¿les gusta lo que llevo de mi historia... se aceptan sugerencias?

¿Alguna vez te has preguntado si cuando estas a punto de morir en realidad pasa toda tu vida por tu mente en cuestión de segundos? Bueno, creo que es cierto, recuerdos de alegría cuando bese a Jonathan debajo de la lluvia, nuestra primera pelea, como el me contentaba dándome un beso tan dulce que no me resistía a... mostrar más ¿Alguna vez te has preguntado si cuando estas a punto de morir en realidad pasa toda tu vida por tu mente en cuestión de segundos?
Bueno, creo que es cierto, recuerdos de alegría cuando bese a Jonathan debajo de la lluvia, nuestra primera pelea, como el me contentaba dándome un beso tan dulce que no me resistía a corresponder, viajan en mi mente en estos momentos. Siento una lágrima recorrer mi rostro, mi última lágrima. Entonces mi corazón dejo de latir.

.-.-.-.-.-..-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-.-....

Creo que no he tenido un buen día, todo a sido aburrido y precipitado, bueno creo que ha de ser porque he vivido en la calle durante un mes, es muy aburrido pero a la vez interesante, representa un reto total vivir así, conseguir comida, agua, pero no es bonito y no me hace feliz.
Porfin llegue a mi objetivo, he llegado a California, una ciudad hermosa e inmensa, ahora sólo tengo que encontrar a mis padres y ver si me aceptan como su hija, me causa temor pensar que será de mi cuando me presente con ellos.
Esta por anochecer, el clima se empieza a poner frío, sólo cuento con 10 dólares que no son suficientes para rentar un cuarto decente, así que de nuevo me quedaré en la calle.
Mientras camino sin rumbo llego a una tienda de autoservicio, compro tres botellas de agua que están a dólar y unas tortas empaquetadas que están a cuatro dólares, cuando estoy a punto de pagar por lo que voy a llevar observo los dulces, recuerdo que últimamente me he sentido un poco mareada y se me nubla la vista que provoca la falta de azúcar, así que compro un paquete de pequeños caramelos a dólar.
Salgo de la tienda una vez que pagué por lo requerido. Retomo mi camino sin rumbo, cansada de tanto caminar, es más, salí corriendo de la última ciudad en la que estuve, soportar burlas de todas y todos ahí, no fue agradable, mi desesperación por salir de aquel lugar era inmensa que en estos momentos no quiero recordar.

-Oh lindura de mujer, pareces pérdida- dijo un hombre que estaba sentado en un espacio pequeño.

Lo mire y observe que hacia lo mismo, sólo que él de una manera tan curiosa que me hizo sonreír.

-Si, lo estoy- respondí con una sonrisa en mi rostro- ¿como sabe?-
-Oh oh, Willi sabe muchas cosas- dijo divertido mientras sus manos aplaudían felizmente.
-Te llamas Willi, bonito nombre- dije.
-¡GRACIAS! ¿y usted como se llama?-
-Yo Andrea- no puedo dejar de sonreír mientras lo veo, esta tan feliz de estar así.
-No me gusta tu nombre ¿tienes otro?- dijo con el seño fruncido y haciendo pucheros.
-Si, Alejandra- dije aún más divertida.
-¿puedo decirte Alex?- dijo Willi.
-Si, esta bien. ¿me puedes decir por qué no te gusta mi otro nombre?- pregunté.
-Esta bien, ¡sólo si prometes no decirle a nadie!- dijo exaltado.
-Esta bien, no diré nada, puedes confiar en mi- dije poniendome más sería.
-Esque...- sonrió de una manera tan grande que te contagiaba de ella- Willi.... tenía una novia- dijo mientras se tapaba la boca soltando una risita burlona.
-¿enserio tenías una novia?- dije asombrada.
-¡si! mira siéntate y Willi te contará- dio unas palmaditas al suelo enseñandome donde me sentara.

El tiempo pasó demasíado rápido, pero las pláticas de Willi eran tan interesantes que te provocaban querer escuchar más, decía todo tipo de cosas, dijo que el llevaba viviendo en la calle desde los 12 años y ahorita tiene 29, pronto cumplirá los 30, también dijo que era de una familia con dinero pero que su padre los echo a la calle a él y a su madre, hablo de su novia que tuvo a los 17 duraron 3 años pero ella murió de cáncer al igual que la madre de Willi. Aun no entiendo porque quedó así dice que nunca a probado las drogas ni nada por el estilo, pero en realidad es impresionante escucharlo.
Me estaba relajando demasiado que comencé a cabecear, Willi se ofreció para cuidarme mientras yo dormía, el sueño me venció y rápidamente me quede dormida.
3 respuestas 3