¿Necesito un cuento corto rapido!!! Doy 5 estrellas. Urgente?

5 respuestas

Calificación
  • hace 4 años

    los tres cerditos

    abía una vez tres hermanos cerditos que vivían en el bosque. Como el malvado lobo siempre los estaba persiguiendo para comérselos dijo un día el mayor:

    - Tenemos que hacer una casa para protegernos de lobo. Así podremos escondernos dentro de ella cada vez que el lobo aparezca por aquí.

    A los otros dos les pareció muy buena idea, pero no se ponían de acuerdo respecto a qué material utilizar. Al final, y para no discutir, decidieron que cada uno la hiciera de lo que quisiese.

    El más pequeño optó por utilizar paja, para no tardar mucho y poder irse a jugar después.

    El mediano prefirió construirla de madera, que era más resistente que la paja y tampoco le llevaría mucho tiempo hacerla. Pero el mayor pensó que aunque tardara más que sus hermanos, lo mejor era hacer una casa resistente y fuerte con ladrillos.

    - Además así podré hacer una chimenea con la que calentarme en invierno, pensó el cerdito.

    Cuando los tres acabaron sus casas se metieron cada uno en la suya y entonces apareció por ahí el malvado lobo. Se dirigió a la de paja y llamó a la puerta:

    - Anda cerdito se bueno y déjame entrar...

    - ¡No! ¡Eso ni pensarlo!

    - ¡Pues soplaré y soplaré y la casita derribaré!

    Y el lobo empezó a soplar y a estornudar, la débil casa acabó viniéndose abajo. Pero el cerdito echó a correr y se refugió en la casa de su hermano mediano, que estaba hecha de madera.

    - Anda cerditos sed buenos y dejarme entrar...

    - ¡No! ¡Eso ni pensarlo!, dijeron los dos

    - ¡Pues soplaré y soplaré y la casita derribaré!

    El lobo empezó a soplar y a estornudar y aunque esta vez tuvo que hacer más esfuerzos para derribar la casa, al final la madera acabó cediendo y los cerditos salieron corriendo en dirección hacia la casa de su hermano mayor.

    El lobo estaba cada vez más hambriento así que sopló y sopló con todas sus fuerzas, pero esta vez no tenía nada que hacer porque la casa no se movía ni siquiera un poco. Dentro los cerditos celebraban la resistencia de la casa de su hermano y cantaban alegres por haberse librado del lobo:

    Los tres cerditos- ¿Quien teme al lobo feroz? ¡No, no, no!

    Fuera el lobo continuaba soplando en vano, cada vez más enfadado. Hasta que decidió parar para descansar y entonces reparó en que la casa tenía una chimenea.

    - ¡Ja! ¡Pensaban que de mí iban a librarse! ¡Subiré por la chimenea y me los comeré a los tres!

    Pero los cerditos le oyeron, y para darle su merecido llenaron la chimenea de leña y pusieron al fuego un gran caldero con agua.

    Así cuando el lobo cayó por la chimenea el agua estaba hirviendo y se pegó tal quemazo que salió gritando de la casa y no volvió a comer cerditos en una larga temporada.

  • hace 4 años

    El Cuento de los Tres Hermanos explica cómo tres hermanos muy habilidosos en la magia construyeron un puente en un río para poder pasar, pero la muerte estaba furiosa ya que los viajeros se ahogaban en el río. La muerte que era muy astuta fingió que les felicitaba y les concedió un deseo a cada uno. El hermano mayor, que ansiaba poder, pidió la varita mas poderosa de todas, y la muerte cogió un trozo de la rama de un saúco cercano al río. El mediano, que le gustaba reírse de los demás, quiso humillar más a la muerte, y le pidió una piedra con la que poder resucitar a los muertos, y la muerte le dió una de las piedras del río. Y el menor, que era humilde y el más sensato, le pidió algo para irse de ahí sin que la muerte pudiera seguirla, ya que no se fiaba de ella, y la muerte, de mala gana, le dió un trozo de su propia capa de invisibilidad.

    Los tres hermanos siguieron caminos separados. El mayor retaba a magos en posadas para regodearse de su poder, pero una noche, un hombre le arrebató la varita, y por si acaso, lo mató, y así la muerte se lo llevó. El mediano volvió a su casa y resucitó a su amada, pero ésta se volvió fría ya que no pertenecía al mundo de los mortales, el muchacho se ahorcó para reunirse con su amada, y así la muerte se lo llevó. La muerte buscó al hermano pequeño por todas partes pero no lo encontró. Solo cuando el hermano menor alcanzó una edad muy avanzada, se quitó por fin la capa de invisibilidad y se la regaló a su hijo, recibió a la muerte como una vieja amiga y como iguales, ambos, se alejaron de la vida.

  • Anónimo
    hace 4 años

    asd

  • hace 4 años

    Este era un rey que tenía una hija, y la meti.o en una botija y la cerró con pez. ¿Quieres que te lo cuente otra vez?

    Este era un rey que tenía una hija, y la meti.o en una botija y la cerró con pez. ¿Quieres que te lo cuente otra vez?

    Este era un rey que tenía una hija, y la meti.o en una botija y la cerró con pez. ¿Quieres que te lo cuente otra vez?

    Este era un rey que tenía una hija, y la meti.o en una botija y la cerró con pez. ¿Quieres que te lo cuente otra vez?

    ... ... ...

  • ¿Qué te parecen las respuestas? Puedes iniciar sesión para votar la respuesta.
  • hace 4 años

    Estaba en una esquina y pasó un automóvil a gran velocidad... fiiiiiiuuuuummmmnmmmm !!!

    FIN

    rápido y corto

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.