¿Por qué sin querer a veces causamos un dolor?

INDOLORO. Hoy vulneré tu sentir con mi hegemonía rala y tosca; sin intención, intenté abrirme algo más a tus ojos lejanos. Hoy sin pensar, pensé que en que mi debilidad pudiera convertirme en metal de guerra y noches frías. Hoy hablé sin hablar, de lo que te da miedo en las noches y busqué sin buscar, la... mostrar más INDOLORO.

Hoy vulneré tu sentir con mi hegemonía rala y tosca;
sin intención, intenté abrirme algo más a tus ojos lejanos.
Hoy sin pensar, pensé que en que mi debilidad
pudiera convertirme en metal de guerra y noches frías.

Hoy hablé sin hablar, de lo que te da miedo en las noches
y busqué sin buscar, la ternura de tu alma y tus orígenes.
Soñé sin soñar, que ambos crecemos como bugambilia
entre las paredes secas de la vida en sí….

Te abracé, sin abrazar la esperanza de tu comprensión,
esperé sin esperar nada a cambio de mis promesas frescas.
Hoy solo te puse en las manos el ataúd de mi llanto
y sin ser sombra, ensombrecí tu consciencia extraviada.

Y fuimos uno sin realmente serlo, solo humanos indecisos,
en sentencia de concluir un motivo en estas tierras.
Amándonos, sin amar la inconstancia de las tormentas.
- Evitando sin evitar, clavarnos en la piel una quimera-

Hoy vulneré tu sentir con mi hegemonía rala y tosca;
me presenté, sin presentarme ante tu vital existencia
como la dadora de virtudes, sin tacha de perfecciones:
Sólo mujer ante tus ardores, solo vida y sueño dulce…©
15 respuestas 15