevo me separé
Catorce años después
Y por mis muertos juré
No volverme a enamorar
“Nunca digas nunca más”
Ahora quiero a otra mujer

Solo le pido hoy a Dios
Saber mis pasos guiar
Hasta llegar al final
Y hacerla feliz a ella
Y hasta el día que me muera
Nunca dejarla de amar

Esta es mi historia señores
Pero aquí no es que termina
Todos los años de vida
Fueron para mi experiencia
Es por eso que aquí empieza
Una historia muy distinta

La historia de mi poesía
De mi trova y de mi verso
De mis glorias mis lamentos
Con las penas y alegrías
Y el cantar que llevo dentro

Siempre amé también me amaron
El amor fue norte y guía
La mujer canto a la vida
Y el dolor y el sufrimiento
Algo que viví por dentro
Fingiendo que sonreía

Canto al amor y a la vida
Llevo el tango bien adentro
Llevo la danza en mis versos
Las cosas malas y buenas
Que corren hoy por mis venas
Y un mundo lleno de sueños

Canto a la flor y a la espina
A la vida y a la muerte
Al que nunca tuvo suerte
Al leal como al traidor
Pues el tango es de a dos
No hay mala ni buena suerte

Seguro quieren saber
Lo que pienso de mi mismo
Se lo diré sin remilgos
Soy mi canto y mi lamento
La expresión de lo que siento
Porque lo que siento es mío

Y así como Martín Fierro
Del gaucho sabía las mañas
Para prevenir celadas
De la gente yo estudié
Su modo de proceder
Para saber dónde falla

Ha pasado mucha agua
Bajo el puente desde entonces
Los “gauchos” no usan facones
Frecuentan las oficinas
Usan corbatas muy finas
Y existen también ladrones

Por eso canto señores
A la pena a la alegría
A la querencia a la inquina
Al valor la indiferencia
Al que alaba al que desprecia
O llora por una mina

Y aunque me falte vigüela
Para cantar lo que siento
Tal vez me baste el lamento
De un ronco bandoneón
Donde gime la pasión
Del hombre y esto no es cuento

Al que me quiera escuchar
Muy pronto habrá de saber
Que mi canto es el de él
Pues quién no sufrió de amor
Quién no lloró ante un dolor
O se resignó a perder

Sepan entonces señores
Leer y tener paciencia
Que aunque no todas sean ciertas
Las cosas que aquí se dicen
Su conciencia las distingue
Son sus verdades que cuentan

PePe Arias

Ustedes hacen la diferencia.
18 respuestas 18