¿Porqué me va mejor ahora como escéptico que hace un año como cristiano?

La creencia en Dios, en vez de ayudarme con mis problemas, me los complicó, al crearme problemas sentimentales -me sentía abandonado por un ser que ahora sé que en realidad nunca estuvo conmigo-, morales -sentía que a pesar de mis problemas tenía que mantener una moral de héroe, teniendo que aparentar para conmigo... mostrar más La creencia en Dios, en vez de ayudarme con mis problemas, me los complicó, al crearme problemas sentimentales -me sentía abandonado por un ser que ahora sé que en realidad nunca estuvo conmigo-, morales -sentía que a pesar de mis problemas tenía que mantener una moral de héroe, teniendo que aparentar para conmigo mismo, y demostrarme virtudes y altruismo a mí mismo constantemente mientras paralelamente luchaba con los peores momentos de mi vida, lo cual agotaba mis necesarios recursos psicológicos-, etc.

al final todo colapsó, no pudiendo mantener esa tendencia a la perfección, me consideré condenado. Sintiéndome condenado, el malo era yo, Dios siempre era bueno. Con mi mundo derrumbándose no era de extrañar que al final esos pensamientos me llevaran a la depresión y cuatro intentos de suicidio entre el invierno y la primavera del pasado año.

Más tarde, al optar por el escepticismo, me liberé de la pesada carga mental y pude dedicar más atención a los aspectos prácticos de mi vida, a buscar la felicidad sin sentirme malvado por un supuesto egoísmo o mero amor propio, y eso me ayudó a disfrutar de nuevo la vida, hacerme de nuevo ilusiones y superar la depresión.

De lo que saco dos posibles conclusiones:
* o bien la creencia en Dios, al menos de la forma como yo creía, inducida por ciertas sectas y religiones, resultaba contra-producente.
* o bien el mismo Dios no estaba muy interesado en que siguiera creyendo en Él (deísmo)

¿Qué opinan?
Actualizar: Hoy por hoy tengo alojamiento, trabajo, amor y seres queridos, "pecadores humanos idólatras merecedores del infierno eterno por defecto" han estado y están más a mi lado que el supuesto Dios de paz, cuyos esbirros más me han amargado la vida, no desde la enemistad sino paradójicamente desde el... mostrar más Hoy por hoy tengo alojamiento, trabajo, amor y seres queridos, "pecadores humanos idólatras merecedores del infierno eterno por defecto" han estado y están más a mi lado que el supuesto Dios de paz, cuyos esbirros más me han amargado la vida, no desde la enemistad sino paradójicamente desde el equipo.

Tampoco entenderé nunca que digan un ser que te da una imagen de tu mismo mucho peor de lo que eres por exigirte cosas que van contra ti mismo te da paz interior. A mí me quitó toda. Paz tengo ahora que me acepto como soy.
Actualizar 2: @Nathan Los partícipes de la Inquisición paradójicamente creían que estaban ayudando a la persona que torturaban, pues intentaban disuadirle de que pensara por sí mismo debido a que pensaban que eso lo condenaba a una eternidad en el infierno. De hecho, muchos religiosos desarrollaron problemas mentales -y yo no... mostrar más @Nathan
Los partícipes de la Inquisición paradójicamente creían que estaban ayudando a la persona que torturaban, pues intentaban disuadirle de que pensara por sí mismo debido a que pensaban que eso lo condenaba a una eternidad en el infierno.
De hecho, muchos religiosos desarrollaron problemas mentales -y yo no soy una excepción, me temo que le debo parte de mi psicosis a la religión- debido al sentimiento de culpa ante su propia naturaleza, lo que condujo a desórdenes de todo tipo. Es muy difícil ser feliz odiándote por tus instintos.

Aclarar que no fue la religión católica con la que tuve problemas, al fin y al cabo es una religión abrahámica "descafeinada", pero no deja de ser relativamente bíblica (afortunadamente supera muchas controversias bíblicas, pero mantiene algunas)
Actualizar 3: @El que te entierra
No comprendes bien el contexto, tenía que aparentar, no para los demás sino para mí mismo. Para los demás mostraba justamente esa dificultad de que sabía que la Biblia nos exige ser lo que no somos, y aun odiar lo que somos.
YO NO ERA HIPÓCRITA, ME ODIABA A MÍ MISMO COMO LO EXIGE LA BIBLIA
Actualizar 4: @Mimi
Gracias, parece que en el fondo me entiendes.
25 respuestas 25