¿ Cómo se sale de una jaula para regresar a Failynn?

El haber sido tan atrevida y pretender salir a pasear por el bosque con el hada Edrielle ( Diana) hizo que me llevara el mayor susto de mi vida. Cuando ya tenía dispuestos un par de corceles con sus cascos cubiertos de plumas para transitar sigilosamente por el bosque, tres trasgos hechizados por las brujas del... mostrar más El haber sido tan atrevida y pretender salir a pasear por el bosque con el hada Edrielle ( Diana) hizo que me llevara el mayor susto de mi vida.

Cuando ya tenía dispuestos un par de corceles con sus cascos cubiertos de plumas para transitar sigilosamente por el bosque, tres trasgos hechizados por las brujas del límite de Failynn, me secuestraron.

Echaron sobre mi una red que hizo que se enredaran mis hermoso cabellos y ya no pudiera escapar.

Una cueva llena de moho y telarañas se convirtió en el calvario de muchas horas.

Encerrada estuve en una jaula junto a un canario gigante el cual pretendía casarse conmigo y obligándome a comer alpiste, picoteaba mi cabeza con la intención de darme alguna caricia y lo que hacía era que sintiera dolor.

Había perdido parte de mis poderes, no conseguía entender los mensajes que las hadas me enviaban para que pudiera escapar.

Un gran baile había organizado el elfo Angrenost ( Desierto)… y mi vestido aún estaba por diseñar.

Cuatro nuevas hadas iban a ser homenajeadas y recibirían el oportuno nombramiento a cuya fiesta había sido invitada y nada podía hacer, porque me habían encerrado en un lugar frío y horrible.

Nadie llegaba en mi auxilio ni tan siquiera mi gran amigo el elfo leñador T.G.

Las trasgos endemoniados pelaban compulsivamente cebollas y ajos, su objetivo guisarme con papas, las cuales, aguardaban ya preparadas junto a una gran sartén.

Yo lloraba desconsoladamente, mis lágrimas iban inundando la cueva y pensaba en el disgusto del hada Ceanach ( Maltis) sabedora de que mi destino podría ya estar escrito.

Veía a los trasgos afilando las tijeras querían cortarme el pelo, yo le había prometido un mechón a Hoz-kar un poeta que quería asistir al gran evento.

Mis ansias de proteger el pelo hicieron que éste creciera desmesuradamente y ya parecía el velo de una novia que inexperta lo pisaba.

Las horas pasaban, yo sabía de la preocupación de los amigos de Failynn, pero nada podía hacer, mis poderes se habían debilitado y mi varita mágica se perdió por el camino.

Mi duende Amorius consiguió colarse por una entrada de aire de la cueva, intentaba fallidamente hacer un túnel, porque la entrada a la cueva estaba continuamente vigilada.

Fuera lucía una hermosa noche de luna llena, regordeta y amarilla daba luz a todo el bosque, dentro de la cueva una gran tormenta de rayos que chocaban contra la piedra y truenos ensordecedores omitían mis gritos de auxilio.

Escuché horrorizada sus conversaciones, si yo quedaba rica en el guiso, irían a buscar más hadas. Estaban fuera de sí, era el hechizo que les tenía posesos, obsesionados eran títeres bajo las órdenes de las brujas.

El canario intentaba enamorarme con sus trinos y ya su melodía me hastiaba, era repetitiva y cansina.

De pronto les escuché decir que a las cinco de la mañana irían a cazar al elfo Angrenost (Desierto) y que le encadenarían a un árbol del valle de los buitres, permanecería allí hasta que los despellejaran. Grité para prevenirle, pero él no me podía escuchar.

Ellos no querían comer elfos porque estaban ávidos de carne de hadas.

Las horas pasaban y seguían pelando ajos y cebollas, tras de mí habrían más hadas y diseñaban nuevas recetas “ hada a la naranja” “ hada al limón” “ parrillada de hadas”.

Ante tal atrocidad yo habría mis ojos, que lentamente iban perdiendo el azul quedándose tan grises como era aquel triste habitáculo.

La cueva ya estaba anegada, había alcanzado un nivel altísimo con mis lágrimas, los trasgos tuvieron que subirse sobre unos troncos y a modo de barca remaban de un lado a otro.

Las cebollas y los ajos flotaban entre mis lágrimas, menos la jaula y la gran olla que permanecían humeando en un alto.

Llegó la madrugada, el canario ya me miraba enternecido porque yo estaba a punto de convertirme en una gran lágrima, entendía que éramos de distintas especies y que nunca podría casarme con él.

Los trasgos se quedaron dormidos.

De pronto, algo sucedió, la luz del día iba cambiando el color de todo, escuché a mi duende Amorius llamarme.

Los trasgos despertaban, traviesos y risueños, el hechizo se había roto gracias a las hadas de Failynn que conjuntamente se reunieron y consiguieron romperlo

El canario también sonreía y cortésmente abrió la gran puerta de la jaula.

Mi duende Amorius llegó con mi varita y en ese mismo instante recuperé mis poderes.

Los trasgos avergonzados me despidieron, prometiendo que no volverían a tener tratos con las brujas y en son de paz prepararon una gran cesta con un enorme tarro de miel, frutos nunca vistos y las flores que ellos mismo cultivaban, dicha cesta era el obsequio para las nuevas hadas del bosque.

Ya me estoy preparando para continuar la gran fiesta, mi pelo se ha quedado muy largo, pero lo recortaré hasta las rodillas.

Edito enseguida en información adic.
Actualizar: Me vestiré con el más hermoso vestido nunca visto , porque una buena araña lo tejió por la noche, está hecho con los hilos de cariño y preocupación que los habitantes del bosque tuvieron por mi… hacia mi querido Failynn ya voy … Felicitaciones a los organizadores de los dos festejos y también a las nuevas hadas,... mostrar más Me vestiré con el más hermoso vestido nunca visto , porque una buena araña lo tejió por la noche, está hecho con los hilos de cariño y preocupación que los habitantes del bosque tuvieron por mi… hacia mi querido Failynn ya voy …

Felicitaciones a los organizadores de los dos festejos y también a las nuevas hadas, que presumo sabrán llevar brillantemente su mandato y son :

Eolande= Hada de la flor violeta (Bibi).
Aelfwin= Hada amiga de los duendes (Sara Teckel)
Raisa Hada de las rosas (Luviam)
Tsenanye_ Hada alegre y cantarina (Celeste).

Azul. ( Hada Seligen)
20-1-2012
15 respuestas 15