¿Qué tan bueno es crecer e intentar?

EL INTENTO. No he de ser yo la mansedumbre de criterios ni la plácida desfachatez de los profanos. Dejé atrás el sueño roto y la languidez de ser flor de un día entre carmines entre melancolías llenas de vacío. Loca razón me ensombrece. De la agónica pasión, insulsa y rala ¡Nunca seré vertiente! No... mostrar más EL INTENTO.

No he de ser yo
la mansedumbre de criterios
ni la plácida desfachatez de los profanos.
Dejé atrás el sueño roto
y la languidez de ser flor de un día
entre carmines
entre melancolías llenas de vacío.

Loca razón me ensombrece.
De la agónica pasión, insulsa y rala
¡Nunca seré vertiente!
No calzo pasos en vilo que marginen
mi geometría sin reglas…
Llamo a la paz: ¡Paz!.
Llamo a la guerra: ¡Guerra!.

Por eso es que me ahogan
los muertos que aún cargan sus larvas
y gritan necias voces
a mil trinos que confunden
y ensordecen sin más.
Nacen de la nada y a la nada van
solo en deseo de torcer
el andar de los sabios que luchan.

No he de ser yo…
¡La callada y mística!
Tal vez abedul de mil raíces
que sediento vaga y forja su nombre
entre los grandes despertares
a manera de arrulló
envuelto en plata y goces de miel
que baña al mundo de ardores
y esperanza tallada en mármol.

Intento ser algo más que una hegemonía
en reto
y de la vida la sazón…En destellos niños…©
9 respuestas 9