-D-I-E-G-O- realizada en Arte y humanidadesFilosofía · hace 6 años

¿Cómo enseñar el dolor? ¿Cómo se puede educar a los seres sobre el dolor? ¿Cómo se lo enseñas a un niño?

¿O no es posible? ¿Se aprende con la edad y es inevitable equivocarnos al signar y condicionarnos de el dolor? ¿Cómo le enseñas a un niño el dolor?

Actualizar:

Sofi, gracias, pero no creo que no se pueda enseñar (in-signar). Dices que se vive, entonces admites que se aprende (aprender en psicología es cambiar de actitud, de <<conducta>>) Si se aprende, eso significa que se recibe algún estímulo, un signo y eso nos lleva a que el mundo nos "enseña" el dolor pero solo hasta cierto punto.

Actualizar 2:

Admito, entonces, que el dolor es inevitable. El dolor es un estímulo y medio de indicación del cuerpo señalando algún problema. Pero el dolor es un condicionante del miedo. El miedo se inculca en base al dolor para supuestamente: bien personal; tratando de tachar el miedo como algo positivo en nuestra vida pero dime: ¿Cuánto se ha perdido por culpa del miedo en este mundo? ¿No crees que el miedo es algo negativo? Y se inculca en base al dolor así que muchos niños crecen llenos de miedo por que no se les enseña a conocer bien el dolor (Crecen así por que el sistema supuestamente "educativo" lo demanda). Así que ¿Cómo enseñarle a un niño a conocer el dolor? y ¿Cómo enseñar a un niño a conocer el placer?

Actualizar 3:

Aguamarina, gracias, me dejas dudando al hablar de Acompañar ¿Debemos acompañarlo, por ejemplo, al quemarse los dedos con el fuego nosotros quemarnos igual? ¿A ese acompañar te refieres?

Jaja Valeria, no me llames señor, todavía no lo soy.

Mayak, excelente táctica, muchas gracias.

Sulk, jaja "la cocacola y el playboy se aprovechan de nuestros instintos". Buen aporte el tuyo a mis conocimientos; pero como menciona Mayak, no te has centrado en mi duda: ¿Cómo se puede educar a los seres sobre el dolor? sobre todo a los niños.Es cierto que ya viene programado, como dices, pero para un ente que desarrolla ego le es necesario aprender sobre el. Sí el dolor ya viene programado y hay personas que se aprovechan de esos instintos ¿Cómo evitar que esas personas se aprovechen? ¿Qué estrategias se pueden emplear?

Sherlok, gracias a ti también por aportar, ¿Podrías ampliar más sobre el hipnotismo y la manera en que ayude en anular el dolor y sufrimiento? Has despertado mi interés.

Actualizar 4:

Sulk, sí: es FALSO, tenes razón... Ahora bien: Entiendo más o menos tu perspectiva de las medidas de las cosas mas me siento trasladado a cuestionar: ¿Cómo se obtiene esa capacidad crítica? Algo que sea esencial en su búsqueda ¿Qué es?. ¿Sabes de algún texto sobre lo esencial en ese conocimiento?

Sherlok: Gracias por ampliar, así es: Me ha interesado el tema. ¿Puedes recomendarme algún texto que trate de ello?

Flor: Gracias a ti. Claro que sirve, de mucho: Toda perspectiva aportada me agrada, sobre todo las que transmiten conocimiento como las respuestas en esta ocasión recibidas. Te mando un abrazo!

7 respuestas

Calificación
  • hace 6 años
    Mejor respuesta

    Pienso que no hay que enseñar a sentir el dolor, sino enseñar a no sentirlo; a vencer el dolor. Al menos a sentirlo durante el menor tiempo que sea posible. A menos que alguien sea masoquista y le guste sufrir.

    El miedo es tan negativo como el odio y es necesario anularlos a como dé lugar. Por medio del hipnotismo se puede hacer anular el dolor y el sufrimiento, perfectamente.

    ______________________

    Trataré de extender lo que me pides y de hacer un resumen. El hipnotismo es una técnica o grupo de ellas que producen un estado llamado "hipnosis", en el cual el sujeto está en un estado de máxima receptividad a las ideas del hipnotizador. Éste coloca las ideas, llamadas "sugestiones" o "sugerencias" en el subconsciente del sujeto o paciente, el cual las recibe. La mente consciente del paciente casi no interviene, sino que es el subconciente el que está en un grado de receptividad más o menos acentuado, para poder recibir aquellas ideas, las cuales quedan grabadas en la memoria del paciente. Esas ideas han de ser las contrarias a las que sufre el paciente. Después de cierto número de sesiones, la mente subconsciente o inconsciente del sujeto (que es la parte en que están las emociones y la memoria) queda impregnada, por así decirlo, de aquellas ideas. Esto se llama "terapéutica sugestiva" y es una parte de la hipnoterapia. La otra parte de la hipnoterapia se llama "hipnoanálisis", la cual consiste en llevar la memoria del paciente al momento en que tuvo su primer trauma psíquico o conflicto, el cual fue la causa de su neurosis (porque el hipnoanálisis se utiliza para curar neurosis). Al llevarle a su primer trauma, se hace un análisis de por qué los síntomas que sufre el paciente están conectados a su primer trauma o conflicto, ya que los sístomas siempre se manifiestan de forma disfrazada ante la conciencia del paciente, porque la conciencia de sujeto no podría soportarlo; es decir, es un mecanismo de autodefensa. Lo que hace el hipnoanálisis es enseñar al paciente a darse cuenta de la relación que existe entre el trauma causante de la neurosis y los síntomas de la misma. El psicoanálisis cumple la misma función, pero adolece del defecto que es sumamente lento (puede tardar muchos años) y además da resultado sólo en ciertas clases de neurosis. El hipnoanálisis, en cambio, es mucho más rápido, seguro y da buen resultado en casi todas las neurosis.

    Sigmund Freud empezó con eso, pero lo dejó abandonado poco después de las primeras experiencias, ya que, según él mismo dijo, no soportaba lo que creía él, las "tiranías de las sugestiones", y además no fue buen hipnotizador. Por ello abandonó esto y no quiso seguir investigando. Esta terapia fue desarrollada y perfeccionada completamente en los Estados Unidos poco antes de la segunda guerra mundial, por algunos eminentes psiquiatras de ese país. Curó ese método muchos casos de neurosis de guerra entre los soldados estadounidenses que pelearon en dicha guerra. El hipnoanálisis no puede ser practicado por cualquier psicólogo o psiquiatra; se necesita un postgrado, que en muchos países dura dos años. También ha habido hipnoterapistas muy buenos autodidactas, pero la ley no permite en muchos países que personas sin título habilitante dado por una universidad se dediquen a estos tratamientos.

    La terapéutica sugestiva empezó y se desarrolló en Europa, pero el hipnoanálisis es una escuela estadounidense.

    La terapéutica sugestiva, a diferencia del hipnoanálisis es más general, no tan centrada en las neurosis o conflictos profundos, sino para casos menos complejos, como el tabaquismo, timidez, etc. Espero que ahora te haya gustado mi aclaración y te haya interesado el tema.

    Diego: Te he enviado por correo algunos títulos de libros sobre este tema.

    Fuente(s): Sherlock. 5 - XII - 2013. 3,25 a. m.
  • hace 6 años

    El dolor y el miedo son estados mentales, vienen en nuestras bases genéticas y nada mas.

    Ni el dolor, ni el miedo se enseñan ya vienen con nosotros, de hecho vienen con cualquier animal con sistema nervioso central, estos estados mentales funcionan de tal forma que nos permiten enterarnos de lo que hay en el mundo.

    Los animales tienen un tipo de consciencia que se llama "core self" (Antonio Damasio/Self Comes to Mind) este es la ordenación jerarquica que tiene el animal de la información que percibe, para estructurar esta información ha producido sistemas que regulen esa experiencia con el mundo, esto es: dado un estado de cosas que percibo necesariamente tengo que saber la relación mía con ese estado de cosas para poder moverme o alcanzar mis metas (biológicas).

    Recibiendo el input para conseguir la meta el animal debe "representarse" para dar un adecuado output, los sentimientos son esos estados mentales que permiten la representación del animal en relación con su mundo (Wayne Christensen/The Evolotionary Origins of Volition), estos se producen como una estructura de control de orden mayor que tiene la finalidad de regular la actividad del animal dada su complejidad estructural y la interdependencia de los distintos órganos en relación con el ecosistema y el costo que produce un mal funcionamiento global.

    Para sobrevivir el animal necesita un instinto básico que le permita huir, pelear o hacerse el muerto, pero para esto debe ser capaz de distinguir entre aquello que merece el costo energético de aquello que no y entonces tomando los sustratos biológicos anteriores (golpe de adrenalina, pupilas dilatadas, etc.) crea el estado mental de miedo.

    El sufrimiento también es un estado mental, incluso neurocientificos como Rodolfo Llinas afirman que el dolor es un estado emocional (como el miedo) (ver, I of the Vortex from Neurons to Self) y entonces al igual que el miedo, producido por un sistema de control mayor (high-order control) relacionado principalmente con el Cortex Pre-frontal.

    Si bien existe el dolor en animales que carecen de dicho cortex, ese tipo de dolor es automático, no se representa conscientemente en el animal.

    [Destaco: No hay que confundir la consciencia del animal con la del humano, la del humano es distinta a la del animal dada la capacidad de representación del ser humano, en self comes to mind Damasio afirma que el humano tiene "autobiographical self" que lo imbuye de una fenomenología distinta; Tambien Dennett en Kinds of Minds afirma que las mentes sin lenguaje quizá no deberían propiamente ser llamadas mentes]

    El dolor NO se enseña, de la misma forma que no se enseña a ver en rojo o a sentir el agua mojada, este ya viene "programado".

    ¿Como enseñar a superarlo o a manejar el sufrimiento? Enséñale a tomar "las medidas de las cosas" nada es tan importante como desperdiciar la vida sufriendo, eso déjaselos a los chillones como Emil Cioran, si alguien es propenso a la depresión creo que un buen psicólogo podría ayudar.

    Quienes inculcan una educación utilizando el miedo y el dolor únicamente se aprovechan de esos instintos, le gente suele votar a los políticos por miedo a los terroristas y cosas así, al igual que Coca Cola y Playboy se aprovechan de nuestros instintos.

    saludos

    ...

    ---------------------------

    Entonces no entiendo tu pregunta.

    Por lo que leo en tu agregado das por sentado que el dolor y el miedo son algo malo, eso es FALSO.

    Son algo bueno, algo que nos ayudo a sobrevivir (y nos ayuda) y que sido heredado en nuestros genes.

    Sobre como evitar que esa programación nos perjudique o se aprovechen, ya te conteste "tomando la medida de las cosas" si no me extiendo es por que esta claro que es muy distinto temer al examen de manejo que temer adentrarte a una balacera; o el dolor por la muerte de tu gato y el dolor por la muerte de tu hijo.

    Seria una lista interminable especificar una a una como valorar las cosas, lo mejor que se puede decir es dándole una buena educación, enseñándole a pensar racional y criticamente "tomarle las medidas a las cosas".

    Si en ambas (el examen y la balacera) tienes el mismo temor y el mismo dolor, simplemente no sabes valorar la situación. Si decides votar por alguien, por que te amenaza con la vida eterna en el infierno, claramente estas midiendo mal la realidad...igual si compras ciertos zapatos por la sexosa modelo que los anuncia.

  • Hola.

    En efecto. Es inevitable.

    Y no es una emoción humana primigenia.

    Es una circunstancia.

    Podemos educar para el dolor.

    Podemos, mejor dicho, contextualizar en dolor dentro del continuum en el cual

    educamos a los menores. Si el niño o niña vive rodeado de seguridad,

    confianza, entrega, amor, cumplimiento de sus necesidades básicas,

    compañía, entonces, apre-henderá a VIVIR el dolor.

    Si se aparea con miedo, repetidamente, por simple condicionamiento

    operante, habrá miedo. Si se aparea con tristeza, habrá tristeza.

    En efecto, el miedo paraliza. El dolor aguza sentidos, genera movimiento,

    solución. El dolor no se enseña. Se ACOMPAÑA a vivirlo.

    Así como el placer. Hasta hace algunos años, el sexual, por ejemplo,

    era satanizado. Hoy día manejamos, los sexólogos, incluso reglas para

    enseñar a niños, niñas y personas con discapacidad su placer corporal.

    Así de simple.

    Deberíamos llevarlos, a los párvulos, a tener días de campo en los panteones,

    por ejemplo!, para ir así incluyendo el tema de la muerte (que tanto dolor

    conlleva en nuestra sociedad) a su cosmovisión!, y día con día,

    hacer CRECER a nuestra "zoociedad" en las cosas hermosas,

    valiosas e importantes del mundo: Las humanas.

    Salu2. Paz y Bien.

    Aguamarina...

    ;)

  • Anónimo
    hace 6 años

    Filosófica tu pregunta... me hiciste pensar. El dolor no es posible de enseñar. es algo humano, un sentimiento que no se puede expresar con palabras, como el amor. ¿Cómo enseñarle a un niño lo que es el amor? No se puede expresar en su hermosura o complejidad a través de palabras...

    Yo creo que el dolor no se enseña, se vive. Es inevitable no sentirlo.

    Saludos.

  • ¿Qué te parecen las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar la respuesta.
  • Anónimo
    hace 6 años

    ¡Hola Diego!.

    Es temática decisiva la que nos propones en estos momentos, tiene ese dejo de carácter analítico-reflexivo, como es tu peculiar costumbre. ¡Me gusta!.

    Disiento de la apreciación de la primer usuaria, el dolor natural es inevitable, sí... lo que no quita que no pueda ser abordado desde algunas técnicas o implementaciones para sobrellevarlo del modo más razonable -disminuyendo el impacto-. Y nada mejor que, proporcionárselas al niño que aún transita las primeras veredas de la vida con cierta flexibilidad, pureza, inclinación al aprendizaje.

    Siento que, la forma más útil de encauzar el dolor en la infancia es enseñando precisamente a no huír de el, no adornarlo, desplazarlo o ignorarlo, como suele hacerse. El padre, en afán de evitarle cientos de "dolores" futuros al hijo, desde el raspón en la rodilla hasta la aproximación a las adicciones, le enseña a tener miedo bajo el concepto, claro, de la precaución. Un niño privado del contacto con el exterior -por mínimo que sea- será un adulto frustrado, reprimido, con miedos exacerbados, por dar un ejemplo extremo pero de fácil comprensión. Lo mismo si se lo llena de exigencias, responsabilidades, prejuicios. Entonces me parece que hay que tener cuidado con eso de "hasta dónde permito que mi hijo se lastime". Los límites son necesarios, los fundamentos también: "Hoy, vamos a salir afuera los/as dos juntos/as, por tal motivo", mañana cuando ya no hay todo el peligro de hoy que solo yo vislumbro, lo/a dejo salir solito/a. No sé si me explico ....

    Miguel de Unamuno dijo: "El dolor es el camino por el que los hombres tienen consciencia de sí".

    No debe de haber nada más traumático (sí... sí, ésa es la palabra) que llegar a grande y empezar de cero, redescubrir cada una de las verdades siniestras que esconde este mundo, la vida.... hacerlo solo, sentirse solo, porque quienes debieron estar allí empujándote a crecer, lentamente y con mucho amor y cuidado, te mostraron un solo lado... el menos doloroso. ¿Y no crees tú que ese renacer exige también el auto-conocimiento?.

    Diego, la introspección, la filosofía, la psicología, ponle el nombre que gustes, es apasionante... son apasionantes, pero traen aparejadas un esfuerzo, a veces inhumano, cuando no te dieron la libertad de conocer desde un principio otros aspectos para finalmente poder decir: "las piezas estaban dispersas, pero pude armar el rompecabezas". Nadie nos orienta a reorganizar las piezas de nuestras vidas, de nuestro entorno, y eso... éso es lo duro.

    Espero te haya servido, al menos un poco de lo que me sirvió a mi dar el punto de vista.

    Gracias. Te mando un gran saludo.

  • Mayak
    Lv 5
    hace 6 años

    Una buena táctica es la de las mascotas: cómprale un conejo avanzado de edad, que viva lo suficiente como para que el niño le agarre afecto y lo suficiente como para que los mejores momentos juntos no duren mucho. El niño tendrá que asumir que existe la perdida de un ser querido, el dolor que se desprende de ello y la superación que se tiene que asimilar de tal estado emocional. Si no quieres que el ejemplo sea tan "extremo", puedes comprarle un conejo joven y en buen estado. Pero tienes que simular un extravío, de modo que, cuando el niño note la ausencia, sienta esa típica desesperación que todo niño siente al perder una de sus mascotas. Cuando veas que el niño aprenda que esa clase de dolores implican una serie de responsabilidades con sus mascotas y con sí mismo (obviamente responsabilidades no tan grandes para un niño), puedes devolverle el conejo.

    Fuente(s): Creo que algunos debieron prestarle más atención a la segunda pregunta para captar su sentido. Pero bueno.
  • hace 6 años

    Señor Diego, el DOLOR, NO se ENSEÑA, el DOLOR ENSEÑA, a quienes lo han vivido.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.