promotion image of download ymail app
Promoted
Anónimo
Anónimo realizada en SaludSalud mental · hace 6 años

¿COMO MEMORIZAR ALGO AL 100% mejor respuesta 5 estrellas?

3 respuestas

Calificación
  • Daisy
    Lv 4
    hace 6 años
    Respuesta favorita

    Hola! Aquí tienes una información muy valiosa:

    Cómo mejorarla

    El proceso de la memoria se divide en tres fases: codificación, almacenaje y recuperación. El cerebro codifica la información cuando la percibe y la registra, dejándola lista para un uso futuro. Los lapsus de memoria tienen lugar cuando falla una de estas tres fases.

    Ahora bien, hay diversos tipos de memoria. Por ejemplo, la memoria sensorial recibe estímulos de los sentidos, como el olfato, la vista y el tacto. La memoria a corto plazo retiene durante unos segundos pequeñas cantidades de datos, de modo que nos permite sumar mentalmente, recordar un número de teléfono hasta marcarlo y no olvidar la primera parte de una frase mientras leemos o escuchamos el resto. Pero, como es bien sabido, la memoria corta tiene sus límites.

    Si queremos almacenar información por más tiempo, debemos recurrir a la memoria a largo plazo. ¿Cómo activarla? He aquí algunas recomendaciones.

    ▪ Interés Interésese en el tema y recuérdese las razones por las que debe asimilarlo. Como seguramente sabrá por experiencia propia, la memoria recibe mayores estímulos si hay sentimientos en juego. Este hecho puede ser de gran ayuda a los estudiantes de la Biblia. Si aprenden de Dios con el doble objetivo de acercarse a él y de ayudar al prójimo a hacer lo mismo, retendrán mucho mejor lo que lean de la Biblia (Proverbios 7:3; 2 Timoteo 3:16).

    ▪ Atención “La mayoría de los ‘lapsus de memoria’ se deben en realidad a la falta de atención”, dice el libro Mysteries of the Mind. ¿Qué evitará que nos distraigamos? La concentración y, cuando sea posible, tomar apuntes. La ventaja de las notas es que, además de que sirven para fijar la mente en un asunto, pueden repasarse más tarde.

    ▪ Comprensión Si no entendemos un concepto, nos cuesta más recordarlo. Con la comprensión se establecen relaciones entre las diversas partes de un concepto y se unen hasta formar un todo lógico. Por ejemplo, si un alumno de mecánica automotriz comprende cómo funciona un motor, recordará mejor las partes que lo forman.

    ▪ Organización Deben clasificarse los conceptos similares (una lista de la compra se puede dividir en carnes, frutas, verduras, etc.). Además, hay que agrupar la información en bloques de no más de cinco a siete elementos (los números telefónicos pueden dividirse de dos en dos). También es útil ordenar los elementos de algún modo, quizás alfabéticamente.

    ▪ Repetición verbal Supongamos que estamos aprendiendo otro idioma. Pronunciar una palabra nos obliga a fijarnos en cómo se dice. Recibir alguna corrección de parte de un profesor y escuchar y repetir la palabra de nuevo hará que se nos grabe, puesto que se ponen en marcha otros mecanismos de nuestro cerebro. En resumen, repetir en voz alta lo que deseamos recordar fortalece las conexiones neuronales.

    ▪ Visualización También puede ser provechoso dibujar, esquematizar o formarse una imagen mental de lo que se pretende recordar. Como la repetición verbal, la visualización activa varias partes del cerebro. Cuantos más sentidos usemos, mejor se grabarán los datos.

    ▪ Asociación Cuando aprendemos algo nuevo, hay que asociarlo con lo que ya sabemos. Si vinculamos las nuevas ideas con los recuerdos almacenados, se nos hará más fácil codificar y recuperar la información, pues la asociación nos servirá de pista. Por ejemplo, para recordar el nombre de alguien, podemos relacionarlo con determinado rasgo de su apariencia o con cualquier otra cosa que se nos ocurra. Cuanto más absurda y graciosa sea la asociación, más fácil será recordarlo. En resumidas cuentas, debemos pensar en las personas y las cosas que deseamos recordar.

    La obra En busca de la memoria afirma: “Si actuamos como guiados por el piloto automático la mayor parte del tiempo y no reflexionamos acerca de nuestro entorno y nuestras experiencias, podemos pagar el precio de retener sólo bosquejos de recuerdos de los lugares donde hemos estado y de las cosas que hemos hecho”.

    ▪ Consolidación Debemos permitir tiempo para que se procese la información, para que nos cale hondo, por así decirlo. Uno de los mejores métodos es repasar lo que se aprende, quizás explicándoselo a otra persona. Por eso, si usted ha tenido una buena experiencia o ha leído algo animador en la Biblia o en una publicación bíblica, cuénteselo a alguien. Así, ambos se beneficiarán: usted lo grabará en su memoria, y la persona que le escucha recibirá ánimo. Con razón se ha dicho que la repetición es la madre de la retención.

    Otros Consejos

    ▪ Estimule la memoria aprendiendo habilidades nuevas, como hablar otro idioma o tocar un instrumento.

    ▪ Concéntrese en los asuntos más importantes.

    ▪ Practique los métodos mnemotécnicos.

    ▪ Beba bastante agua. La falta de líquido puede causar aturdimiento.

    ▪ Duerma lo suficiente. Durante el sueño, el cerebro almacena los recuerdos.

    ▪ Estudie relajado. La tensión libera cortisol, sustancia que altera la interacción nerviosa.

    ▪ Beba con moderación y no fume. El alcohol afecta la memoria a corto plazo, y el alcoholismo puede producir una carencia de tiamina (vitamina B1), esencial para el buen funcionamiento de la memoria. Fumar reduce la oxigenación cerebral.

    [Nota]

    Basado en información publicada en la revista electrónica Brain & Mind.

    UN PASEO IMAGINARIO

    ¿Cómo se las arreglaría para recordar una lista que incluyera pan, huevos, leche y mantequilla? Si usara el método de los lugares, podría “verlos” mientras da un paseo imaginario por la sala de estar de su casa.

    Imagínese el asiento de la butaca en forma de pan,

    los huevos incubándose debajo de la lámpara,

    a su pececito nadando en la leche

    y la pantalla del televisor embadurnada de mantequilla.

    Cuanto más absurdas y jocosas sean las asociaciones, mejor. Al llegar a la tienda, emprenda el mismo recorrido mental.

    ¡MENOS MAL QUE OLVIDAMOS!

    ¿Cómo sería la vida si recordáramos todo, tanto lo importante como lo trivial? Nuestra mente estaría abarrotada. De hecho, la revista New Scientist informó del caso de una mujer que recordaba prácticamente todo lo que le había pasado en la vida y que “calificó sus recuerdos de ‘constantes, incontrolables y completamente agobiantes’, es decir, ‘una verdadera sobrecarga’”. Menos mal que la mayoría no tenemos ese problema. Nuestro cerebro, dicen los expertos, tiene la capacidad de borrar información irrelevante o anticuada. “La eliminación de datos es una tarea crucial que indica el buen funcionamiento de la memoria. Pero cuando olvidamos algo útil, [...] quiere decir que el sistema de limpieza es demasiado eficaz”, apunta la revista.

    Te animo a ver estos vídeos:

    http://www.jw.org/es/video-cursos-b%C3%ADblicos/

    http://www.jw.org/es/video-reuniones-testigos/

    Fuente(s): Despertad Febrero 2009, Tema: Cómo mejorar la memoria
    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
  • hace 6 años

    SI ERS GENIO SOLO COMBINA EL CEREBELO CON EL CORTEX Y LA AMIGDALA, SI ERES HUMANO NORMAL USA UNA RIDICULA NEMOTECNICA

    • hace 6 añosDenunciar

      putooooo

    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
  • Anónimo
    hace 6 años

    No se denunciado.

    • Commenter avatarInicia sesión para responder a las preguntas
¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.