Anónimo
Anónimo realizada en Arte y humanidadesHistoria · hace 7 años

¿porque decimos que el siglo XVI en españa fue una epoca de apogeo?

2 respuestas

Calificación
  • hace 7 años
    Respuesta favorita

    En ese siglo el Imperio Español consiguió su mayor extensión territorial y poderío económico, a la vez que la cultura española vivió por entonces una verdadera época de apogeo.

    España llegó a ser la primera potencia mundial, en competencia directa primeramente con Portugal y, posteriormente, con Francia, Inglaterra y el Imperio otomano. Castilla, junto con Portugal estaba en la vanguardia de la exploración europea y de la apertura de rutas de comercio a través de los océanos (en el Atlántico entre España y las Indias, y en el Pacífico entre Asia Oriental y México, vía Filipinas).

    La política matrimonial de los reyes permitió su unión con la Corona de Aragón primero, y con Borgoña y, temporalmente, Austria después. Con esta política fueron adquiridos numerosos territorios en Europa, donde se convirtió en una de las principales potencias. España dominaba los océanos gracias a su experimentada Armada, sus soldados eran los mejor entrenados y su infantería la más temida. El Imperio español tuvo su Edad de Oro entre el siglo XVI y la primera mitad del siglo XVII, tanto militar como culturalmente.

    Los conquistadores españoles descubrieron y dominaron vastos territorios pertenecientes a diferentes culturas en América y otros territorios de Asia, África y Oceanía. España, especialmente el reino de Castilla, se expandió, colonizando esos territorios y construyendo con ello el mayor imperio económico del mundo de entonces. Entre la incorporación del Imperio portugués en 1580 (perdido en 1640) y la pérdida de las posesiones americanas en el siglo XIX con la derrota española en la Guerra de Independencia Hispanoamericana, fue uno de los imperios más grandes por territorio, a pesar de haber sufrido bancarrotas y derrotas militares a partir de la segunda mitad del siglo XVII.

    Durante esta época tuvo lugar un importante desarrollo del arte y la cultura en España por lo cual alcanzó prestigio internacional en toda Europa. Cuanto provenía de España era a menudo imitado, y por ello se extiende el aprendizaje y estudio del idioma. Los reyes se convirtieron en mecenas de arquitectos, pintores y escultores. Surgen en este momento los más importantes literatos y autores de obras de arte en todos los campos. Por ello se le ha dado a esta época el nombre de "Siglo de Oro". El saber se acumula en las prestigiadas universidades de Salamanca y Alcalá de Henares.

    En el campo literario aparecen creadores que influirán en la literatura universal: Miguel de Cervantes, autor de "El ingenioso hidalgo D.Quijote de la Mancha", dramaturgos y comediógrafos como Lope de Vega y Calderón de la Barca, y Fray Luis de León, poeta brillante. Un género típicamente hispano como la picaresca alcanzó su culmen con obras como El Lazarillo de Tormes y el Guzmán de Alfarache de Mateo Alemán. Se desarrolla notablemente la literatura mística, en la que destacaron Santa Teresa de Jesús y San Juan de la Cruz .

    Vivieron durante esta época los más importantes pintores españoles: Velázquez ("Las meninas","Las hilanderas", "La rendición de Breda"...), El Greco( "El caballero de la mano en el pecho", "El entierro del Conde de Orgaz"), Murillo, Ribera, Zurbarán y muchos otros.

  • hace 7 años

    Los reinados de los Reyes Católicos y de los dos primeros Austrias (Carlos I y Felipe II) tuvieron una gran trascendencia en la historia de España. Con ellos el país entró en una fase de unificación y expansión territorial que condujo a la creación de un gran imperio. Aunque fue un camino duro. La península Ibérica tenía una situación política diversa. La Corona de Aragón (Cataluña, Aragón, Valencia y Mallorca), el Reino castellano-leonés, Navarra, la Corona de portugal y el Reino nazarí de Granada eran entidades políticas distintas.

    Cuando se produjo la unión política, debido a la cantidad de habitantes y riqueza, Castilla tenía una posición privilegiada para convertirse en el reino más importante de la Monarquía recien creada, en contraposición a una decadente Corona de Aragón.

    Una serie de acontecimientos pusieron fin a la época medieval y dieron origen al nacimiento de una nueva época en España, la Edad Moderna. Finalizó la conquista de los territorios musulmanes y se descubrió y colonizó América. Además se establecieron otras relaciones entre los monarcas y los nobles, que provocó en el establecimiento de una Monarquía autoritaria en la que los reyes intervenían cada vez más en la economía. También se limitaron los privilegios de la Iglesia. En definitiva, la Monarquía se fortaleció, centralizando progresivamente el poder, y surgió un imperio que durante mucho tiempo dominó el panorama mundial.

    Una vez conseguida la unidad de los reinos peninsulares, iniciada la conquista y colonización del recién descubierto continente americano y logrado que el cristianismo fuera la religión dominante, el terreno estaba preparado para que España capitaneara un gran imperio.

    El joven Carlos heredó, de sus abuelos maternos, los Reyes Católicos, la Corona de Castilla y sus dominios americanos, la Corona de Aragón y sus posesiones en el Mediterráneo, Navarra, y algunos territorios de África. De sus abuelos paternos, Maximiliano de Austria y María de Borgoña, recibió los territorios austriacos de los Habsburgos y los derechos a la Corona imperial, los Países Bajos y el Franco Condado.

    La posesión de tantos territorios alimentaron la idea imperial de Carlos; quería unificar a todos los cristianos bajo su persona y extender la religión católica. No obstante, el Imperio no consiguió ser ni un Estado ni una monarquía centralizada. Fue una unidad jurídica con enfrentamientos tanto en la península como en Europa. La tendencia a la creación de estados nacionales, la ruptura entre católicos y protestantes y la progresiva amenaza del Imperio otomano fueron obstáculos para la consecución del proyecto imperial de Carlos.

    Carlos I legaba a su hijo un imperio dividido entre protestantes y católicos, unos príncipes alemanes que querían regir sus propios destinos políticos y un aumento del sentimiento nacionalista en muchos lugares del Imperio.

    Felipe II tenía una idea muy parecida que la de su padre respecto al imperio, ya que quería fortalecer el catolicismo y engrandecer el poderío hispánico.

    Interiormente realizó una política de intransigencia, que causó varias tensiones entre el monarca y los poderes de las entidades forales. Estaban descontentos por el injusto, según ellos, reparto de las cargas fiscales y de una Corona cada vez más autoritaria.

    Como defensor de la fe lideró la reacción contra varios factores de desestabilización del imperio: la creciente rebelión calvinista en Europa, la sublevación de los Países Bajos y la acometida del Islam. El avance de los otomanos provocaron la formación de la Liga Santa, apoyada por el Vaticano, que luchó contra los turcos en la batalla de Lepanto.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.