¿Vale la pena arriesgar la vida por una emoción fuerte?

EL PROBLEMA

“Me quedé de pie muy cerca de un tren rápido que iba a toda velocidad por un túnel. Con la descarga de adrenalina, sentí que mis problemas desaparecían” (Leo). *

“Cuando saltaba al agua desde acantilados muy altos, me sentía completamente libre por unos segundos. Por lo general, me gustaba, pero a veces me daba miedo” (Larissa).

Como a Leo y Larissa, a muchos jóvenes les parece excitante poner a prueba sus límites, a veces de maneras muy arriesgadas. ¿Te da curiosidad hacer lo mismo?

Attachment image

1 respuesta

Calificación
  • Anónimo
    hace 12 meses

    LO QUE DEBES SABER

    Buscar emociones fuertes puede convertirse en una adicción. Tal vez te sientas eufórico por un rato, pero luego querrás emociones más fuertes. Marco, que como Leo se metía en los túneles del tren, dice: “Era un círculo vicioso. Me sentía feliz por un momento, pero enseguida necesitaba otra experiencia fuerte”.

    Justin, que probó a patinar enganchado a un automóvil en marcha, cuenta: “Estaba tan eufórico que quise hacerlo otra vez. Buscaba la admiración de los demás, pero acabé en el hospital”.

    La presión de grupo puede empujarte a hacer cosas sin sentido. Un joven de 22 años llamado Marvin dice: “Mis amigos me presionaron para que escalara un edificio alto sin usar protección. Me decían: ‘¡Vamos, hazlo!’. Estaba muy nervioso. Cuando empecé a escalar la pared, estaba temblando”. Larissa, mencionada antes, dice: “Yo hacía lo mismo que el resto. Les seguía la corriente”.

    Por otro lado, hay quienes usan Internet para generar una forma de presión de grupo, alabando a quienes buscan este tipo de emociones y minimizando los riesgos. De hecho, algunas de las “hazañas” que se suben a las redes sociales se hacen virales, y quienes las realizan reciben fama y atención.

    Por ejemplo, algunos videos populares promueven el parkour, práctica que consiste en superar obstáculos —como paredes, casas y escaleras— corriendo, escalando o saltando ágilmente sin equipo de seguridad. Esto puede hacer que llegues a dos conclusiones erróneas: 1) que el riesgo es mínimo y 2) que cualquiera puede hacerlo. El resultado es que quizás te sientas tentado a hacer cosas que pongan en riesgo tu vida.

¿Aún tienes preguntas? Pregunta ahora y obtén respuestas.