Oaky
Lv 5
Oaky realizada en Arte y humanidadesPoesía · hace 7 años

¿Cómo es una vida de Perros?

En los primeros días de mi vida en Ezeiza, dando un paseo por el barrio, iba con mi perro super tranquilo, En una casa, dos perritos (uno era hermoso, chiquito y puro pelo) le ladraban e invitaban a mi perro a correr de un extremo a otro de la reja, El perrito ese de la casa disfrutaba ese juego y hasta parecía sonreír. El otro, mas escéptico, me observaba, desconfiando que yo fuera a entrar mientras Tommy los entretenía, pero igual corría junto a su amigo y al cuatro patas de mi propiedad

Tanto ladraron y jugaron que salió la dueña, una señora mayor, a tratar de calmarlos. Nos pusimos a conversar sobre los bichos, y le alababa yo la belleza de uno de ellos, mientras lo acariciaba a través de la reja. Como advirtiéndome, me interrumpió para decirme,sonriendo :

-”si, este es bueno, pero el otro tené cuidado que muerde..”-

lo miré al otro, el que me desconfiaba... y como no era un perro grande ni tenía pinta de malo, casi dudando de lo que la propia dueña me acababa de decir, le pregunto

-”¿éste? Pero si parece re buenito...”-

-”No, no ...ése muerde .. este otro, no...”-

Me fui y continuamos el paseo por el barrio.

La casa de la señora se hizo paso obligado en cada salida de mi perro. Los animales de la casa ya me hacían fiesta cuando estábamos por llegar. Un día, como yo acariciaba al chiquito y el otro lloraba celoso, ignoré la advertencia de la dueña, a la que descalifiqué tratándola de exagerada, e intenté acariciar al celoso y desconfiado pichicho.

Me pegó un tarascón que no solo mordió mis dedos anular y mayor, sino que además arrastró con la mordedura, dejando una marca enorme y terrible dolor. Y por supuesto, rogaba que la mujer no me estuviera mirando, para no soportar su cara sonriendo de -”te lo dije...”-

Volvi a casa, me lave la gran mordedura que le hizo a mis dedos y a mi orgullo, y averigüé sobre un lugar para atenderme. Un vecino me indicó que a seis cuadras tenía una sala.

Conté lo sucedido y dijo la medica -“descubrite el hombro”- y los nervios me hicieron decir

-”..pero a mi, el perro me mordió en la mano...”- y me inyectó un cóctel que, cuando retiró la jeringa, casi me desvanezco. Alcancé a preguntarle -”¿que era eso que me … “- cuando en realidad, quería decir “me mataste” y luego entre sueños, me dijo que una antitetánica con no sé que otra cosa.

Me recetó antibióticos y me dijo que debía ir al antirrábico a hacer el tratamiento. Maldije mi suerte en voz alta, pues creía yo que debía ir a Buenos Aires, pero interrumpió mis insultos y me preguntó:

-”vos, ¿no vivís acá, en Ezeiza?

-”si, en Tucumán y la otra después del super chino..”-

-”ah, … ¿y para qué querés ir a Capital, si tenés el antirrábico a una cuadra y media de tu casa?”-

Me fuí feliz por esto, pero mareado y con el hombro dinamitado.

Entro en el antirrábico, me dicen que me recibirá (?) la doctora Peterson. Ilusionado que sea Carla Peterson, o al menos parecida, una señora mayor que bien podria ser la tía abuela de Carla, me hace sentar y comienza un interrogatorio muuy indagante. Buscaba esta mujer que yo obligue a la dueña del perro a llevarlo, cosa que jamás yo haria,

¿Con que cara iría a decirle a esa mujer -“señora, ¿vio que usted me dijo que no tocara a su perro porque muerde? Bueno, lo toqué, me mordió, y ahora tiene que llevarlo al antirrábico ...” La vieja me iba a matar, y lo peor, tendría toda la razón de hacerlo...

Así que cuando la doctora se puso a indagar sobre si el perro mordedor y destripador de mis dedos tenía dueño, mentí y dije que era un perro de la calle, y que no iba a poder traerlo.Por supuesto no supe mentir, la doctora me miró y balbuceó un “,, Jum,,, ”

-”¿nombre?”- me interroga Peterson

-”disculpe … ¿el mío, o el del perro?”- y me largué a reir de puro nervio, nomás

la doctora, que levantó su vista y me taladró el cerebro con la bronca que emanaba de sus ojos, comenzó a decir seria, y con un tono de voz enérgico que se iba incrementando a medida que iba hablando … y que al terminar, decoró con una sonrisa diabólica

-”Ah, ¿sos gracioso? Te cuento que vas a venir todos los días, te van a pinchar el hombro dos semanas, y vas a sentir desmayarte en cada aplicación ,,,, vas a tener que volver a la semana siguiente por el refuerzo, y al mes por el otro refuerzo.. que son tan dolorosos, que las primeras te van a parecer picaduras de mosquitos,,,, ¿alguna pregunta?-

-”si, disculpe, ¿usted es pariente de Carla?”- y me levanté y me fuí corriendo...

Pasaron muchos años ya. Parece mentira cuan rápido.

La señora dueña de la casa ha fallecido hace unos meses, y la casa se ha vendido.

Muchas veces, luego de esa mordida y de su doloroso tratamiento, he pasado y nuestros perros jugaron como de costumbre. Jamás me atreví a contarle que su perro me mordió.

Ahora ella lo sabe.

Y con esa sonrisa de buena tipa que tenía, seguro se está riendo al leer esto, casi puedo escucharla decirme

-”... te dije que ese mordía...”-

14 respuestas

Calificación
  • Pepe
    Lv 7
    hace 7 años
    Mejor respuesta

    Las historias sobre la vida de perros, son las que me asombran sobremanera, y esta en particular por estar llena de episodios inesperados. Todos debemos asombrarnos por ser los "dueños" de esos amiguitos del alma, que nos acompañan en todos los "paseos al perro". Cuando yo lo llevaba a mi pointier "sultán" a la calle, el me sacaba a pasear, pues iba arrastrandomé a donde el quería olfatear, y yo casi quedaba sin fuerzas, de tanto forcejear soteniendolo por la correa. Vale aclarar que en esa època de mi infancia, yo disponía de pocas fuerzas en mis brazos.

    Gracias por participarnos de esta original aventura sobre los perros. Saludos y un abrazo Bucanero.

  • Anónimo
    hace 7 años

    Hola Oaky

    La historia que contás de los perros es "absolutamente" cierta, cuantas veces nos han dicho: "no hagas esto porque.......", pero igual lo hacemos. Y después viene esta otra frase "TE LO DIJE", parece que retumba en mis oídos.

    Lo peor de TODAS estas historias es que siempre hay una Sra. o Sr. Peterson, con la misma dulzura que te produciría tomar un jugo de limones a la mañana como desayuno.

    EXCELENTE!!! es tu relato, ameno, entretenido; NUNCA decae.

    Saludos.♣

  • hace 7 años

    excelente narracion estimado oaky

    como bien dices ahora la sra lo sabe, *te lo dije*

    saludos con cariño

  • hace 7 años

    Que linda experiencia que contás, adoro a los animales, en casa tengo perro,

    gato, canarios y hasta una tortuga, la vida de perros es según el hogar que

    le toca.

    Saludines###Jezabel

  • ¿Qué te parecen las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar la respuesta.
  • hace 7 años

    Muy divertido Oa, aunque la de tu relato es una vida de humanos, jeje.

    Buenísimo,realmente!

    Mijito, a ver cuando copia y pega alláaa, donde ya sabe,eh?lo esperamos

  • Anónimo
    hace 7 años

    Debemos de amar a los animalitos y cuidar que esten sanos y bien alimentados.

    tu historia es muy bonita.

  • paola
    Lv 6
    hace 7 años

    JAJAJAJA TREMENDO ! AMIGO , YO TENIA UNA PERITA LLAMADA VANESA LINDA FIEL Y MARAVILLOSA AMABA A MIS HIJOS MUCHISIMO, PERO LE GUSTABA ANDAR EN LA CALLE, ENFERMO Y TUVIERON QUE SACRIFICARLA Y A TODA MI FAMILIA Y A MI NOS TUVIERON QUE DAR EL MISMO TRATAMIENTO ........Y LO PEOR ES QUE LA TRAIAMOS EN LA CAMIONETA CON TODOS ENCIMA Y LA VERDAD ...NO NOS ATACO A PESAR DE QUE TENIA RABIA AMIGO .....DEBEMOS CUIDAR DE NO TOCAR ANIMALES QUE NO SABEMOS NADA DE ELLOS .....POR QUE SI LOS DE CASA SON PELIGROSOS EN UN MOMENTO DADO IMAGINA LOS DE LA CALLE .

  • hace 7 años

    Hola Oaky, cuando una persona mayor te dice cuidado con el perro que muerde hay que hacerle caso, a veces los perros por muy buenos que sean tienen ese minuto y zas ahí te dio el tarascón, bueno pero por lo menos lo podes contar

    Yo no tengo mascotas, porque vivo en departamento, pero cuando la tuve en SAN TELMO era una gran danés que mi abuelo paterno me lo había traído de muy pequeño, lo tuve muchos años, más que un perro parecía un pony porque crecen mucho, pero jamás mordió a nadie, en eso tuve mucho cuidado, porque al verlo las personas se impresionaban un poco.

    Pero ojo jamás dejes de escuchar a una persona mayor.

  • Anónimo
    hace 7 años

    Oaky: como siempre,tus relatos son tan ciertos como apasionantes..Sé que es verdad y creo que alguna vez lo subiste o hiciste un comentario al respecto..

    De "la bella experiencia",destaco,por ejemplo,la inocencia del joven que eras en ese momento,diferente a muchos de hoy,incluso a los adultos.Rescato la mentirita piadosa preservando a la señora de molestias y al perro,también el precio que pagaste por la travesura ,a boca cerrada..Hoy por esto,te hacen un juicio y la señora se hubiera creido una mentira,"que el perro atacó por su cuenta,sin que lo molestaras".

    Brillante tu entrada,me encantó y me deja una grata sensación de ternura y "salud social".Se me ocurrió esa frase,no sé por que..Besos y cariños amigo

  • hace 7 años

    Llena de mordeduras ja besos!!

    aprendiste la lección ¿

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.