Anónimo
Anónimo realizada en Sociedad y culturaReligión y Espiritualidad · hace 7 años

¿Por que algunas personas no toleran las criticas constructivas a su modo de pensar?

Ya se que hay que respetar a todas las religiones e ideologías, y no es bueno imponer una idea sobre la otra, pero algunas personas simplemente se ponen iracundas por el hecho de que se critique partes negativas a su religión o modo de pensar (incluido el ateísmo).

Se enojan porque se critique su libro sagrado, o los crímenes que algunos cometieron en nombre de su religión.

Pero es parte de la personalidad humana criticar las cosas y más si son negativas, como criticamos una película, criticamos al gobierno, criticamos la comida, casi todo.

El hecho de criticar las cosas hace que justamente esas cosas se mejoren, tanto en sus actos como en su modo de pensar, en vez de quedarse con sus aspectos negativos.

Saludos a todos y gracias por sus respuestas.

Actualizar:

@Warrior, pero también me refiero a cosas que a veces se dicen sin el animo de intentar ser "Destructivas" por ejemplo, cuestionar si Jesús en realidad fundó la iglesia católica o no.

O también decir que ALGUNOS musulmanes están siendo extremistas por el vídeo "La inocencia de los musulmanes" (con lo cual tampoco se puede "meter en el mismo saco" a todos los musulmanes.

A esa clase de críticas me refiero.

Saludos.

30 respuestas

Calificación
  • hace 7 años
    Mejor respuesta

    Considero que el no saber escuchar otras opiniones, es una falta de capacidad de aprendizaje que hace involucionar en el Pensamiento, desconocer realidades y permanecer en un estado de 'burbuja' intelectual muy deficiente, semejante al de no permitirse la Duda o a la de negarse a la investigación de fuentes contrarias a la propia postura.

    Esa impericia racional y conductual, conlleva iras, rechazos, venganzas, insultos o cualquier manifestación de un descontento íntimo y generalmente, inexpresable.

    Se adecua a cualquier creencia o posición política, filosófica, económica, religiosa, etc.

    Es todo un trabajo aprender otros conocimientos y culturas, la Historia, los documentos y tantísima cantidad de informes y textos que son fundamentales a la hora de expresar una opinión discretamente 'respetable'.

    Yo no puedo discutir Levítico, si no lo he leído. Como tampoco a Nietzsche, a Asimov, a Homero o a Descartes. Es mínimo y elemental.

    Después viene la etapa de entrar en el debate superador de ideas, en la confrontación de 'supuestas verdades', de las contradicciones.

    Solamente cuando se asimilan la mayor cantidad y variedad posibles de 'fuentes', se está listo para mantener con firmeza una postura.

    Criticar es fácil, porque la 'crítica vacía' es impune. Y los críticos, no siempre son expertos, sino que muchas veces carecen del Saber y lo reemplazan por la frivolidad de negar o vilipendiar.

    Lo esencial son la 'autocrítica', la observación de los eventos, la paciencia para escuchar, la 'frialdad' para ser lo menos parciales que nuestra subjetividad nos permita.

    Y eso es difícil, porque pone en peligro a nuestro Ego....

    Así nace la 'defensa propia' y se convierte en intolerancia. Por inseguridad personal...

    Muy buena pregunta, Mauro! Un gusto verte! Saludos.

  • Jushak
    Lv 7
    hace 7 años

    Voy a partir de un ejemplo cotidiano. Supongamos que somos compañeros de clase y por x razones surge una situación en la que yo critico a tus padres y su forma de educarte con demasiada severidad. Tu primera reacción va a ser defender a capa y espada a tus padres y justificarlos.

    En religión, el Padre es dios, la educación la biblia y el contexto religioso en el que se ha nacido. Una persona creyente no tolera que se critique a su padre ni su educación porque cree a ciencia cierta que lo vivido es real y es su marco de referencia. Por mucho que intentemos hacer críticas constructivas, la personalidad del creyente y el uso que haga de su fe tienen mucho que ver con cómo percibe la crítica . Esto es pura psicología.

    Un creyente cuya fe redunda en beneficio de otros cuyos efectos se ve en la practicidad es un creyente coherente. Por ejemplo, Teresa de Calcuta o Vicente Ferrer. De ahí que fueran un dolor de cabeza para el Vaticano. No imponían como padres autoritarios la fe. Creían pero lo demostraban con actos. Y eso sí, a cambio de nada. Porque ellos no querían evangelizar a nadie. Daban porque lo sentían.

    Un creyente cuya fe es utilizada para convencer no es creyente. Es demagogo y dictador porque no ha entendido entonces el verdadero sentido de la religiosidad. Evangelizar no es creer en dios porque es un "te ayudo si crees en mi dios" y eso es chantaje.

    Tristemente los creyentes del primer tipo escasean.

    Sea como sea, la lucha o conflicto interno de un creyente va desde el sentimiento al padre que "me castiga" hasta el padre que "me quiere". Es un amor/odio a dios como figura paterna de la que no se han emancipado y dependen tanto de él que lo temen. Siempre hago el paralelismo con el Síndrome de Estocolmo.

    ¿Críticas constructivas? Solo los creyentes coherentes las aceptan.

    Fuente(s): Psicología de las religiones
  • Anónimo
    hace 7 años

    Hay dos extremos en esta pregunta:

    El extremo uno, donde hay personas que no soportan comentarios contrarios o simplemente diferentes a lo que ellos creen. Dichas personas tienen un fanatismo extremista (sea el tema que sea hayan tocado en conversación).

    El extremo dos, donde hay personas que apelan a la "libre expresión" para lanzar una serie de improperios con al etiqueta de "crítica". Dichas personas caen en el libertinaje de ofender por delante de argumentar, cometiendo MUY a menudo falacias ad hominem, ad verecundiam o ad baculum.

    Dentro de ese punto medio entre dichos extremos, tenemos a las críticas constructivas.

    Una crítica constructiva, a mi parecer, es la que es lo más objetiva posible. Y esta objetividad implica criticar la parte buena y la parte mala. Si solo criticas la parte mala, entonces dejas de ser objetivo y solo caes en el pesimismo. Si solo criticas la parte buena, entonces eres todo un lambiscón.

    Las personas que no toleran las críticas ajenas, es porque simplemente reflejan su propia inseguridad ante sus creencias. Esto es comprensible, debido a que muchas personas basan su filosofía de vida en creencias externas (y muchas veces impuestas), que cuando se cuestionan, entran en conflictos existenciales que pueden llevar a espirales de depresión y de pérdida del sentido de las cosas y de la vida. Espirales que todos a nuestro modo, tratamos de evitarlas.

    También, estoy de acuerdo con Liliana en el punto que la poca tolerancia a las críticas, además de lo que menciono, es signo de la poca cultura general y educación que tiene dicha persona.

    Por lo demás, interesante pregunta.

    Saludos... :3

  • Anónimo
    hace 7 años

    Esa misma pregunta o similar a la tuya me la hice yo a mi misma y entonces fue cuando dejé de participar en esta sección.Porque hay intolerantes,no respetan las ideologías,creencias,preguntas y opiniones de los demás.Si respondes con educación y respeto,ponen pulgares hacia abajo solo por pura soberbia o porque le cae mal el usuario,eso significa que tienen una actitud infantil.No quieren que participen los ate@s,pero sin embargo les dedican preguntas,con lo cual es ilógico.Y siguen sin comprender,que esto es una página pública,de preguntas y respuestas,que participa quien quiera y cuando quiera,en la sección que los usuari@s les de la gana de estar.Que todos tenemos libertad de expresión y podemos opinar lo que queramos sin ofender a nadie.Pero se ve que algun@s,no logran o no quieren comprender.Saludos Mauro.

  • ¿Qué te parecen las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar la respuesta.
  • hace 7 años

    yo creo que radica en la sensación de apego y dependencia de querese sentir identificado con algo pero no solo es, sino que existe no solo la esperanza : eso mas una especie de compromiso de que a lo que se ha elegido pertenecner nos representa internamente y hasta socialmente. Hay una estrechez en la idea un favoritismo. ES ahi cuando sufre reacciones ese pilar cuando es cuestionado y entonces se percibe comprometida la existencia.

    Pero por otro lado considero que tambien es algo que está relacionado con un aspecto cultural, incluso entre países. Hay veces en que un simple debate es considerado una discusión y una pelea. Una vez escuche a Pedro Ferriz. de Con que esta tendencia era mucho del mexicano; en mi país se considera en una exposición de debate, el debate mismo como una conversación que tiene que llegar a un punto en que todas las opiniones concierten. Cuando no tiene que serlo.

    En otras ocasiones precisamente lo contrario también NO NECESARIAMENTE BUENO pasa que hay una tendencia a ceder ante la opinión de otro y tomar su critica como constructiva si ese otro lo consideras bajo algún aspecto mas eminente que tú; sucede cuando admiras la posición de alguien sobre su historial, sobre quien es, a que se dedica etc, Sin embargo hay que evitarlo. En este caso hay una sensación de que que existe una piedra angular en algún punto y se deduce que el mas erudito en el momento, está mas cerca de la realidad que se está buscando, es la sensación " DEL MAESTRO". eso es algo que me ha pasado en alguna ocasión, pero creo en este caso es todo lo contrario.. lo que quiero decir es que hay un efecto de estrechez por el peso por una idea en particular, pero que sin embargo no necesariamente termina en una intolerancia, sino todo lo contrario y más peligrosamente por que acaba por aceptarse algo ( como una critica) por el simbolismo que carga.

    Es aqui donde a veces al decir todos "sí", suceden guerras y movimientos como los que acabas de mencionar. El nacionalismo se mueve en base a eso, el fanatismo y las dos fuentes, tanto de la itolerancia como la del NO CUESTIONAMIENTO comparten y trabajan juntas PERFECTAMENTE.

    saludos.

    ...... Mauve

  •  
    Lv 6
    hace 7 años

    SUPONGO QUE ES POR QUE LO VEN COMO UN ATAQUE O UNA BURLA Y SIENTEN QUE SU MODO DE PENSAR A SIDO PUESTO EN RIDÍCULO.

    A MI SENCILLAMENTE NO ME MOLESTA QUE CRITIQUEN MI FE, NO LE VEO EL POR QUE, SIMPLEMENTE ESCUCHO SUS CRITICAS Y YA.

    DEPENDE DE LA FORMA DE SER DE LA PERSONA Y EL MODO EN QUE FUE FORMADO POR SU ENTORNO PARA LIDIAR CON PENSAMIENTOS AJENOS.

    SALUDOS Y BENDICIONES!!

  • Apolo
    Lv 7
    hace 7 años

    La crítica debe ser constructiva, y quien la haga debe ser erudito en la materia. Un teófobo no es autoridad para criticar las Santas Escrituras.

    Deja que la fe ajena haga su trabajo, y duerme en paz con tus propias ideas.

    Fraternal abrazo

  • Anónimo
    hace 7 años

    nah suele pasar... le llamaria inmadurez :D

  • hace 7 años

    Aparte de la intolerancia también se le caracteriza como los de mente cerrada, es decir, piensan que existen una verdad absoluta y única y que esa verdad nadie la puede tocar ni cuestionar. Y todo ello también lleva a un atributo aun más serio, narcicismo.

  • Anónimo
    hace 7 años

    Fanatismo en exceso, porque crees que yo hago preguntas que critican las falla de lo que ellos estan seguros que es una perfeccion,PARA ELLOS SON PREGUNTAS INCOMODAS y puedes revisar las groserias o el tono en que me responden.... Nadie es perfecto pero los fanaticos no lo entienden...Todos debemos aprender a escuchar al otro aunque no comulgue con nuestras propias creencias. Salu2

    Fuente(s): Yo mismo
  • hace 7 años

    Hay quienes ni siquiera toleran un comentario que vaya en contra de sus ideas; ni siquiera toleran que otro piense diferente a ellos. A tal grado puede llegar la intolerancia. Concuerdo en que como seres humanos sociales tendemos a criticar todo, pero a diferencia de cuando criticamos una película (aunque he conocido gente que se ofende cuando critican frente a ellos ciertas películas de su agrado) o una comida, las creencias religiosas, o el modo de pensar en general son considerados tan propios, que es más fácil ofenderse cuando se lo critican. El error está, a mi modo de ver, en tomarse como algo enteramente propio e individual las creencias más profundas acerca de la vida. Mi modo de pensar está influído forzosamente por alguien o puede compararse con el pensamiento de alguien que lo haya expuesto o de alguna escuela o secta que lo haya divulgado anteriormente. Y es eso lo que el intolerante omite. En el intolerante se arraigan tan profundamente sus creencias, que muchas veces puede dejar de sentir simpatía por sus propias ideas, y su personalidad se vuelva por completo en contra de las ideas contrarias, por el simple hecho de ser contrario a aquel ideal lejano que remotamente recuerdan.

    A mí me parece que cualquier crítica es aceptable mientras se haga en el momento adecuado y no hiera los sentimientos más sinceros del otro. Los sentimientos, a diferencia de las ideas o creencias, sí son propias de quien lo siente y no se puede comparar lo que siente tal persona con lo que otro siente o ha sentido. Por lo tanto lo único que no se le puede criticar al creyente es el sentimiento sincero de su fe. Pero sus creencias, como cualquier creencia existente, es susceptible a crítica. No hay ninguna creencia que sea ajena a las críticas. Pero como a muchos les suele incomodar hablar de esto, prefieren no inmuscuirse en conversaciones de este tipo. De hecho, yo diría que la intolerancia es una de las razones principales de que exista tanta hipocresía y tanta superficialidad en las conversaciones cotidianas.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.